miércoles, 18 de abril de 2018

La Fiesta de los Gamones en un diorama con clicks.

El diorama de la Fiesta de los Gamones
En la Trastienda, avenida de España
Fotografía de Natalia Cabello


Por Leandro Cabello
Fotografías de Leandro Cabello

Se aproxima una de las fiestas más genuinas y famosas de nuestro pueblo. Una fiesta original, especial, popular y, por supuesto, mágica: con fuego, música, tradición y sabor auténtico.
Me refiero a la Fiesta de los Gamones. En la memoria de todos los ubriqueños, mayores y pequeños, se recuerda esta fiesta con distintos nombres: El Día de la Cruz, El Día de las Candelas, El tres de Mayo, La Crujía de los Gamones y ahora La Fiesta de los Gamones.
A pesar de esta lista de nombres diferentes, hay muchos elementos que no han cambiado: los niños recogiendo leña, las candelas, las cruces adornadas, los columpios, las coplas, la música, la búsqueda de los gamones en los días previos y la gran fiesta haciendo explotar los gamones.

Para recordar esta gran fiesta he preparado, a la manera de los museos de Ciencias Naturales, un diorama reconstruyendo, sobre una fotografía de la plaza de la Verdura, el ambiente y las personas propios de un día de los gamones:
Los clicks, la candela, los gamones, el columpio, los haces, el poyete para crujir, las luces, las banderolas y el bar de Carriles, casi todos los detalles.
Hacer un diorama de La Fiesta de los Gamones con clicks de Playmobil ha resultado muy entretenido,  podemos ver el montaje paso a paso en las fotos siguientes, pero el resultado se ve realmente espectacular.
¡Feliz fiesta de los Gamones, ubriqueños!































.

martes, 17 de abril de 2018

El morito Pititón

Morito Pititón
Canciones Populares Españolas, 1940
Todocolección


Por Esperanza Cabello

Nuestro tío José María Cabello está contando, en el grupo familiar, la historia de sus hermanos poco a poco. Una historia que en general conocemos, pero vista desde otro punto de vista, un verdadero tesoro para todos los que componemos la familia, porque con su memoria maravillosa recuerda tantísimos datos y tantísimas anécdotas que todo se convierte en una especie de cuento.
Y aunque a veces nos hace llorar, otras nos hace reír, siempre maravillándonos.

Hoy la historia ha sido muy curiosa y nos ha hecho sonreír.
Nosotros cantamos, desde siempre, una canción muy "sonora" cuya letra era (y es) un galimatías, pero ignorábamos el origen de esta canción y por qué la cantamos tantas veces yendo y viniendo en el Dos Caballos en los viajes de papá.

Nuestro tío nos lo ha explicado hoy:

... y partiendo de la base de su formación universitaria, decidió hacerse Maestro.Se matricula en la Escuela de Magisterio.Y para agradable sorpresa de todos aprueba las primeras asignaturas.Pero, de inmediato, con mucha voluntad y dos... en tres o cuatro convocatorias finaliza la carrera.
Queda su examen final. Se refugia en mi casa de Málaga. Y se establece una especie de campamento pedagógico. El principal coach es nuestro recordado Heliodoro. También aparecen por allí Paco Collado y Jose Luis Orellana. Cada uno repasa con Manolo su correspondiente disciplina. A mi me toca la Música. Yo habia recibido un  soplo de que podría tener como ejercicio el "Morito Pititón.”
Todavia recuerdo con especial regocijo aquella brillante noche malagueña, en el espeso silencio del Colegio anexo, entre nubes de vahidos de gin y de whisqui, para refrescar el ambiente, oír la voz sonora de Manolo y su brazo derecho en movimiento, para tratar de integrar en aquella corta partitura lectura, entonación y medida. 

¡Aprobado final!
 Pero no quedó así. En un admirable " tout de force" y por mérito exclusivamente suyo aprobó en primera y única convocatoria las oposiciones para conseguir plaza! 
Era mucho, mi hermano Manolo".



Enmarcad la cancion porque al ser su última asignatura aprobada, fue la que le otorgó el titulo de Maestro.Ya entonces, tu padre usaba gafas para seguir la endiablada grafía de la partitura que adquirí en Libreria Denis, de calle Santa Lucía en Málaga.


Y eso es lo que estamos haciendo, enmarcamos la canción Morito Pititón (que también se conoce como El canto del Milano) con su partitura y con su letra, la letra tal y como la cantábamos con seis o siete años. No se parece mucho a la original, pero ahí está.

                                                        Partitura de Morito Pititón


 Y esta es la canción

Morito Pititón
De nombre Pirulí
Ha revuelto con la sal
La sal y el perejil
Perejil dondón
La sal masón (en realidad es sal maldon)
De nombre Pirulín
De nombre Pirulón


Al tío Tomasón
Le gusta el perejil
En invierno y en abril
con una condición
Perejil dondón 
La sal maldón
Rellene el perejil
La boca de un lechón 

Y dice Militón
Un vago del lugar 
Jamás anís catar
Y con esta canción
Perejil dondón
La sal maldón
Se toma sin chistar
Un vaso de Chinchón
 

 Hemos podido escuchar montones de versiones estos días, muchas de ellas de coros, así que nos encantaría lanzar un reto a nuestro hermano Manolo ¿Podréis cantarla? Ya sabes que es una canción para enmarcar😉



lunes, 16 de abril de 2018

San Mateo, para el futuro Museo de la Virgen de los Remedios

Imagen de San Mateo
Óleo sobre lienzo siglo XIX


Por Esperanza Cabello

Hace unas semanas nuestro hermano Leandro nos dijo que están preparando en el convento un pequeño museo-exposición de objetos religiosos relacionados con Nuestra Señora de los Remedios y con el Beato Diego José de Cádiz.
Ya en anteriores ocasiones habíamos hecho entrega al convento de algunos objetos relacionados con Nuestra Patrona (objetos de culto y un cuadro de la Virgen de los Remedios que cuando era pequeña le había tocado a nuestra madre en un sorteo), y ahora ha sido el turno de nuestro San Mateo.
Este cuadro es muy representativo para nosotros de la historia de Ubrique, encierra en sí mismo un trocito de historia:
Había pertenecido a la familia de Juana Saborido Izquierdo, prima hermana de nuestro abuelo Leandro. Precisamente en casa de Juana Saborido había ido a refugiarse el alcalde Marcos León López cuando asaltaron Ubrique las tropas sublevadas.
Los falangistas que llegaron al pueblo lo estuvieron buscando algunos días y alguien daría un chivatazo, porque de pronto se fueron directamente a casa de nuestra tía Juana, en la Callejuela de la Cárcel, se oyeron unos tiros y al ratito pasó el pobre "Marquito" -como lo conocían cariñosamente en el pueblo- esposado entre cuatro falangistas (en este enlace podemos leer el relato de ese momento con los recuerdos de nuestra tía Isabelita Álvarez). Esa noche lo mataron en una cuneta.

Seguimos con San Mateo. Al morir nuestra tía Juana Saborido los familiares más cercanos éramos nosotros, así que sus cosas las recogió nuestra abuela Natalia. Entre ellas estaba este San Mateo, que presidía el salón de su casa. Nosotros estábamos ayudándola a recoger y vimos que el cuadro tenía un par de agujeros redondos pequeñitos. Le hicimos ver los agujeros y nos dijo "lo mismo son de los tiros". No sabíamos, en aquel momento, a qué tiros se refería, de hecho no lo supimos hasta hace poco.
Nuestra abuela nos regaló el cuadro, además de algunos otros recuerdos de nuestra tía Juana, unas tacitas, unos pucheros y unos trapitos hechos de trocitos de tela de camisa, pues Juana era camisera.
A nuestra madre le gustaba especialmente este San Mateo, pero como  estaba muy deteriorado, hicimos que el restaurador Joaquín Domínguez restaurara la pintura. Joaquín hizo un trabajo extraordinario, y regalamos el cuadro a nuestra madre,  desde entonces estuvo en la casa de nuestros padres. 
Muchos años después pudimos unir la historia de Isabelita y la captura de Marcos León López con los posibles agujeros de bala del cuadro de San Mateo. Ya nunca podremos saber si realmente eran de aquel momento, pero este triste episodio estará siempre ligado a la historia del cuadro.

Ahora hemos donado, en nombre de nuestra madre,  nuestro San Mateo al Museo del Convento, y aprovechamos la oportunidad para animar a todos los ubriqueños y ubriqueñas que puedan tener algún recuerdo, algún objeto, algún cuadro o algún libro que pueda ser interesante para que lo entreguen y así completar la colección del museo, que ya es espectacular.


.

domingo, 15 de abril de 2018

La gestación de una primitiva petacabra

Un trozo de encina semi-tallado
Con más de un siglo de antigüedad



Por Esperanza Cabello

Organizar los objetos que han pertenecido a tus padres es una tarea muy complicada y muy triste a la vez. Tienes que estar con mucho ojo para que no se pierdan para siempre objetos sentimentalmente valiosos y además muy atento para no dejarte engañar por las apariencias.
En una de las cajas de nuestro padre encontramos lo que a simple vista parecía un trozo de corcho del portal, lo dejamos a un lado, porque tampoco es cuestión de conservarlo todo, pero misteriosamente ha seguido estando por en medio todo el tiempo.
Hoy, organizando otras cosas, hemos vuelto a ver "el corcho", y al mirarlo bien nos hemos dado cuenta de algo muy interesante.
En primer lugar no es un corcho, sino un trozo de madera de encina muy viejo y deteriorado. Y en segundo lugar no es una parte del portal de Belén, sino un esbozo de patacabra.




Efectivamente, es un trozo de encina semi-tallado para hacer una patacabra. Si lo ponemos junto a la patacabra más antigua que se conserva en Ubrique, que pertenece a la colección de nuestro padre, nos damos cuenta de que se trata de una primitiva patacabra tallada en madera de encina.




Esta otra patacabra, absolutamente desgastada por el paso del tiempo y mucho más grande que las patacabras actuales, se utilizaba para los cueros curtidos en Ubrique, los cueros bastos y semibastos, y es una auténtica reliquia. No sabemos si se han conservado algunas otras de estas gigantescas patacabras, y nos da una idea del origen de las patacabras actuales.



A este dúo de patacabras primitivas se unió a principios del siglo pasado la patacabra tal y como la conocemos actualmente, este modelo más pequeño (de cadete) muy desgastado por el uso, perteneció sin duda a un niño, y está bellamente trabajado.





Para terminar este recorrido por las patacabras ubriqueñas añadimos la patacabra doble. Ésta sí que está bellamente trabajada y lisa, pues se trata de un modelo para lustrar las piezas.
Para sacar brillo a los platos (a los platos de piel, claro) se frotaba la piel con la base de la patacabra. Cuando uno de los lados cogía calor por el rozamiento se le daba la vuelta y se seguía lustrando con la otra parte de la patacabra, eso la hacía indispensable, en un momento en el que la maquinaria era la mínima, para hacer piezas de calidad con un acabado impecable.

Hasta aquí nuestro recorrido por las patacabras ubriqueñas. En el título hemos escrito expresamente la palabra "petacabra", pues era el término que se utilizaba en los primeros momentos de nuestra industria. En la época se fabricaban fundamentalmente petacas, así que se asimilaron las dos palabras, petaca y patacabra, dando lugar a petacabra, del mismo modo que comenzaron los términos petaquero, petaquera y petaquería.



.

viernes, 13 de abril de 2018

El Beato Diego fue nombrado Hijo Adoptivo de Ubrique en 1994

Acuerdo plenario para nombrar a Diego José de Cádiz Hijo Adoptivo de Ubrique
Gentileza de Mari Carmen López Domínguez


Por Esperanza Cabello

La semana pasada publicábamos, erróneamente, que don Manuel Pérez Trastoy sería el Primer Hijo Adoptivo de Ubrique. Estábamos muy orgullosos de que fuera un gallego tan especial la primera persona sobra la que recayera este honor.
Pero ayer Mari Carmen López Domínguez nos sacó de nuestro error. Nos envió amablemente el acta del acuerdo plenario  del primer nombramiento de Hijo Adoptivo de Ubrique.

Resulta que ya en 1994, coincidiendo con el centenario de su beatificación, y a instancias de la 
Parroquia de Nuestra Señora de la O, la Ilustre Hermandad de Nuestra Señora de los Remedios y la Muy Ilustre y Fervorosa Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, con el apoyo de la Federación de Asociaciones de Vecinos 88 Ubrique Sierra, el ayuntamiento nombró a Fray Diego José de Cádiz "Hijo Adoptivo de la Ciudad" a título póstumo.



ILUSTRE AYUNTAMIENTO DE UBRIQUE

                El Ilustre Pleno Municipal, en sesión pública extraordinaria, celebrada el pasado día veintisiete de mayo de mil novecientos noventa y cuatro acordó nombrar Hijo Adoptivo de esta ciudad a Fray Diego José de Cádiz en reconocimiento de los méritos alegados. El tenor literal del acuerdo fue el siguiente:
"Fray Diego José de Cádiz, de la Orden de los Capuchinos, nació circunstancialmente en Cádiz el treinta de marzo de 1.743 de padre gallego y madre ubriqueña y falleció en Ronda (Málaga) el veinticinco de marzo de 1.801. La Iglesia Católica el día diez de abril de 1.894 a través del Papa León XTII, declaró constar los méritos y milagros atribuidos a este religioso y concluyó el expediente iniciado con su solemne Beatificación.
CONSIDERANDO.-que entre las virtudes de las que hizo gala en su vida religiosa constan numerosas obras pías que denotan su caridad cristiana con especial incidencia en sus convecinos de Ubrique.
CONSIDERANDO.-que la firmeza de sus convicciones hicieron de él un brillante misionero, predicador y preclaro hombre del siglo XVIII de reconocidos méritos en todo el orbe católico.
CONSIDERANDO.-que en 1.994 se cumple el Centenario de su elevación a los altares como Beato.
CONSIDERANDO.-que los méritos adquiridos por este religioso que residió una importante época de su vida en nuestro Municipiole hacen acreedor de un   por la sociedad civil,y en tal sentido lo ha solicitado la Iglesia Católica de Ubrique, representada por la Parroquia de Nuestra Señora de la O, la Ilustre Hermandad de Nuestra Señora de los Remedios y la Muy Ilustre y Fervorosa Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno; con el apoyo de la Federación de Asociaciones de Vecinos 88 Ubrique Sierra.
Este Ilustre Pleno Municipal por unanimidad ACUERDA:
Otorgar al Beato Diego José de Cádiz el título de Hijo Adoptivo de Ubrique, por los méritos que se acreditan y por la relación que con Ubrique tuvo."
Ubrique, veintiocho de mayo de mil novecientos noventa y cuatro.


EL ALCALDE


Fdo. Ignacio Calvo Ordóñez

lunes, 9 de abril de 2018

Los trofeos de Misión Rescate

Quince de los trofeos de Misión Rescate ganados por el Grupo 208 de Ubrique


Por Esperanza Cabello

¡Magnífica!  Esa es la palabra que definiría la labor que nuestro padre, el maestro Manuel Cabello Janeiro, desempeñó al mando del Grupo de Rescate 208 de Ubrique.
En los primeros tiempos, en las primeras campañas, compartió responsabilidades y dedicación con su compañero y amigo Francisco Collado Jara en una aventura que comenzó en 1967. Después continuó su andadura en diferentes colegios y con diferentes integrantes, terminando a mediados de la década de los ochenta con los alumnos y alumnas del Colegio Reina Sofía.
No sabemos exactamente cuántos premios obtuvo, pues había diferentes galardones: medallas, placas, trofeos de plata y oro...
Lo que sí sabemos es que en la casa familiar don Manuel guardaba quince trofeos de Misión Rescate, y entre ellos uno, el que más satisfacción y proyección nacional tuvo: el Trofeo de Oro.
Y estos son los trofeos que hoy hemos inmortalizado en una fotografía de nuestro hermano Manolo Cabello.




En cada uno de ellos consta el año y la campaña, lamentablemente no sabemos bien cuál fue el rescate de cada campaña. En este enlace podemos leer las casi cincuenta entradas que hasta el momento hemos dedicado a Misión Rescate, pero nos damos cuenta de que se hace necesaria una tarea a este respecto: escribir una cronología de las campañas, revisando las Memorias de cada una. Tanto en el Archivo Municipal como en el archivo de la familia están todas las memorias presentadas, también existe información en los periódicos de la época y en los libros que el Ministerio de Cultura publicaba cada año.
De lo que no cabe duda es de que estos casi veinte años dejaron una huella indeleble en Ubrique, no solo en la memoria de todos los mayores y menos mayores, sino en las publicaciones e incluso en la toponimia local, en esa plaza de Misión Rescate tan conocida.
El maestro Manuel Cabello realizó una ingente tarea de protección y difusión de nuestro patrimonio, haciendo de Ubrique un lugar conocidísimo a nivel cultural en la época.



.