domingo, 18 de febrero de 2018

Continúamos con la petición de Hijo Adoptivo para don Manuel

En el despacho de don Manuel, enseñándonos a leer en Barille



Por Esperanza Cabello    
Fotografías de David Bulpe


La semana pasada dimos por concluida la recogida de firmas para solicitar al Ayuntamiento de Ubrique que se comience la instrucción correspondiente para nombrar a don Manuel Pérez Trastoy "Hijo Adoptivo de Ubrique".
Después de algo más de dos meses, y gracias al apoyo y la colaboración de tantísimos convecinos, amigos y familiares hemos podido reunir más de un millar de firmas que avalan esta petición.
Sabíamos que muchas personas habían mostrado interés, pero no esperábamos que fuera tan rápido y tan fácil. Claro que con el empuje de Antonio Gutiérrez y de David Bulpe todo es mucho más fácil.




Una vez reunidos los pliegos de firmas y firmada la instancia que Antonio presentó en el Registro del Ayuntamiento en nombre de todos, fuimos a saludar a don Manuel, a mostrarle la gran cantidad de personas que avalan la petición y a leerle el escrito que hemos dirigido a la Excelentísima Alcaldesa de Ubrique.





Don Manuel continúa diciendo que es un grandísimo honor, que él no es merecedor de tanto, que está muy agradecido por todas las muestras de cariño... y rápidamente comienza a ultimar con Antonio una sesión de teatro de personas invidentes, en colaboración con una ONG y a comentarnos la visita que al día siguiente le harán unos escolares a los que va a enseñar el alfabeto Braille, su despacho, sus obras de papiroflexia y su "máquina de escribir".
Realmente no para. Este mes cumplirá ochenta años y tiene unas ganas terribles de seguir enseñando, de seguir ayudando, de seguir colaborando con lo que sea necesario.





Y este es el escrito que hemos presentado acompañando a las firmas y a una pequeña biografía de nuestro querido don Manuel, esperamos que la petición sea considerada favorablemente y pronto ubrique tenga su primer Hijo Adoptivo Honorario:


"...en su nombre y en el de aproximadamente un millar de ubriqueños y ubriqueñas más, amigos, convecinos y familiares de don Manuel Pérez Trastoy, cuyas firmas se adjuntan a esta instancia

EXPONEN: Que consideran de justicia proponer que el Ilustrísimo Ayuntamiento de esta localidad dé comienzo a la Instrucción del proceso para nombrar a don Manuel Pérez Trastoy, vecino de Ubrique con domicilio en la Plaza de Misión Rescate, “Hijo Adoptivo de Ubrique”, según el protocolo de Honores y Distinciones y en base a la extraordinaria trayectoria pública y privada de don Manuel en su vida.  Hay tantas razones para proponer este nombramiento  que sería difícil enumerarlas todas. Fundamentalmente porque se trata de una persona que a lo largo de su vida ha sido para todos ejemplo de superación. Enseñó a todos los ubriqueños, ya desde la década de los sesenta, que una persona solo tiene los límites que ella misma se imponga. Que es mucho más ciego el que no quiere ver. Que todos los sentidos son importantes, pero el "corazón" es el más importante de todos.
Y eso es don Manuel, todo corazón, recogido en una persona discreta, con una educación exquisita; una persona solidaria y dispuesta, siempre decidido a ayudar a los demás, siempre dispuesto a colaborar y a hacer grandes y pequeñas cosas por nuestro pueblo.
Desde que llegó a Ubrique en el 63 se sintió ubriqueño, sin olvidar nunca sus raíces gallegas, don Manuel organizó y arregló la primera y pequeña sede de la ONCE, encargándose, desde entonces y hasta su jubilación, de que los invidentes y discapacitados de Ubrique tuvieran no solo una profesión digna, sino una formación continua.
Siempre pendiente de las necesidades del pueblo, hizo de la Delegación de Ubrique un lugar floreciente, en el que han tenido empleo decenas de convecinos.
Pero es que además se ocupó de la formación musical de quienes se interesaban por la música, y nos demostró a todos que un ciego puede ser infinitamente más habilidoso y diestro con las manos que cualquier persona. Incluso ayudó a sus vecinos con la instalación de la luz doméstica en aquellos tiempos difíciles.
Desde su jubilación a finales de los noventa se ha dedicado a su otra pasión, la papiroflexia, y ha realizado talleres y exposiciones, dedicando sus explicaciones y sus experiencias, en este caso, a los más pequeños.
Don Manuel ha sido siempre muy generoso, no importa cuál sea el buen fin para el que se le pida ayuda; su  solidaridad y su comprensión  con los que le rodeamos siempre han sido destacables. Pero claro, como al mismo tiempo es la discreción en persona, no va quedando constancia de esta generosidad, aunque en el momento en que surge la conversación todo el mundo está de acuerdo:
"¡Es una persona admirable"!

Por ello...
SOLICITAN: Dé comienzo dicha instrucción con la mayor brevedad posible.



                        Lo que firmamos en Ubrique, a 14 de febrero de 2018"


.
                                              

sábado, 17 de febrero de 2018

Manuel Cabello Janeiro: petaquero

 Utensilios de petaquería de Manuel Cabello Janeiro     




Por Esperanza Cabello  
Fotografías de Luis Eduardo Rubio 



Hoy hemos estado haciendo una simpática sesión fotográfica de algunos de los objetos de la petaquería de nuestro padre. Sí, don Manuel Cabello, el maestro que tanto se desvivió por conservar y dar a conocer nuestro patrimonio; el cronista de radio que durante dos décadas dio las noticias de nuestra comarca a diario; el escritor que dedicó sus mejores horas a escribir sus libros sobre Ubrique y sus personajes célebres; el investigador que recorrió archivos de medio mundo para documentar sus trabajos; el padre de familia numerosa pluriempleado que vendía persianas al amanecer -antes de la escuela- y  libros por las tardes, también fue petaquero.






 La patacabra de Manuel Cabello    

Después de aquel intento fallido de ser estudiante de medicina en Cádiz Manuel Cabello comenzó a trabajar en la petaquería de su padre en la calle del Perdón, y aprendió con mucha destreza a fabricar los artículos de piel que nuestro abuelo comercializaba él mismo.
Con el tiempo, cuando nuestro abuelo dejó los artículos de piel, nuestro padre se quedó con el negocio, que necesitaba una buena modernización, y se trasladó a la calle San Sebastián con los antiguos empleados de su padre.



 La patacabra, muy desgastada por el uso, con una M tallada   


Pero aquel intento empresarial no fue nada satisfactorio. Una conocida bodega de Jerez le hizo un gran pedido que no pagó a nuestro padre, lo que lo llevó a la ruina, pues había hecho una gran inversión para fabricar esas piezas.
Afortunadamente hubo muchos amigos y familiares que lo apoyaron  (también hubo quien se aprovechó de esta circunstancia para enriquecerse) y nuestro padre tuvo la oportunidad de terminar en tiempo récord sus estudios de magisterio y hacer sus oposiciones.









Pero aquella mala experiencia hizo que no quedara ni rastro de la fábrica. Ni documentos, ni muestrarios, ni sellos, ni maquinaria. Nuestro padre solo conservaba en una cajita sus utensilios de petaquero. Durante nuestra infancia lo vimos utilizando su chaveta, su chavetín, su compás...
Y también su patacabra (entonces decíamos "petacabra") su liara, su esteca y su piedra de afilar.

 


Esos son los objetos que aún conservamos, además de una patacabra que perteneció a nuestro tío Juan y que también está muy desgastada  por el uso.
Son utensilios de  petaquería que cuentan con más de setenta años, utensilios humildes, fabricados con materiales del entorno: Madera, piedra de afilar de Ubrique y un trozo de cuerno para la liara. La chaveta y el chavetín los fabricaban con un trozo de fleje y un poco de tela basta de los batanes de Ubrique.






Hoy hemos querido hacer un pequeño homenaje a estos objetos tan cotidianos, tan simples y tan importantes. Nos habría gustado conservar algunos troqueles o alguna de aquellas pequeñas máquinas de poner broches, de bruñir o cualquier elemento de aquella petaquería, pero no nos ha sido posible.

 

La liara (un recipiente fabricado con un trozo de cuerno) la recordamos siempre llena de almidón. En tiempo se utilizaban para pegar colas hechas a partir de la carnaza de las tenerías, en Ubrique había varias fábricas de cola de carnaza. Con el tiempo los pegamentos se han ido industrializando y ahora son tóxicos, hay que tener cuidado con los disolventes.






Con patacabras como la de nuestro padre se fabricaron las primeras petacas. La de la fotografía es muy antigua, fue fabricada en la petaquería de José Vallejo, según consta en su sello, es una de las petacas más antiguas de que disponemos.



 


También se fabricaron los primeros precisos, esas especie de carteras que se cerraban con una tira de cuero que permitía conservar todo su contenido. Precisamente patacabra, petaca y preciso son los tres objetos fundamentales en el inicio de la fabricación de artículos de piel de Ubrique, actualmente Capital Europea del Artículo de Piel. 

 




Tanto la patacabra como la esteca eran fundamentales para ahormar las petacas. Las primeras siempre tenían las cachas  (cada una de las partes que la forman) repujadas, normalmente figuras geométricas decorativas, filigranas, el nombre o el sello del fabricante y, en ocasiones, el precio (en reales). La costura, esas puntadas milimétricas hechas a mano, era fundamental y fue, junto a la excelente calidad de los cueros (en este caso semi-basto) uno de los elementos que dieron renombre a las petacas de Ubrique.







Cuando nuestro padre utilizó su petacabra, en los cuarenta, ya no se trabajaba la piel basta (la del preciso) ni la semi-basta como la de la petaca, sino pieles finas, traídas de curtidurías alemanas o italianas. En Ubrique dejaron de curtirse las pieles tras la Guerra Civil.
Pero la maestría de los artesanos ubriqueños unida a la calidad de los materiales que se han utilizado siempre y el empleo de herramientas sencillas y magníficamente diseñadas hicieron que las petacas de Ubrique entonces y los artículos de piel ahora sean referente de clase e importancia.





Y aquí están estos utensilios sencillos y naturales, madera para las petacabras y la esteca, piedra para afilar y un trozo de cuerno para la liara;  testigos de una de las maravillas de la artesanía y la técnica que sigue obrando milagros creativos en nuestro pueblo.
Objetos dignos, por supuesto,  de un museo; precisamente fundar uno dedicado a la curtición y a la marroquinería era uno de los propósitos de nuestro padre, que incluso presentó su propio proyecto de fundación. 
Afortunadamente tras su muerte comenzó en el Convento de Capuchinos una exposición permanente de artículos de piel que se ha convertido  en el Museo de la Piel de Ubrique (en este enlace) en el que con mimo y cariño Maribel Lozano y Paco Solano atesoran todo tipo de herramientas de marroquinería.

Y hoy nosotros hemos dado tratamiento de "estrellas" a estos objetos tan representativos y simbólicos de nuestro pueblo, a este receurdo de Manuel Cabello, petaquero.💜💜


.


.

domingo, 11 de febrero de 2018

El Peñón de Elías

En pleno centro de Ubrique: El Peñón de Elías   



Por Esperanza Cabello


Parece mentira que en pleno centro de Ubrique, a dos minutos de la avenida de España, hay un trocito de Parque de los Alcornocales en un rincón insospechado. Se trata del Peñón de Elías.
Es una roca que separa las casas de los Olivares, un lugar fresco y húmedo que hace las delicias de los pequeños, porque aún se puede explorar, y la alegría de los vecinos, porque da paz y tranquilidad.
El peñón de Elías tomó su nombre en el siglo XVI o XVII, porque la familia "Lías" tenía una gran Huerta en esta zona de "El Prado de los Cabellos". Curiosamente el apellido de esta familia, con el tiempo, fue dando tiempo a una deformación que se acercaba más al nombre de pila "Elías".
Este apellido, que era relativamente frecuente en la zona a mediados del siglo XVI, dejó de existir en Ubrique, aunque aún quedan muchos "Lías" en Galicia, fundamentalmente.
En cualquier caso, poder pasear por la calle del Peñón de Elías es todo un privilegio.








sábado, 10 de febrero de 2018

Steampunk. Presentación del cartel de la Patacabra Carnavalesca




Por Leandro Cabello

Esta tarde de sábado tendrá lugar en El Jardín la presentación del Cartel del XXVI entierro de la Patacabra Carnavalesca...

Estamos en 2042, sí, en 2042. Hace cincuenta años que  un grupo de amigos ideó crear una patacabra gigantesca para celebrar el final del carnaval. En estos cincuenta años ha habido algunos cambios, aún recordamos aquellas patacabras acompañando a los Tuaregs, junto a una dulce camella; o a la patacabra Mexicana, tan colorida; a la patacabra de la Revolución Francesa, con guillotina y todo; a la Patacabra Romana, tallada por un ocurritano muy diestro; a la Patacabra Barbo; a aquella morada que parecía un pastel; a la Patacabra de la Vieja de la Curva; a la de los Peleteros , pero sobre todo recordamos a aquella patacabra tan original, la de 2018,  fue todo un bombazo  que tantísimo gustó en su época.


Cartel del entierro de la Patacabra



Parecía que no iba a llegar nunca el carnaval de 2042, año en el que se cumple el cincuenta aniversario del primer entierro de la Patacabra Carnavalesca.
Lejos queda aquel 2017, con su XXV aniversario, en el que con la emoción del momento imaginábamos las cosas que cambiarían en 25 años... y no han cambiado tanto.

Aún tenemos una Alcaldesa, ahora es la dueña de la tienda de los chinos, sé que ha ganado esta última legislatura a pesar de  la abstención del PH (Partido de los Habitantes), por lo que podemos decir que el PH ha sido neutro.

Tanto se han integrado estos nuevos ubriqueños que desde hace un par de años sale la que conocemos como "Chirigota de los Chinos", más conocida por todos como la del Liang Chan Pó, en recuerdo a una antigua que salía en el año 2018. 




Las carreteras han mejorado mucho en este 2042, este año han asfaltado de nuevo la circunvalación de Los Olivares, que ya le hacía falta. Y la variante de Tavizna cuenta desde hace años con un carril para vehículos lentos.
La carretera de Cortes la dieron por imposible, y ya solo se usa como vía pecuaria.
El problema de los aparcamientos acabó en el momento en que inventaron los coches deshinchables.


Aspecto actual del Escudo de Ubrique. Era el primer escudo con ruedas dentadas y mecanimos de la comarca, ahora, en 2042 todos los pueblos de la Sierra han incorporado mecanismos para adaptarse a la modernidad.



En cuanto al trabajo, ya hace tiempo que dejaron de trabajar las 35 horas semanales, pasando a 45 para unificar horarios.
La vuelta de las máquinas de vapor ha mejorado el trabajo, con la aparición de la Patacabra a Vapor. Lejos queda el temor  a que utilizar la Inteligencia Artificial dominara al hombre. Hoy día es al contrario: un operario es el que conduce a la patacabra.





Sociedad: El casco histórico ha recuperado su ambiente desde que se colocó la escalera mecánica para subir las cuestas, y son muchos los negocios y bares que se han abierto, incluyendo el Gran Bazar de nuestra alcaldesa al pie de la Cruz del Tajo.
Después del caos provocado por el problema del petróleo, el Molino del Rodezno sigue funcionando para moler el trigo de todo el pueblo.

Ubrique luce en su entrada desde hace más de veinte años un precioso cartel  en el que se lee: "Ubrique, Capital Española del Artículo de Piel",  desde que volvieron a Las Cumbres los estudiantes de Diseño en Piel nos llueven las demandas de mano de obra ultrapreparada para fabricar todo tipo de artículos de lujo, y es que no damos abasto.


Ubrique, Capital Española del Artículo de Piel
Cartel de bienvenida a la entrada del pueblo en 2042


La Fiesta de los Gamones se celebra desde hace tiempo el primer sábado de marzo, el cambio climático hizo que los gamiones estuvieran casi secos en mayo, pero las tradiciones son las tradiciones.

Y lo más importante de este 2042: la moda Steampuk triunfa un año más, desde que en 2018 la Patacabra Carnavalesca hiciera su promoción por todo el pueblo.






.

viernes, 9 de febrero de 2018

Conferencia de Antonio Sanz Cabello

Cartel de las XII Jornadas por la Integración



Por Esperanza Cabello

Hoy viernes, a las 21:30, en la ermita de San Pedro tendrá lugar la última de las actividades previstas de las XII Jornadas por la Integración, organizadas por la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno con la colaboración del Ayuntamiento de Ubrique.
Se trata de una conferencia a cargo de Antonio Sanz Cabello, Delegado del Gobierno en Andalucía, con el título "Terrorismo y delincuencia organizada".
Para nosotros es un honor que un hijo de Ubrique sea Delegado del Gobierno, y aún más que visite Ubrique con frecuencia y se preocupe por nuestra seguridad.



.

martes, 6 de febrero de 2018

Ciudad Ciencia, en Las Cumbres

 La alcaldesa de Ubrique, Isabel Gómez García, junto a la Coordinadora de Igualdad de las Cumbres, Carmen García Amodeo, con Matilde Barón, científica del CSIC; Mariola Pérez, vicedirectora de Las Cumbres y María Isabel Campos, técnica del Ayuntamiento que se encarga de las actividades de Ciudad Ciencia.



Fotografías de Beatriz Ortega
María Isabel Campos 
Carmen García Amodeo


Hoy ha sido un día muy especial en Las Cumbres, pues ha tenido lugar la primera de las actividades que nuestra Coordinadora de Igualdad, Carmen García Amodeo, está organizando  con motivo del Día de la Mujer, el próximo ocho de marzo.
Se ha tratado de una charla a cargo de Matilde Barón, directora de la Estación Experimental del Zaidín, del CSIC, con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra el 11 de febrero.
A la conferencia ha asistido la alcaldesa de Ubrique, Isabel Gómez García, que ha hecho un esfuerzo en su agenda para poder acompañar a la investigadora durante el acto.
Isabel ha señalado que desde el Ayuntamiento y el Proyecto Ciudad Ciencia hemos realizado  14 actividades: talleres, conferencias, catas, exposiciones... Se trata de un proyecto ambicioso, porque incluye a todos los ámbitos de la población, desde los más pequeños hasta a los abuelos, con temas de divulgación de la ciencia al alcance de todos.
Esta es la primera vez en Las Cumbres que además se une el tema de las mujeres y las niñas científicas




A continuación la Vicedirectora del centro, Mariola Pérez, ha dado las gracias a todos por su asistencia, recalcando que para Las Cumbres siempre es una gran satisfacción poder acercar a todo el alumnado a temas de actualidad. En este caso han participado en la charla los alumnos y alumnas de los bachilleratos de ciencias.


 
 Y nuestra Coordinadora de Igualdad, Carmen García Amodeo, la organizadora de la conferencia, ha sido la encargada de dar la bienvenida a todos y explicar el por qué de esta conferencia: "Ni tontas, ni locas; sabias".

 
"Hoy tenemos la fortuna de contar en nuestro centro con la presencia de Isabel Gómez García, alcaldesa del Ayuntamiento de Ubrique, y con Matilde Barón, científica, nuestra conferenciante.

Como todos sabemos, la visibilidad de las mujeres en los distintos ámbitos de la vida ha quedado relegada a un papel secundario: Desde la historia, la filosofía, la literatura, las ciencias… hasta nuestro rol en la vida cotidiana, nuestro papel ha carecido de importancia y quedado oculto en las sombras de un mundo en el que el hombre ejercía su hegemonía.

Hoy, todos somos conscientes de que esa invisibilidad no es tal y luchamos a diario por concienciar a nuestra sociedad del papel tan importante de la mujer e intentar lograr esa igualdad tan ansiada entre hombres y mujeres, eliminando así estereotipos y lacras como la violencia machista.

Por eso estamos aquí hoy. El próximo 11 de febrero celebramos el día de la mujer y la niña en la ciencia. ¿Las ciencias? Si pensamos en ciencias, nos vienen a la mente hombres importantes como Albert Einstein, Isaac Newton, Copérnico… y un largo etcétera de personajes ilustres.
Pero… ¿y las mujeres? ¿Había mujeres científicas? ¿ Las hay hoy día? La respuesta es un sí rotundo y gracias a esta charla, las conoceremos.

Para ello, tenemos el honor de tener en nuestro centro a Matilde Barón, licenciada  y Doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada. Actualmente es la  directora de la Estación Experimental del Zaidín del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), y  dirige un grupo de investigación dedicado al estudio de la fotosíntesis y el estrés vegetal.

    Ella va a ser nuestra guía en este viaje por la historia del que espero aprendamos mucho y terminemos siendo mucho más conscientes de la importancia de la mujer, no sólo en las ciencias si no también en todos los aspectos de la vida.

Así que no me alargo y os dejo con esta charla cuyo título ya nos sugiere mucho:
“Ni tontas, ni locas, sabias”.


 
Esta conferencia se enmarca entre las actividades que Ciudad Ciencia realiza en Ubrique desde hace varios años, un proyecto emprendedor, científico y de futuro que nos acerca a todos al mundo de la ciencia.
La charla, con el título "Ni tontas ni locas, sabias" es un viaje en el tiempo con las mujeres que en diferentes momentos históricos hicieron notables contribuciones científicas. Desde Hipatia, Hildegard von Bingen, Madame du Châtelet, a las primeras doctoras y catedráticas de la universidad española. La investigadora del CSIC ha hablado de las científicas galardonadas con el Premio Nobel en Ciencias Experimentales y de sus aportaciones, pero también de aquellas que se quedaron injustamente en el camino. También ha aportado algunos datos de la presencia de mujeres en la universidad española, el CSIC y en el entorno de I+D+i de la Unión Europea.







La charla ha sido muy didáctica y muy interesante. Los asistentes han estado muy atentos durante todas las explicaciones y dispuestos a conocer un poco más de cerca el mundo y la historia de la ciencia.
Finalizada la charla María Isabel Campos, la arqueóloga municipal que se encarga de coordinar las actividades de Ciudad Ciencia en Ubrique con el Teniente de Alcaldesa Manuel Chacón  ha repartido unos detalles de recuerdo de la actividad y Matilde Barón ha firmado en el "Libro de Visitantes Ilustres" de Las Cumbres.







Nota: Isabel Gómez García ha publicado en su cuenta de Facebook lo siguiente:

Gracias al Instituto y a Mari Carmen García Amodeo, coordinadora de coeducación en igualdad del centro, por organizar esta actividad dentro del programa Ciudad Ciencia, al que nos adherimos en otoño del 2015 y que tanta repercusión en materia científica y cultural está aportando a nuestro municipio.

Pudimos recibirla por personal del equipo directivo, Mariola Pérez Ramos, docentes y responsable técnico municipal del programa, María Campos, junto al alumnado receptor del desarrollo de esta magistral conferencia que visualizaba el papel protagonista que muchas mujeres tuvieron a lo largo de la historia en el ámbito científico y de la investigación y que les fue arrebatado por nacer en una sociedad en la que la participación femenina, especialmente, en los campos de la astrología, matemáticas o medicina estaban cerrados y eran exclusivos de los hombres. Así hasta llegar al pasado más reciente y a la actualidad donde vamos quebrantando esa norma casi escrita de exclusión, haciendo que evolucionemos con el talento de todas las personas, sin distinción de ningún tipo. 

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, el próximo 11 de febrero y del Día Internacional de la Mujer, el próximo 8 de marzo, se ha encuadrado esta conferencia repleta de datos históricos y momentos en los que las mujeres, de manera inédita, se hacían con un espacio que demostraba que el cerebro y capacidad no tienen género. 

La capacidad comunicativa de nuestra ponente que además es representante del CSIC en la Comisión Ejecutiva del Parque de las Ciencias de Granada y miembro de la Comisión de Ética del CSIC, hizo que mantuviéramos la atención ante tan interesante presentación que llevaba por título parte de la respuesta que dio el Nobel de Literatura en 1922, Jacinto Benavente ante la invitación que le cursó el Lyceum Club Femenino para que fuese a dar una conferencia “A mí no me gusta hablar a tontas y a locas”, de ahí la ironía de “Ni tontas ni locas, sabias”.

Como decía Matilde, el Olimpo para cualquier científico es el Nobel pero, por desgracia, hablamos de un Olimpo dónde hay muy pocas Diosas pero que hoy nos ha enorgullecido que ante las barreras y limitaciones la respuesta fuese capacidad, rebeldía y curiosidad aportando conocimiento, sabiduría y ciencia para cambiar el mundo. 

Curiosamente un buen varapalo histórico a favor del protagonismo oculto de las mujeres que fueron mentes privilegiadas en una sociedad que no miraba con igualdad por alguien que tiene un apellido homófono “Barón”.
¡Enhorabuena y gracias!


.


.



domingo, 4 de febrero de 2018

De los apodos, motes y sobrenombres en Ubrique

Ubrique. Gentileza de "Ubrique en Verde"




Esta es la introducción que escribimos para el libro "De los apodos, motes y sobrenombres en Ubrique", escrito por Pedro Galiana con los listados que había elaborado con su amigo Antonio Mateos y que presentamos el pasado mes de diciembre.





LOS APODOS Y MOTES EN UBRIQUE


 
POR ESPERANZA CABELLO IZQUIERDO


                Los apodos son apelativos que podemos encontrar regularmente en todas las culturas, desde la época romana e incuso desde mucho antes, sobre todo en el mundo rural y en el mundo de los pueblos. Son expresiones capaces de sintetizar, en una o dos palabras, intenciones comunicativas y actitudes de relación y entendimiento, lo que representa una economía lingüística significativa.
Son un elemento habitual en las colectividades relativamente pequeñas, y ayudan a establecer cierto tipo de vínculos entre los miembros de estas comunidades, incluso más allá del objetivo obvio de estos apelativos, que sería identificar y distinguir a unos individuos de otros (anotando rasgos físicos, estableciendo grupos sociales, recordando anécdotas, repitiendo frases o palabras que se dijeron en cierta ocasión...). Decimos que en las colectividades relativamente pequeñas su uso es  mucho más frecuente porque es precisamente en estas comunidades donde hay una convivencia más cercana que favorece el uso de apodos y motes. Todos hemos tenido motes en la escuela, o en el instituto; también son frecuentes en el trabajo, en los barrios y, por supuesto hay algunos que trascienden y se conocen en todo el pueblo.
 ¿Cuál es la razón por la que los apodos aparecen en estos lugares? Seguramente una de las más importantes es que identifican y distinguen al apodado, pero también aparecen por la necesidad de clasificar, comparar, crear, jugar con las palabras, acercarse a los demás, realzar las cualidades de alguien y también de ofender, pues muchas veces el apodo tiene valor peyorativo.
Quizás por esto en nuestro pueblo también se les llama “mal nombre”.
En las "Misceláneas correspondientes a la Villa de Ubrique" de Rafael Aragón Macías, de mediados del siglo XIX, el manuscrito más antiguo que se conserva de nuestro pueblo y que es, fundamentalmente, una genealogía, encontramos una gran variedad de apelativos diferentes (las siguientes frases están copiadas literalmente del texto, los textos originales son de los siglos XVI y XVII):

·         -Pedro Sánchez Morales, por mal nombre “la Blanca”
·         -Julio Romero, Bigotes por mal nombre, porque los tenia grandes.
·         -Pedro Fernández casado con María del Rio le llamaron Cabra Cerneja por mal nombre.
·         -A Cristóbal Benítez Zarzuela, que casó con María Ruiz de Porras, le llamaron por mal nombre el del Buche.
·         -A Bartolomé de Morales, casado con Ana Rodríguez Torrejón y a Diego de Morales su hijo que caso con María Gómez de Reina, les llamaron Morales Bacallaas por mal nombre.
·         -Antonio Fernández Maldonado, llamado Jurón
·         -Julio Gómez llamado el Manco
·         -Pedro Hernández de Morales, llamado el Bobo,
·    -Bartolomé de Morales, llamado Morralitos por ser pequeño de cuerpo.
·         -Pedro Márquez, el Viejo
·        - Linaje y apellido de  Juan Gómez, llamado El Manco
·         --José Sánchez Morales, hijo de Pedro Sánchez Morales, llamado La lleva
·         -Juan Martin llamado el Monge
·         -Juan Romero que casó con María Chaves, fue llamado Bigotes y su hijo Pedro le llamaron Romerito por ser pequeño de cuerpo.
·         -Es un hijo de don Fernando llamado Matanza
·         -Testamento de María Hernández que llamaron Buena Mosa por casar

Incluso sabemos que un mote dio nombre a una de las calles de nuestro callejero. Rafael Aragón cuenta de una señora de tez muy blanca y le pusieron por apodo María de las Nieves, esta señora tenía varias casas en la calle Nevada, calle que aún conserva hoy este nombre

·         ... de María de las Nieves, apellido, que le dieron por ser muy blanca, y hoy retiene el nombre de Nevada la calle donde tenia sus casas
·         ...llamóse la dicha María Sánchez Borrega, de las Nieves, por ser muy blanca, y tomó de ella el nombre la calle de La Nevada;


Pero también habla con sus apodos correspondientes de los reyes de España:
·         -Rey don Alonso el VI llamado el de la mano Horadada
·         -Nuestro Rey Don Fernando el III, llamado el  Santo

En su libro “Del sombrero de tres picos a la montera. Breve historia de la familia Janeiro en Ubrique”, Manuel Cabello hacía un pequeño esbozo de algunos de los apelativos utilizados en nuestro pueblo y sobre todo en la familia. En él expresaba esa necesidad de cercanía, de definir la convivencia, de economizar el lenguaje, de conocer a los demás como el pueblo los conocía, pues lo más normal, en sociedades como la nuestra, es que una persona sea conocida antes por su apodo que por su nombre oficial, y este apodo nos permite identificar y definir a los vecinos. Cuando su esposa, Esperanza Izquierdo, comenzó a mediados de los setenta sus estudios de Lengua Española en la Universidad a Distancia, realizó un detallado trabajo sobre los apodos en Ubrique,  en el que hemos podido constatar la permanencia a través del tiempo de muchos de los apodos ubriqueños, y también la pérdida de aquellos que eran exclusivos e individuales que no han pervivido. Porque los apodos describen lo que realmente somos, cómo nos ven los demás, y no lo que nos gustaría ser, eso hace que se nos reconozca fácilmente y seamos más familiares que por nuestro nombre oficial.

Nos hemos preguntado por el origen de la palabra “apodo”, y lo primero que llama la atención es la cantidad de denominaciones que podemos encontrar para esta palabra que nombra y define a las personas: apodo, mote, sobrenombre, alias, remoquete, seudónimo, nombre... Quizás yendo al significado de estos vocablos podamos ir consiguiendo algunas respuestas.
En el “Diccionario de la lengua castellana: en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad con las phrases o modos de hablar los proverbios, o refranes y otras cosas convenientes al uso de la lengua”, de 1739 encontramos las siguientes definiciones:




Apodo: Comparación hecha con gracioso modo, de una cosa a otra por la similitud que tienen entre sí. Covarrubias cree que viene del griego Apódosis, que vale repetición y contraposición. Otros le derivan del Griego Podos, que significa Pié, por quanto el apodo es un pie y mote gracioso, dicho con viveza y discreción.
Mote: Sentencia breve que incluye un secreto o misterio que necesita explicación. Se toma también por apodo, dicho con una voz o palabra.
Motejar: Censurar las acciones de algunos con apodos o motes.
Nombre: Se usa también por apodo y se suele decir Mal nombre o Nombre postizo.




Sobrenombre: El apellido que se añade después del nombre propio, que se puso en el Bautismo.
Sobrenombre: Por alusión se llama el nombre inventado, que se pone a alguno por apodo. Lat. Cognomen, inis.

                Lo primero que nos ha llamado la atención es el uso de la palabra “nombre” como apodo. Y es que realmente todos los nombres y apellidos han sido, en algún momento de la historia, apodos. Los apodos dieron origen a los nombres propios, aunque con el tiempo han ido desemantizándose, o sea, han ido perdiendo su significado. Por eso encontramos que la mayoría de nuestros apellidos tienen, en realidad, una procedencia común, esto es, la necesidad de identificar, definir y clasificar a las personas:

·         Indican el lugar de procedencia: Sevilla, Cáceres
·         Indican que se es hijo de:(añadiendo  “ez”), Fernández, hijo de Fernando
·         Se refieren a un lugar común: de la Barrera, Campo, Bellacasa
·         Se refieren a plantas o animales: Pato, Lobo, de la Rosa, Carrasco
·         Se refieren a una característica física: Rubio, Moreno,
·         Se refieren al carácter: Bravo, Manso
·         Se refieren a un oficio: Zapatero, Carpintero
·         Se refieren a un título: Rey, Duque.

El fenómeno de la desemantización (pérdida de su significado)  de los nombres y apellidos es, quizás, el responsable de que actualmente los apodos continúen muy vigentes en nuestras comunidades. Si nos llamásemos, por ejemplo “Nieves Caballero León” esa denominación no tiene, actualmente, nada que ver con ninguna de las tres circunstancias que originaron nuestro nombre y apellidos, sin embargo, si alguien añadiera “la de Ubrique” ese apodo, que no es un signo inmotivado, sino que responde a una causa concreta (nuestro lugar de nacimiento o de residencia) sí que nos identificaría, y si viviésemos en cualquier otro pueblo ese apodo pasaría a nuestros descendientes.
Porque esa es otra de las características de los apodos: Permanecen imperturbables en el tiempo y nos acompañan toda la vida, además de transmitirse a casi toda la familia.
En este proceso de desemantización y de transmisión a través del tiempo se puede dar una circunstancia muy curiosa. Pensemos por ejemplo en el apellido “Rubiales”, es uno de los apellidos que existen en Ubrique casi desde la Repoblación, a principios del siglo XVI. Imaginamos que el primer “Rubiales” se caracterizaba por el color de su pelo, que además debía de ser un rasgo físico dominante que se trasmitió de generación en generación al igual que el apellido (aún quedamos en Ubrique muchos “Rubiales” con el pelo claro). Pasados cinco siglos los apellidos, en muchos casos, han ido quedando atrás, y hace un par de generaciones surgió el apodo “la Rubita”, pero también “el Rubi”, apodos que igualmente se han transmitido a la generación actual.
Y así, de la misma forma en que los apellidos tienen un origen concreto, los apodos  nacen asimismo de la necesidad de definir, de identificar, de diferenciar al vecino. Y aunque en la mayoría de los casos no sabemos exactamente cuándo ni cómo han surgido, podemos ver en ellos una variedad y riqueza tremendas, además del reflejo de un ingenio singular y, a veces no muy buenas intenciones.
El por qué de cada apodo ubriqueño se pierde en la noche de los tiempos, sería muy difícil llegar al origen de cada uno de ellos, saber quién comenzó a hacer el juego de palabras, qué circunstancia hizo, por ejemplo, que hace varias generaciones un joven ubriqueño que solo pensaba en ayudar a sus vecinos y que repartía los alimentos de la huerta de su padre entre los necesitados  tuviera una anécdota con un melón,  y a partir de entonces toda su familia sea reconocida por aquella historia que casi todos han olvidado.
Mucho más fácil es reconocer el origen de algunos apodos (aunque podríamos caer en equívocos igualmente) si se refieren a varias circunstancias concretas, como un lugar de origen, una característica física, una profesión, cierto tipo de sustantivos, juegos de palabras. Hay apodos formados por nombres de animales, de plantas, de sustantivos. También hemos encontrado apodos a partir de nombres de pila o apellidos peculiares y, sobre todo, apodos que juegan con la fonética, el léxico y la sintaxis, buscando palabras sonoras y características.
Esta podría ser una clasificación, similar a la realizada por José Carrasco Molina (muy incompleta aún) del tipo de apodos que podremos encontrar en esta recopilación ubriqueña. El apodo se escribe con inicial mayúscula y con minúscula el artículo determinado (el, la, los ) que lo precede normalmente:



·         Referencias geográficas: el Jimenato, el Jimerano, la Malagueña, el Sevillano, el Cándalo, el Catalán, el Arqueño, la Zareña (de Zahara) ...
·         La profesión: el Retratista, el Mondonguero, el Alpargatero, la Lecherita, el Latero, la Vaquera, los Betuneros, el Carrero,  el Tinajero, los Esparteros, el Cortador ...
·         Cargos o distinciones: el Alcaldito, el Almirante, el Secretario, el Capataz, la Sargenta, el Papa, el Obispo, el Scheriff...
·         Nombres de personajes famosos: la Garibaldi, el Barón Rojo, el Chaplin, el Juan Tenorio,
·       Características físicas: el Rubito, el Anillado, el Cabezón, la Flaca, el Cara Metro, el Cara Quinqué, el Flaco, el Retaco, los Rubi, el Guapito, el Pelón, el Rapao, el Trespelos ...
·         Nombres de animales: el Alcaudón, el Gorrión, el Almeja, el Cigarrón, el Cañaílla, el Conejo, el Boquerón, el Pescadilla, los Corzos, el Monicaco, el Mosca, el Pollo, el Gato, la Ratita, el Grajo...
·         Nombres de flores, alimentos, verduras: el Azucena, el Habichuela, el Bellota, el Frangollo, el Gachas, el Melón, el Jamón Dulce, el Manteca, los Merengues, el Garrobo, el Lechuga, el Moniato, el Barquitololi...
·         Nombres de sustantivos diversos: el Platillo volante, el Botija, el Balilla, el Cristales, el Cucharro, el Flauta, el Peseta, el Rebeca, el Pitera, el Remache, el Canasto, la Campana...
·         Diversos números: el Seisdeos, el Ochoperras, el Sietelabios, el Veinte a la peseta, el Sieteperros, el Trespelos, el Tresnuos, el Ochenta reales...
·         Juegos de palabras con nombre o apellidos: el Ziquielo, el Parrita, el Pompeo, las Piñeritas, los Reguerones, Reinita, el Pericote, Reinita, el Bareíta, Justito, los Merinos, Rojilla, el Vicentúo, Locadio, Currilloja, Panchova... Incluso hay un apodo con la unión de dos apellidos: “el Chaconquero
·         Cambio de género en nombres o apellidos: la Panala, la Quera, la Bartola, la Dorotea, la Añona, las Carpias, la Rincona, la Tacona, la Chaconquera...
·         Anteposición de la palabra tío/tía al apodo cuando realmente no hay ningún parentesco, suele utilizarse  en lugar de “el hombre de...” o como fórmula de respeto para personas mayores y apreciadas: Tía Romana, Tía Sopa, Tío Castorita, Tío Juan el Bardas, Tío los Gatos, Tío los Pájaros, Tío Mascota, Tío Pepito... (Este último, José Piñero de la Rosa, era maestro zapatero, muy apreciado por su creatividad).
·         Juegos fonéticos que crean palabras nuevas, normalmente muy sonoras: el Makiu, el Paconcho, el Mindriolo, la Periaña, el Piriañi, la Parroña, el Magaña, el Morrillones, el Guimbi, el Chinguango, el Chiriguay, el Yembo...
·         Nombres compuestos, formados por dos lexemas: el Pinchauvas, el Porracilina, Pericopizo, el Pocapringue, el Robatiza, el Pocamoto, Pacoturbo, Currafría, el Cariancho, el Ochoperras...
·         Hay personajes a lo largo de la pequeña historia de nuestro pueblo que han sido conocidos con dos apodos o con hipocorísticos y apodos a la vez, como Francisco Rojas, que fue conocido como “Rojillas el Pregonero” o “Mariquita la Partera”,  “Paquito el Latero”. También hay casos en los que al apodo se añade el apellido, como “la Chata Bohórquez” para distinguirlos de otras familias de “Chatos”.
·         Excepcionalmente algunos apodos son prácticamente oraciones completas, en el listado constan “Don José a la fuerza”,  “Dame un beso, Salvador”, “el Hasta Luego”, “el Veinte a la peseta”.


 El pantano de Los Hurones desde el puente del "Mennunco"



Nos gustaría terminar esta introducción con la historia de un apodo ubriqueño: “El Mennunco”, se trata de un relato  muy entrañable que, lamentablemente, está cayendo en el olvido:
La sobrina-nieta del “Mennunco” (“me desnuco”) nos contó un día que su tío-abuelo, hombre de campo, se había enamorado, siendo joven, de una señorita del pueblo, y que el hombre no se terminaba de decidir a pedir permiso para cortejarla por timidez, por su manera de hablar...
Al joven le tocó servir (hacer el Servicio Militar) en Madrid, como a casi todos los ubriqueños que iban a la capital, en la Guardia Real, y el buen hombre se fue a la gran ciudad  decidido a aprender buenos modales y buena expresión para después sorprender a su futura novia y a sus suegros.
En Madrid fue  haciéndose a la idea de cómo hablaban los madrileños, cómo se saludaban las mañanas en el Retiro: “Celebro saludarla, señora”, “Buenos días, señor”.
Y aquel joven tomó buena nota para cuando fuera a hablar con su enamorada. Cuando llegó el momento, ya de vuelta en Ubrique, el hombre se decidió a ir a pedir el permiso a padre de la joven para cortejarla.
Llamó a la puerta y lo hicieron pasar a una salita, donde tuvo que esperar varios minutos. El pobre estaba tan nervioso que memorizaba sus frases: “Celebro saludarlo, señor”.
Cuando el futuro suegro entró en la salita, el joven, más nervioso aún, olvidó todas sus frases, pero haciendo un esfuerzo pensó... “celebro, cerebro...”
Y le dijo: “Mennunco en saludarlo, señor”.
Ni que decir tiene que el joven, una vez pasado el mal rato, consiguió el permiso para cortejar a la señorita, con la que se casó más tarde. Sus paisanos ubriqueños fueron conociéndolo como “el Mennunco”. Con el tiempo el campo en el que trabajaba tomó curiosamente,  el nombre de aquella genial anécdota, tan entrañable, tan humana, tan sencilla y tan divertida. Agradecemos a Atanasia que nos contara esta magnífica historia.
Hoy día este apodo no se conoce en ninguna familia, pero todos en Ubrique conocemos esa finca al otro lado del pantano llamada “El Mennunco” desde hace más de cien años.

En el listado que compone este libro también encontraremos apodos de todo tipo, unos muy antiguos y otros más modernos, algunos muy simpáticos y otros un tanto ofensivos, que hacen referencia normalmente a defectos físicos o morales, aunque generalmente los apodos familiares son aceptados orgullosamente y son muchas las familias que dicen llevar “a mucha honra” su apodo, y es que en origen, si volvemos a leer el significado de la palabra “mote” en 1739, encontraremos que se trata de un concepto honorable, e incluso proverbial, aunque el paso del tiempo haya adulterado, en gran medida, este significado.
Este concepto honorable y proverbial es el que hace que reyes y personajes importantes hayan tenido y conserven su apodo distintivo, del mismo modo que ubriqueños y ubriqueñas mantienen y conservan sus apodos, que los hacen únicos.


                                      



BIBLIOGRAFÍA
ARAGÓN MACÍAS, RAFAEL: Misceláneas correspondientes a la Villa de Ubrique. (siglo XIX)
CABELLO JANEIRO, MANUEL: Del sombrero de tres picos a la Montera. Breve historia de la familia Janeiro. (1992)
CABELLO IZQUIERDO, MANUEL: Ubrique en verde. Al pantano de los Hurones. (2013) http://ubriqueenverde.blogspot.com.es/2013/09/al-pantano-de-los-hurones.html
CABELLO IZQUIERDO, ESPERANZA: El blog de Ocurris. El origen del nombre de la calle Nevada http://manuelcabelloyesperanzaizquierdo.blogspot.com.es/2014/05/el-origen-del-nombre-de-la-calle-nevada.html
CARRASCO MOLINA, José: Vivir en un pueblo: los apodos (2009)  http://josesimeoncarrasco.blogspot.com.es/
MARTÍNEZ RAMÍREZ, Jesús: Aprovechamiento educativo y didáctico de los apodos del campo de Cartagena. Universidad de La Rioja. (2004) http://revistas.um.es/rmu/article/view/72851