miércoles, 26 de noviembre de 2014

Un trocito de Ubrique en Sevilla

 El Taller del Curtidor
Museo de Artes Populares, Sevilla
Gentileza de Lupe Quirós Sánchez de Medina


Por Esperanza Cabello

Hoy traemos un trocito de nuestra historia guardada en un museo. Ya hemos hablado con anterioridad de este museo (en este enlace) y de estos objetos (en este otro). Pero hoy nuestra prima Lupe ha tenido la amabilidad de enviarnos estas fotografías, explicando que estuvo haciendo turismo en Sevilla y encontró en el Museo de Artes Populares (en el Parque de María Luisa) varias salas de homenaje y recuerdo a  Ubrique.


 Jarra de hojalata proveniente de Ubrique
Fotografía de Lupe Quirós Sánchez de Medina


 El Museo de Artes Populares de Sevilla fue creado a principios de los años setenta por don Salvador de Sancha, su primer director. En los primeros años hubo cientos de donaciones solidarias y satisfechas de cientos de ciudadanos que querían preservar sus recuerdos y sus pequeños tesoros.
La relación, primero profesional y después de amistad de  don Salvador de Sancha y Manuel Cabello; y la admiración del prestigioso sevillano por nuestro pueblo, hicieron posible que Ubrique y sus tradiciones estuvieran representados en el naciente museo.
Don Salvador adquirió para el mismo muchos objetos, entre ellos todo el utillaje de una antigua viña (más tarde adquiriría otra viña, también en Ubrique, para el Museo de Artes Populares de Jaén), piezas de hojalata (la hojalatería era una industria floreciente en Ubrique hace un par de siglos) y diversos objetos de uso diario.



 Jarra de hojalata de Ubrique
Sello de 1918
Fotografía de Lupe Quirós Sánchez de Medina


Cuando en 1971 Manuel Cabello montó una exposición antológica  con objetos antiguos y piezas arqueológicas, incluyó en la muestra una sala de curtidos con el utillaje que habían cedido dos antiguos curtidores de Ubrique: don Manuel Rojas y don Miguel Romero. Don Miguel había enviado un auténtico trozo de cuero curtido en Ubrique, que él mismo conservaba para hacer medias suelas.
A la exposición fueron invitados todos los ubriqueños y muchas personalidades. Y también colaboraron muchísimas personas, aportando objetos y conocimientos. Se trató de un acontecimiento muy comentado. (Pinchar en este enlace para verla).
Cuando don Salvador vio la exposición propuso a nuestro padre y a los dos antiguos curtidores adquirir el utillaje para dedicar en el museo de Sevilla una sala a Ubrique, y todos estuvieron de acuerdo en que era un verdadero honor ceder al museo una parte de las antiguas curtidurías, siempre que en Ubrique se quedara un taller de curtidor completo.



Taller de curtidos reproducido en el Museo de Artes Populares de Ubrique
Donación de don Miguel Romero, don Manuel Rojas y don Manuel Cabello
Fotografía de Lupe Quirós Sánchez de Medina

 Así que desde 1971, y gracias a estas personas tan conscientes del verdadero valor de estas piezas, se recuperaron para siempre dos talleres de curtidos ubriqueños: el que quedó para la posteridad en el Museo  de Artes Populares de Sevilla y el que se ha conservado hasta hace un par de años en el CEIP Reina Sofía y que actualmente está en el Museo de la Piel de Ubrique.
Para nosotros es un orgullo que nuestro padre colaborara en la creación de esta sala en el museo sevillano y aún actualmente, cuando vemos la piel curtida que está a la derecha en la fotografía, recordamos a Miguel Romero contando cómo se hacía él mismo las medias suelas de sus botines con esta piel de vaca que había curtido él mismo y que tuvo la satisfacción de donar, en su propio nombre y en el los ubriqueños, al museo sevillano.



.


.


domingo, 23 de noviembre de 2014

Unos universitarios divertidos

Un tentadero  en Salamanca
Fotografía gentileza de Mercedes Romero Janeiro


Por Esperanza Cabello

Dos queridos miembros de esta familia nos han dejado un recuerdo muy simpático. Nuestra prima Mercedes Romero subió hace unos días esta fotografía de un tentadero al grupo "Ubrique en el Recuerdo". No sabíamos quiénes eran estos curitas, aunque daba la impresión de que se estaban divirtiendo.
Hoy nuestro tío José María Cabello nos ha explicado esta fotografía: eran cinco amigos, estudiantes en la Universidad de Salamanca, que se entretenían en una finca de Los Tabernero, en Yeltes (Salamanca)
Los del burladero eran dos curas de Santiago, ya fallecidos, y uno de Málaga.
El que hace de toro es Mosén Ballara, organista en la Catedral de Solsona, y el curita torero era el entonces estudiante José María Cabello, que utilizaba la sotana como capote.
Nos parece una fotografía increíble, cinco muchachos estudiantes universitarios jugando como chavales en la España de los cincuenta... ¡Un gran recuerdo!


.

sábado, 22 de noviembre de 2014

San Sebastián, patrón de Ubrique

San Sebastián en 1968
Gentileza de la Parroquia de Ubrique


 Por Esperanza Cabello

 Hace casi dos meses comenzamos uno de los proyectos que más nos ha apasionado en los últimos tiempos y que nos ha tenido tremendamente entretenidos: buscar los orígenes de la imagen de San Sebastián, Patrón de Ubrique, que se encuentra en la Parroquia de Nuestra Señora de la O.
Se trata, en palabras de Carlos Pizano, de " una imagen que destaca por poseer un tamaño superior al tamaño natural, con un espléndido trabajo de la anatomía y de la musculatura por parte del imaginero, maniféstandose de este modo la fortaleza que habría de tener un soldado romano como fue nuestro patrón San Sebastián, martirizado por su condición de cristiano".

Nuestro tío José María Cabello nos apunta un dato muy interesante:
 "Un detalle curioso de la imagen es que el paño que cubre la parte inferior (el perizonium) no es proporcional al tamaño del cuerpo. Fue una exigencia del entonces ultraortodoxo Obispo de Málaga para su bendición y culto. Se trataba de don Balbino Santos, y recordemos que andábamos por los años cuarenta".
Ubrique perdió gran parte de su patrimonio religioso durante las guerras, sobre todo en 1936. Algunas imágenes y cuadros se escondieron y se quedaron lejos del alcance de todos. De ellas, algunas se quedaron tan escondidas que se perdieron para siempre, otras se encontraron y fueron destruidas, y otras volvieron a sus templos.



Imagen de San Sebastián en la puerta de la Parroquia
Antes de ser destruida en 1936
"Historia de la Villa de Ubrique"


 La imagen de San Sebastián, Patrón de Ubrique, fue una de las que se perdieron en 1936. El padre Fray Sebastián de Ubrique nos cuenta la fundación de la capilla de San Sebastián:

"En el siglo XVI o a principios del XVII fue fundada la capilla o iglesia de san Sebastián a la salida de la villa, por el lado sur. Debió de ser al principio una capilla pequeña de una sola nave, reedificada y ampliada hasta hacerla de tres naves a mediados del siglo XVIII.
Contenía la imagen de Nuestro Padre Jesús y la de san Sebastián, tal vez la que se veneraba en el testero del altar mayor de la parroquia, la que debió ser substituída por la imagen de san Sebastián, que todos conocimos, una y otra bárbaramente quemada la noche del 18 de abril de 1936. San Sebastián fue elegido patrono de Ubrique, celebrándose su fiesta con estraordinario esplendor y asistencia de los dos cabildos, que se unían para celebrar el tradicional banquete".

También cuenta fray Sebastián que la hermandad de San Sebastián tenía una bula firmada por el Papa Pablo V en 1605.


 San Sebastián en el año 2000
Gentileza de Jesús Cantos

Actualmente la imagen de San Sebastián que se venera en la parroquia de Ubrique es muy diferente, y es precisamente esta imagen la que nos ha ocupado en las últimas semanas. No sabíamos nada de esta imagen,  la hemos visto a lo largo de su historia en varios emplazamientos diferentes, y siempre hemos sabido que se trataba de nuestro patrono, pero nunca habíamos oído su historia ni habíamos tenido ninguna información. Eso si, es una imagen majestuosa, y hemos pedido a nuestra amiga Rosario Berraquero, doctora en Historia del Arte, que nos hable un poco de esta escultura.



San Sebastián en 2014
Después de las obras de remodelación de la Parroquia

La descripción que hace Rosario Berraquero de esta bella escultura es la siguiente:

       "Se trata de una escultura de tamaño algo mayor al natural, realizada en madera policromada que representa a san Sebastián, santo y mártir de la Iglesia Católica. Se le atribuía el papel de intercesor contra las epidemias de peste.
        Aunque sigue el modelo iconográfico más difundido, en el que se representa al joven imberbe semidesnudo, atado a un árbol y horadado por las flechas del martirio, presenta algunas diferencias que hacen de éste un ejemplar muy singular.
        No aparece ningún atributo que recuerde su condición de centurión de Diocleciano, dado que solo se ha tallado el cuerpo del mártir y el tronco del árbol al que permanece atado.
Es habitual encontrar representaciones del santo acribillado de flechas o solo con cinco, emulando las cinco llagas de Cristo; sin embargo, esta imagen solo presenta dos saetas, una en el costado y otra en el vientre, de las que no parece fluir la sangre.
        El santo muestra la cabeza reclinada y un rostro sereno de bellas facciones, que en ningún momento muestra signos de haber sufrido los peores tormentos. La torsión del cuerpo hace que el santo adopte una postura zizagueante a partir de un forzado contraposto, pero esto tampoco da muestra de la atroz tortura del martirio.
        Sirve de apoyo al cuerpo de San Sebastián un árbol en forma de Y que permite situar los brazos atándolos con pequeños trozos de soga.
        El recurso del lenguaje clasicista permite al autor resolver la anatomía de forma idealizada, consiguiendo que el desnudo tenga notable presencia y un carácter intemporal.
        La policromía de la talla se resuelve con un tratamiento de las carnaciones a partir de tonalidades oscuras y uniformes que no permiten el contraste con el único elemento paisajístico. Solo  destaca el perizonium, también tallado, de tonos claros".



San Sebastián en 1944
"Historia de la Villa de Ubrique"


Y esta es la primera imagen de San Sebastián que se conserva, la que el padre Sebastián publica en su libro de "Historia de la villa de Ubrique". Hace más de un mes publicamos una fotografía de la familia Lobatón en el balcón de su casa en la calle del Perdón (en este enlace). Nuestro amigo Juan Rodríguez nos comentó que  fue doña francisca Herrera, la madre de la familia, la que costeó la imagen de San Sebastián.
También nos envió una copia del libro, para que la viésemos, y justo al leer el pie de foto comenzó nuestra investigación   
¿Cómo se había elegido esa imagen? ¿Quién la habría esculpido? ¿Quién era ese "Matteu"? ¿Tendría algo que ver con Pierre de Matheu, el pintor? ¿Pudo hacerla el mismo Matheu?
Todas esas preguntas que nos hacíamos el pasado 11 de octubre han ido teniendo respuesta poquito a poco. (En este enlace y en este otro también.)
En esta búsqueda hemos implicado a muchas personas, alumnos, compañeros, vecinos y conocidos. También hemos hablado con profesores, con sacerdotes, con instituciones como la Biblioteca Nacional del Perú o el CSIC, y ha sido realmente enriquecedor.
Damos las gracias a todos los que nos han  ayudado a "buscar" al señor Matteu, en una búsqueda que ha llegado de Ubrique a Valencia, de Valencia a Perú, de Perú a Madrid, de Madrid a Cuba, de Cuba a Jaén, de Jaén a Ubrique, de Ubrique a Madrid.


.

Ramón Mateu Montesinos, el escultor valenciano cuya obra sigue en Ubrique






Por Esperanza Cabello

Esta es la imagen de San Sebastián, Patrón de Ubrique. Hace unos días publicábamos la fotografía de la familia Lobatón Herrera en este blog (véase) y nuestro amigo Juan Rodríguez nos contó que había leído en el libro de la "Historia de Ubrique" de fray Sebastián que la imagen había sido pagada por doña Francisca Herrera Revidiego, la esposa de Francisco Lobatón.

Hemos estado consultando el libro de la historia de Ubrique y el único dato que hemos podido obtener ha sido el que nos había proporcionado Juan:


San Sebastián en el libro de Fray Sebastián                            San Sebastián, imagen quemada en
Escultura de Matteu- Madrid                                                     la Guerra Civil. Del libro
Gentileza de Juan Rodríguez                                                     Historia de la Villa de Ubrique



La escultura de San Sebastián había sido, como otras muchas, destruida durante la Guerra Civil, y una vez terminada la contienda muchos ubriqueños y ubriqueñas se ofrecieron a colaborar con la restauración de la iglesia y las imágenes que habían desaparecido. Fray Sebastián de Ubrique va explicando en su libro con todo lujo de detalles quiénes trajeron las nuevas imágenes a la iglesia y cuál era su procedencia, pero al llegar a San Sebastián solo dice "Nueva imagen del Patrón de la Villa, San Sebastián, costeada por doña Francisca Herrera, viuda de Lobatón.
(Escultura de Matteu- Madrid)


Sabíamos que en la parroquia teníamos, además de la magnífica imagen de Nuestra Señora de la O de Jerónimo Hernández, tallas de Buiza, de Castillo Lastrucci, de Santos Rojas...
Pero no sabíamos quién era "Matteu."
Durante un buen montón de días hemos estado buscando, e implicado en esa búsqueda a un buen montón de ayudantes,  a ese "Matteu madrileño", y finalmente creemos que lo hemos encontrado: Don Ramón Mateu Montesinos, escultor valenciano. Nació en Valencia en 1891 y murió en Madrid en 1980.
Artista longevo y prolífico, hizo su formación en la Escuela San Carlos de Valencia y en la de San Fernando de Madrid.
Con casi cuarenta años viaja a Cuba y Perú, donde se interesa por el arte indígena. En La Habana deja muchas de sus esculturas.
De regreso a España, es nombrado profesor de Modelado en la Escuela de Artes y Oficios de Jaén en 1933. También fue el director de esta escuela, en la que estuvo hasta 1940. Suponemos que fue durante su estancia en Andalucía y después de haber tallado las imágenes de los patronos de Arjona, san Bonoso y san Maximiano (que guardan un gran parecido con la imagen de San Sebastián) cuando  le hicieron el encargo de tallar a San Sebastián para Ubrique.
Posteriormente se establece en Madrid, donde es también profesor en la Escuela de Artes y Oficios.
Podemos saber más de la vida de Ramón Mateu en este enlace y en el magnífico trabajo de José Domínguez Cubero "Escultura novecentista en Jaén hasta el vanguardismo de los años sesenta. Maestros e iconografías."



Ramón Mateu Montesinos
Creador de la imagen de San Sebastián de Ubrique

 

Dado nuestro desconocimiento del artista, hemos dedicado unos buenos ratos a profundizar en su obra en su trayectoria, dándonos cuenta de que fue muy importante y de gran renombre, uno de los escultores más cotizados y más demandados del siglo pasado. A falta aún de determinar con certeza si este Ramón Mateu es el escultor de nuestro San Sebastián policromado, hemos hecho un inventario somero de sus obras más relevantes. 
Nos llama terriblemente la atención cómo ha ido evolucionando desde sus primeras obras ("Embeleso", de 1915, causó admiración ya en su época, haciendo que incluso el rey Alfonso XIII lo felicitara), llenas de delicadeza y sensualidad, hasta sus bustos peruanos, muestra de escultura nativa y primitiva, llegando a la escultura "ciudadana" de sus grupos escultóricos en La Habana y terminando con toda la escultura religiosa de los años de postguerra en España. Uno de sus últimos trabajos fue un busto de su majestad Juan Carlos I que se conserva en el CSIC.


"Embeleso", escultura del soldado Ramón Mateu que ha sido muy celebrada 
por S.M. el Rey D. Alfonso XIII
Fotografía de J. Vidal

Esta imagen pertenece a la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid de 1915, y aparece publicada en el número 1742 de "La Ilustración Artística", editada en Barcelona el 15 de mayo de 1915, y es propiedad de la Biblioteca Nacional de España (en este enlace).

"Concluida la visita, Sus Majestades fueron obsequiados con un lunch y luego se trasladaron al Palacio de Cristal en donde estaba instalada la sección de Escultura y Arquitectura, que también recorrieron detenidamente. Su Majestad el Rey se fijó muy especialmente en una bellísima escultura, "Embeleso", obra de don Ramón Mateu Montesinos. Éste, que se hallaba en el local y que es soldado y presta sus servicios en el centro Electrotécnico, fue presentado al monarca, quien le felicitó y le instó a seguir trabajando en el arte que cultiva."



"Proyecto de puente"





Algunas de las esculturas de Ramón Mateu
Pertenecientes a  la colección de Eduardo Capa
Declarada Bien de Interés Cultural

Para conocer y comprender el trabajo de Ramón Mateu durante su estancia en Perú ha sido fundamental el magnífico trabajo del doctor en Historia del Arte don Fernando Villegas Torres, a quien agradecemos su permiso para incluír sus citas en este artículo (en este enlace).

"No se trata de que el indio no estuviera presente en la escultura, sino que la representación de los escultores peruanos correspondía a los moldes helénicos. Ése fue el problema de Mendizábal y de Huertas entre 1919 y 1917. En este último año los escultores peruanos parecían romper esa maldición, aunque su representación no superó los modelos del pasado incaico al representante de los guerreros como Cahuide. Es el caso de Ocaña y mendizábal. Mateu presentó un inca contemporáneoi a la manera clásica, pero no en el sentido helénico, procurando registrar los rostros de los indígenas de una manera realista y con una sobriedad de elementos que le daban un carácter moderno."


 Complejo monumental de San Pedro. La Habana
Fotografía de César Gómez López (en este enlace)


"CÉSAR O. GÓMEZ LÓPEZ El Diciembre 24, 2013 
 
Bronces del monumento que existió anteriormente y que se conservan en la sala museo del lugar. el autor del monumento primigenio es el escultor valenciano Ramón Mateu Montesinos, que también nos dejó el del poeta Juan Clemente Zenea en Prado y san Lázaro, el del doctor Carlos Fínlay en el parque de Belascoaín, Enrique Barnet y Maloja en centro Habana, el de la Cruz Roja o enfermera María de Pujados Tamayo en hospital Freyre Andrade en centro Habana, busto de Miguel de Aldama Alfonso, frente al Palacio Aldama en parque de la fraternidad en la Habana Vieja, entre otros"



 Monumento al poetra cubano Juan Clemente Zenea, 1920. La Habana


"La figura de Zenea aparece en tamaño natural y sentado, mientras a su lado se levanta la efigie en mármol de una mujer desnuda con una lira en la mano, que representa la inspiración poética. En la parte posterior del monumento aparecen grabados los versos “A una golondrina”, del propio autor".


 Monumento a la Cruz Roja o Enfermera María de Pujados y Tamayo
Hospital Freyre Andrade en La Habana
Fotografía de César Gómez López


 Monumento a la Cruz Roja, detalle
Firma de Ramón Mateu
Fotografía de César Gómez López




Parque Finlay. La Habana. 1921

Monumento al doctor Finlay, descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla, con los bustos de sus colaboradores, los doctores Claudio Delgado y Juan Guiteras y los miembros de la comisión norteamericana Jesse W. Lazear y William C. Gorgas.




Monumento a  Emilio Bobadilla. La Habana




 Nuestra Señora de la Caridad, 1920
Talla en madera. Iglesia Our Lady of Esperanza. Manhattan



En este enlace(Véase, pág.4) podemos leer la historia de esta talla:
"Es supuestamente una de las más finas esculturas de madera de la ciudad. Tiene 18 pulgadas de alto..."


De vuelta a España, terminada su etapa americana, Mateu comienza un nuevo estilo de escultura, eran otros tiempos y había que adaptarse a la sociedad que gobernaba. Encontramos muchas esculturas religiosas.

 La Virgen del Pilar, Bajorrelieve de Ramón de Mateu en el Valle de los Caídos. También talló una imagen de Nuestra Señora de Loreto para una de las capillas de este santuario




Los artistas gaditanos Costus hicieron en 1986 una serie de "El Valle de los caídos" (en este enlace) en la que replicaban, igualmente, los dos Bajorrelieves de Matheu:
"Pilar, Patrona de España" y "Loreto, Patrona del ejército del aire".









 Sagrado Corazón de Jesús
En la escalera monumental del Ayuntamiento de Valencia


"Ya en el interior del edificio entrando por la fachada principal lo primero que llama la atención es la gran escalera de mármol de Italia de estilo neoclásico que accede al piso superior. Es obra de 1924, mientras que la imagen situada en el descansillo de la misma y que representa al Sagrado Corazón de Jesús es de 1941, obra de Ramón Matéu. La obra realizada en mármol se encuentra colocada en una hornacina rematada por un frontón triangular".




 Virgen del Carmen
Escultura pública en la ciudad de Valencia




 Estatua en bronce realizada en 1967 por el escultor Ramón Mateu Montesinos, que representa a la Virgen del Carmen. Se alza sobre una columna toscana procedente del desaparecido Hospital General de la Ciudad.

Sostiene en sus brazos al Niño Jesus mientras que a sus pies un ángel-niño juguetea con su manto.

Se da la circunstancia que esta imagen se encontraba situada casi en el centro de la plaza, enfrente del Convento de San José, pero debido al peligro que suponía la "cremá" de la falla de Na Jordana que se situaba en el mismo lugar, se optó por su traslado unos metros en dirección al Puente de San José.

La advocación de la Virgen del Carmen le viene dada por encontrarnos en el Barrio del Carmen de Valencia, conocido asi por la cercania del Convento e Iglesia del Carmen







 Ramón Mateu también restauró la imagen de la Virgen de la Cueva que había sido decapitada en 1936. Ha sido muy curioso poder leer la historia de la Virgen de la Cueva, y recordar la cancioncilla de la infancia "Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva"






Imágenes de San Bonoso y San Maximiano
Patrones de Arjona



Como hemos explicado anteriormente, Ramón Mateu fue profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Jaén. De su paso por esta provincia andaluza se conservan muchas obras, y hay testimonio de muchos trabajos. En su estudio "Escultura novecentista en Jaén hasta el vanguardismo de los años sesenta.Maestros e iconografías" José Domínguez Cubero hace un análisis magnífico de tres de las esculturas de Mateu:


«Los Santos Bonoso y Maximiano» sin duda se integran en la escultura más fornida y aguerrida que el siglo XX dejara en Andalucía. Aquí es evidente el historicismo clasicista que busca entronque directo con las bizarras esculturas castrenses de Roma, siguiendo siempre el afán heroico e idealizante con que se concibieron los retratos imperiales, lo cual no nos parece extraño si tenemos en cuenta que el flamante régimen franquista, antes de definirse por la estética neobarroca, sintió predilección por el clasicismo imperialista de los totalitarismos nazis o fascistas. Y es éste el que aquí asoma, aunque sea sin llegar a la aspereza expresiva del alemán Arno Breker ni a la simplificación con que el extremeño Juan de Ávalos (Mérida1912-Madrid, 2006) usa su colosalismo en el «Valle de los Caídos».
Se trata de representar dos soldados romanos, hermanos, nacidos en la heroica Iliturgi, que, el año 308, en Urgavona (Arjona), por su condición cristiana, fueron martirizados en la persecución de Diocleciano. El culto surgido en 1628, en plena Contrarreforma, encuentra base en el cronicón Omnimoda... del enigmático Flavio Dextro; y su iconografía, en las Actas martiriales aparecidas el 1639 en el monasterio de Gerdo. Dos efigies en madera policromada de sólida complexión, que alcanzan los 180 cm. de altura, felizmente resueltas en la gallardía de su equilibrada anatomía, y en la serenidad de sus bellas facciones silentes, en gran paralelo con el periodo clásico del arte griego. Tienen hermosas cabezas de rizos encaracolados, laureadas como triunfadores olímpicos, con equilibradas anatomías fornidas, un tanto en disposición de escorzo praxiteliano, portando espadas en la diestra y palmas en la siniestra"




Virgen de los dolores (Cofradía el Abuelo (Jaén)
En este enlace Jesús Abades nos habla de esta imagen. 

"Interesante escultura de vestir y una de las pocas obras documentadas del escultor José de Medina, quien la talló en el año 1741. Pese a sufrir desafortunadas intervenciones a lo largo de su historia, como el reemplazo de sus manos originales y la practicada por el escultor e imaginero valenciano Ramón Mateu Montesinos (1940), quien la policromó de nuevo, conserva la noble y delicada impronta que Medina solía plasmar en sus creaciones...


Jesús Preso, obra de Ramón Mateu
                                                  Gentileza de "Jaén huele a incienso"

En la basílica de San Ildefonso, de Jaén, se venera otra de las imágenes de Ramón Mateu, Jesús preso.  El "altar de Jesús Preso presenta un frontal de mármol rojo que cobija la imagen de Jesús Preso, obra de Ramón Mateu Montesinos en 1941 que con esta talla consiguió la Medalla de Oro en la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1941. Originalmente iba ser una imagen de Cristo caminando sobre las aguas pero finalmente fue tallado como Jesús preso, lo cual explica su peculiar semblante". 





Entre todas las esculturas, los relieves y las obras de Ramón Mateu, hemos encontrado esta placa de bronce de 13 centímetros (en una web de compra-venta) con la efigie de Primo de Rivera. Era un trabajador incansable.


Busto de José Pinazo. Museo Nacional de Cerámica
Fotografía de Pilar Záforas


Busto a José Aguirre Matiol (Valencia)



JOSÉ AGUIRRE MATIOL - Puerto de Valencia


Busto realizado por el escultor Ramón Mateu Montesinos en 1946. Se alza sobre un pedestal de piedra. En el mismo una inscripción dice: A Jose Aguirre Matiol / iniciador de la / Exportación Naranjera / Valencia / en 1870. Realizada por iniciativa de la Junta de Obras del Puerto de Valencia.

Situado en un pequeño jardin frente a las nuevas instalaciones de Acciona-Transmediterranea (Terminal de Pasajeros). Se trata de un busto viajero ya que si en un principio estaba situado frente al Edificio del Reloj del Puerto, el 8 de julio de 2009 fue reubicado en este lugar a consecuencia de las obras de la America-Cup. 


Escultura dedicada a Luis Vives

Escultura dedicada al gran filósofo y humanista valenciano Juan Luis Vives. Se trata de un busto en bronce, colocado sobre un pedestal de sección rectangular, obra del valenciano Ramón Mateu Montesinos, profesor y académico. En el pedestal se dice "Valencia a Juan Luis Vives MCMLXVI". La escultura estuvo instalada desde 1966 en la plaza de los Pinazo (frente al Corte Inglés) y en 1992 fue trasladada hasta este lugar. 



 

 Ramón Mateu con el busto a Juan Luis Vives



Ya hemos visto que muy posiblemente sea este Mateu nuestro "Matteu" del que hablaba el Padre Sebastián en su Historia de la Villa de Ubrique: coinciden las fechas de su estancia en jaén, coincide el tipo de escultura, coincide el apellido casi totalmente...


Esquela de Ramón Mateu
Fallecido en Madrid el  22 de noviembre de 1981


Después de toda una vida dedicado a la escultura y a su familia, Ramón Mateu falleció en Madrid el 22 de noviembre de 1981, hace hoy exactamente cuarenta y tres años. Su funeral se celebró en Valencia, ciudad en la que había nacido y en la que lo consideran uno de sus artistas fundamentales. Esta esquela nos ha permitido conocer los nombres de sus descendientes y nos hemos puesto en contacto con sus nietos, pidiéndoles información sobre la obra de su abuelo, y por si aún conservaran algún documento que certificara su autoría del San Sebastián de Ubrique. 
Nosotros estamos casi seguros, pero nuesros intentos por contactar con la familia Lobatón han sido infructuosos por el momento, así que no vamos a tener más remedio que acudir a la escultura, para buscar la confirmación.

(En este enlace podemos confirmar nuestra teoría).







.