domingo, 31 de diciembre de 2017

¡Feliz año 2018!

Calendario solidario 2018 de "Ubrique en Verde"
Con fotografías de Manolo Cabello


Por Esperanza Cabello


Hoy termina un año más, y damos las gracias por haber llegado de nuevo hasta el final del año. A medida que nos vamos haciendo mayores nos vamos dando cuenta de que es una verdadera suerte continuar aquí con nuestras familias y con nuestros amigos.

Termina un año más y cada vez echamos más de menos a los que no nos acompañan, este año hemos perdido a nuestro tío Paco, a nuestra cuñada Pepa, a nuestra querida Tintine,  a nuestros amigos José Ignacio y  Pepe Borrego, a Maribel de Oria y a varias personas muy cercanas.
Para nosotros quedará para siempre el año anterior, el  2016, como el año de las despedidas, pues justo hoy no podemos olvidar que hace año y medio que nos dejó nuestra madre, en junio de 2016. 
Pero nos damos cuenta, con alegría, de que la vida sigue, y este año hemos recibido a Ciro, el hijo de Rafael; a Valentina, la hija de Pablo y a Víctor, el tercer nieto de José Manuel. También estamos esperando a Ian y a dos nuevos bebés para los primeros meses de este año que llega.

Nos quedaremos con todo lo bueno que la vida nos va ofreciendo y desearemos a toda nuestra familia y a nuestro amigos lo mejor de lo mejor para este año 2018 que comienza.
Y como aprendimos de nuestra madre, no hay mejor manera de comenzar las nuevas etapas que haciendo el bien, así que por el momento no se nos ocurre nada más deseable para ese fin que el Calendario Solidario que nuestro hermano Manolo, con la ayuda de David, ha creado este año.

Se trata de un calendario elaborado con preciosas fotografías de animales de nuestro entorno, y se pone a la venta con el fin de recaudar fondos para la Protectora de Animales "Zarpitas", por lo que les recomendamos a todos que lo busquen antes de que se agoten. Un calendario muy útil y cómodo que nos acompañará los próximos 365 días.

Y a todos los que nos acompañan a diario desde hace casi once años (¡Once años ya!) les deseamos, de corazón, un magnífico 2018 lleno de buenos momentos con la familia, de cenitas relajadas con los amigos, de muchas caminatas por el campo, de salud, de amor y de tranquilidad.



¡Feliz año nuevo!


.

sábado, 30 de diciembre de 2017

"Ubrique en el Recuerdo" Un verdadero tesoro

Uno de los álbumes de Ubrique en el Recuerdo
"Antes y después"


 Por Esperanza Cabello


Dentro de muy poco se cumplirán los cinco primeros años de nuestro grupo de facebook "Ubrique en el Recuerdo", un grupo que creamos con la finalidad de compartir fotografías antiguas de nuestro pueblo y poder comentarlas completando los datos con aportaciones de unos y de otros.
Hemos tenido épocas de frenética actividad, al principio los comentarios eran constantes y las "cajas  del colacao" llenas de fotos fueron vaciándose mientras nuestro muro se iba llenando.
Incluso tuvimos que crear una segunda parte, porque facebook no permitía más de cinco mil fotografías en un grupo, pero ahora que lo sabemos manejamos mucho mejor la información.
Unos meses después de su creación se unió al grupo Javier Sánchez Pozo, que se convirtió por méritos propios en el segundo administrador del mismo y que se ha encargado desde entonces de ordenarlo, organizarlo y mantenerlo en excelentes condiciones, sin publicidad y sin conflictos, que era lo que queríamos desde un principio.
En la primera temporada tenemos más de tres mil ochocientos miembros, y en la segunda casi llegamos a esa cantidad, hay más de ocho mil fotografías compartidas y no tenemos más remedio que hacer una mención especial de nuestra amiga Elena Lobatón, que ha compartido varios centenares de fotografías, y de nuestro tío José María Cabello, cuyos recuerdos son muy valiosos para todos nosotros.
También hay muchos amigos y familiares que continúan compartiendo fotografías antiguas y actuales, pues aunque en el grupo compartimos fotografías solo hasta el año 2000, hacemos una excepción con los lugares actuales, que van en un álbum aparte.
Y por supuesto los álbumes son lo mejor de todo. Perfectamente distribuidas y organizadas las fotografías, con sus pertinentes enlaces, están repartidas en varias decenas de álbumes en los que podemos encontrar la historia viva de nuestro pueblo. Gracias Javier.
Y ahora que vamos a cumplir nuestros primeros cinco añitos de vida, hemos querido dar un "pequeño paseo" por algunos de estos álbumes, recordando, por supuesto, lo que ha sido también este año para "Ubrique en el recuerdo".




"Ubrique y sus pintores"



"Ubrique y sus tradiciones"



"Ubrique, sus petaqueros y sus petaquerías"



Los canastos de Reyes, tradición genuinamente ubriqueña



"Recuerdos con tradición"



Navidad y Reyes



Amigas y amigos



Grupos familiares



"Agüita fresca"



"Oficios para el recuerdo"



"Ubrique y su carnaval"



"Parejas"



"De uniforme"



"Niños y bebés"


Ahora que el año termina, les deseamos un felicísimo año 2018 y esperamos que sigan disfrutando de estos preciosos recuerdos y compartiendo también sus fotos familiares.


.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Inauguración del Cine Capitol de Ubrique

Folleto de inauguración del cine Capitol de Ubrique
Gentileza de Paco Rincón



Por Esperanza Cabello

Nuestro amigo Paco Rincón, miembro del grupo "Ubrique en el Recuerdo", ha tenido la gentileza de compartir dos magníficos documentos de la pequeña historia de nuestro pueblo.
Se trata del programa de mano (dos pequeños folletos tamaño A6) de la película Donatella que se repartió el día de la inauguración del Gran Cinema Capitol.
El local, perteneciente a don Manuel Coronil Aragón, que lo había hecho construir junto al edificio de su Fábrica de Artículos de Piel "Manufacturas Cima" en la calle Ingeniero Romero Carrasco, número 87, junto al Jardín del Jesús, fue inaugurado en 1956, el día "dieciocho del actual" según dice la publicidad.

"Esta empresa se complace en ofrecerle su nuevo y suntuoso local,

Cinema Capitol,

que será inaugurado el día 18 del actual, en sesión de tarde y noche, en el que se proyectará la pelícual en Cinemascope y Estmancolor 

"Donatella"

Variedad de programación y diversos espectáculos"





Donatella, la primera película proyectada en el Cinema Capitol
Gentileza de Paco Rincón


La reseña de Donatella (1956) según FilmAffinity (en este enlace), es la siguiente.
Donatella es una joven de condición humilde, honrada y decente. Cuando encuentra un bolso perdido, se apresura a devolvérselo a su dueña, Dorothy, una mujer rica y ociosa. A modo de recompensa, ofrece a la joven el puesto de secretaria mientras ella pasa una temporada en Nueva York. En la espléndida mansión de Dorothy y con el servicio a su disposición, Donatella lleva también una vida ociosa. La llegada de Maurizio, un amigo de Dorothy, acentúa la condición de Cenicienta de Donatella. En efecto, Maurizio, al encontrarla en casa de Dorothy, la toma por su invitada, la lleva a fiestas y comienza a enamorarse de ella. Pero Donatella, antes de su transformación en dama de la alta sociedad, tenía un novio más o menos formal, Guido, el encargado de una gasolinera. (FILMAFFINITY)

Ya hace sesenta y un años que se inauguró este cine, en desuso desde hace varias décadas. Ojalá se recuperara para el pueblo este local que guarda tantas, tantísimas historias y tantos recuerdos para los ubriqueños y ubriqueñas que lo conocimos en sus mejores tiempos. Ubrique necesita un teatro, una sala de conciertos, de exposiciones, un local de usos múltiples que nos convendría a todos. Este podría ser nuestro deseo navideño además de paz, salud y amor: recuperar el Gran Cinema Capitol. 

¡Felices Fiestas, amigos!

.


.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Carta de don Joaquín Hazañas desde Ubrique




Por Esperanza Cabello

En la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes hemos encontrado la reseña de una carta que don Joaquín Hazañas y Rúa (1862-1934), académico de Bellas Artes y Buenas Letras de Sevilla escribió a don Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912), escritor, filólogo, crítico literario e historiador, desde Ubrique, el 18 de agosto de 1895.


                                                                                      Ubrique (Cádiz), 18 de agosto de 1895 

         Mi querido maestro: recibí su afectuosa carta del 5 y agradezco mucho la benevolencia con que juzga los volúmenes del "Gutierre de Cetina", aticipándole gracias por el trabajo que se propone hacer para la Revista Crítica.
         He enviado ejemplares á Morel Fatio, Croce, Farinelli, Merimée, pero he olvidado enviarlo á Carolina Michaelis, mas tan pronto como regrese a Sevilla (mediados de Septiembre) subsanaré el olvido completamente involuntario.
     Siempre suyo afectísimo amigo y discípulo q.l.b.l.m.
                                                                                                     Joaquín Hazañas



Don Joaquín Hazañas tenía su residencia en Sevilla, se había doctorado en 1890 en Madrid en Crítica Literaria ante don Marcelino Menéndez con una tesis sobre La Celestina, y en 1895 había editado unas Obras en dos volúmenes del soldado y poeta español del Renacimiento Gutierre de Cetina, obra que menciona en esta carta a su maestro, al que le unía una gran amistad.
Nos llama poderosamente la atención la lista de personajes  a los que Hazañas ha enviado ejemplares de su libro, hombres y mujeres internacionalmente conocidos en el mundo académico: Alfred Morel Fatio, un hispanista francés; Benedetto Croce, historiador italiano,
Carolina Guillermina Michaëlis de Vasconcellos, alemana, la primera mujer profesora en la universidad portuguesa; Prósper Merimée, el autor de la conocidísima novela Carmen...

Lo que nos gustaria realmente saber es qué hacía  don Joaquín Hazañas en pleno verano en Ubrique, donde se podría suponer que se quedaría "hasta después de feria" (pues habla de su vuelta a Sevilla a mediados de septiembre). Eso quizás no lo sabremos nunca, pero hemos pensado que quizás la exposición que hizo doña Frasquita Larrea en 1824 sobre los veranos en Ubrique y la existencia de los dos balnearios (en este enlace)  en la zona de la actual depuradora pudiera haber sido de interés para que este escritor sevillano viniera a "veranear" a nuestro pueblo.


.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Concierto navideño de Canticorum



El grupo coral Canticorum, del que forman parte, entre otras personas, nuestro hermano Manolo y nuestra cuñada Reme, dará un concierto navideño el próximo viernes, 29 de diciembre, en el Salón de Plenos del ayuntamiento de Cortes de la Frontera a las ocho de la tarde.

El pasado 23 de diciembre dieron un recital de villancicos en la Residencia de Ancianos Nuestra Señora de los Remedios, de Ubrique, haciendo las delicias por un día de todas las personas que asistieron a este recital. Un lujo poder llevar un buen montón de alegría y de buenos recuerdos a nuestros ancianos, que disfrutaron realmente con los villancicos tradicionales.

Esperamos poder oírlos muy pronto en otro recital navideño en nuestro pueblo, del que avisaremos convenientemente.


.

martes, 26 de diciembre de 2017

Ubrique en los Cantos Populares Españoles




Por Esperanza Cabello

Nuestro hermano Leandro nos ha enviado un enlace magnífico en el que hemos ido encontrando, poco a poco, varios libros antiguos relacionados con nuestro pueblo.
El que traemos hoy es "Cantos populares españoles" de  Francisco Rodríguez Marín. 
Francisco Rodríguez Marín (Osuna, Sevilla, 1855 - Madrid, 1942) era consciente de que, entre toda su vasta obra erudita y literaria, serían precisamente sus 'Cantos populares españoles' los que habrían de sobrevivirle y proporcionarle justa y no perecedera fama para la posteridad.
En esta edición de 1883 se incluyen unas canciones que han pervivido hasta nuestros dáis con muchísimas variantes, pero que hemos escuchado cientos de veces de la boca de nuestros padres y abuelos. 




De Sebiya, sevillano,
De Malaga, malagueño;
Yo, para serbir á usté,
Soy de Orberita, orbereño


Camino de Grazalema
enmedio de un olibar
Hay una fuente que mana
Agua de amor natural


Grazalema entre dos lomas
Entre dos lomas y tajos 
Donde habitan las palomas
 Tortoliyas y arrendajos


Grazalema es buena tierra
Que es tierra de mucho paño
muchas muchachas bonitas
Y agua fresca en el berano.

 
Ubrique es el primer cielo,
 Grazalema es el portal,
 Biyaluenga el purgatorio
 Y el infierno Benaocaz


No se si me baya a Ubrique
O me baya á Grazalema,
O más bien á Argodonales
O a Sebiya qu'es mi tierra.


Er que quisiere saber
De qué color es la pena
Cargue una carga de bidrio
Baya de Ubrique á Jimena


.

domingo, 24 de diciembre de 2017

¡Felices Fiestas a todos!




Con esta preciosa imagen navideña de Leandro Cabello que incluye el Belén de la Asociación de Belenistas de Ubrique  y uno de los rincones más reconocibles de nuestro pueblo, queremos felicitar a todos en estas fiestas tan familiares.





Y con esta otra felicitación, también de Leandro, la familia Cabello Izquierdo les desea muchas felicidades en estas fechas, en las que (en palabras de nuestro hermano) no podemos dejar de recordar a las dos personas que hicieron que la Navidad sea una fecha muy importante para nosotros, una por su religiosidad bondadosa y la otra por el gusto por los Belenes a lo grande.


¡Felices Fiestas a todos y a todas!


.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Nuestra Señora de la Esperanza

Esperanza Izquierdo y Esperanza Rubio
abuela y nieta admirables



Por Esperanza Cabello


Hoy es el día de Nuestra Señora de la Esperanza. Siempre ha sido un día muy importante y muy celebrado en la familia, porque Esperanza ha sido uno de los nombres míticos de la familia desde que nuestra bisabuela Pepa prometió que, si se casaba con su querido Eduardo llamarían Esperanza a su primera hija.
Y por esa promesa se llamó también Esperanza nuestra madre, nombre que se ha mantenido en la familia hasta llegar a nuestra hija Esperanza, la más joven de todas.
Al recordar a nuestra madre  hemos buscado una fotografía preciosa de 1950, cuando tenía dieciocho años, para felicitarla.





 Y al poner esta fotografía en el blog nos hemos dado cuenta, más que nunca, del tremendo parecido que abuela Esperanza tiene con su nieta Esperanza, no solo en esos preciosos ojos azules y en ese pelo rubio y rizado, sino en tantos detalles de su personalidad, en su forma de ser.



 



Dicen  que las madres vamos transmitiendo la carga genética de una forma más directa desde nuestras propias madres a nuestras hijas, por lo que las abuelas son algo parecido a una segunda madre. 
Esperanza  es muy parecida a su abuela en lo esencial: dos mujeres luchadoras, con vocación de servicio a los demás, grandes lectoras, tímidas, humildes, alejadas de pretensiones y lujos, sensatas, dispuestas a defender sus ideas y a perseverar en lo que consideran justo.


Encontrarse entre una generación y otra es un tremendo orgullo, y hoy, precisamente el día de Nuestra Señora de la Esperanza, es el día en el que la más joven de la casa hace su juramento deontológico, trabajando por su sueño de ser matrona, y los que formamos la familia, tus abuelos, tus padres y tus hermanos, no podemos estar más orgullosos y felices contigo.
Más aún cuando al verte, sobre todo en ocasiones tan importantes como esta, volvemos a sorprendernos con tu desenvoltura, con tu seguridad, con tu interés verdadero.




Así que hoy es un día doblemente feliz, no solo por la onomástica de las Esperanza, sino también porque continuamos avanzando en el mundo académico, creciendo y trabajando de una forma muy provechosa.
Muchísimas felicidades y una gran enhorabuena. Seguro que abuela Esperanza se sentiría muy feliz al verte así en el día de vuestro santo.




.


.

martes, 12 de diciembre de 2017

Presentación del libro "De los apodos, sobrenombres y motes en Ubrique"

Cartel anunciador de la presentación del libro
Diseño de Pedro Galiana con fotografía de Manuel Ángel Chacón     




Por Esperanza Cabello 


Mañana miércoles, día 13 de diciembre de 2017, tendrá lugar en la ermita de San Pedro, frente a la parroquia de Ubrique, la presentación del libro "De los apodos, sobrenombres y motes en Ubrique".
Se trata de una compilación de apodos ubriqueños que Antonio Mateos Coronil, un enamorado de Ubrique, había realizado con su amigo Pedro Galiana y con la que los dos amigos habían previsto hacer un libro, proyecto que se truncó con la prematura muerte de Antonio.

Pedro ha continuado con la idea de su amigo y ha conseguido reunir los más de quinientos apodos genuinamente ubriqueños en una obra muy completa.
Para ello se ha rodeado de otros amigos comunes, que lo han asesorado sobre los apodos en nuestro pueblo; también ha contactado con personas cercanas al mundo de la fotografía, Manuel Vilches y los hermanos Cabello Izquierdo, para ilustrar el libro. La fotografía de la portada es de Manuel Ángel Chacón.
Don Bartolomé Pérez Sánchez de Medina ha escrito el prólogo; Ana María Venegas un bello poema dedicado a los personajes que nos precedieron, queridos por todos y conocidos por sus apodos; Esperanza Cabello se ha ocupado de la introducción, explicando el importantísimo papel que juegan los apodos en la vida diaria de los pueblos y en particular en Ubrique, con un recorrido por los motes conocidos desde el siglo XVI; también de la semblanza de los dos personajes protagonistas de este libro.
Pedro Galiana recoge en sus palabras todo el sentido de la amistad y el amor por un pueblo que, aunque no lo vio nacer, lo considera ya como propio. 

Y para todos los que hemos colaborado en esta publicación lo más importante es hacer un pequeño homenaje a Antonio Mateos, a Antoñín del de Juan María, un ubriqueño llano y cordial, amigo de sus amigos, apasionado de la lectura y nuestro entorno y enamorado de su pueblo.

La edición ha sido posible a la colaboración de Ayuntamiento de Ubrique y varias empresas ubriqueñas.









lunes, 11 de diciembre de 2017

Once de diciembre. Cumpleaños de Tita Reme en Villaluenga





Tita Reme en la nieve. Villaluenga del Rosario, 1971     




Por Esperanza Cabello    


Hay fechas que se van quedando grabadas en nuestra memoria, y aunque los años sigan pasando no logramos (ni queremos) olvidarlas.
Hoy, once de diciembre, sería el cumpleaños de nuestra tía, María Remedios Izquierdo, había nacido en 1942, por lo que, de no haber sufrido los efectos de una terrible enfermedad, hoy tendría unos magníficos y felices (porque ella era siempre, sobre todo, una persona alegre, que repartía felicidad a manos llenas) setenta y cinco años.
Pero la fatalidad quiso arrebatárnosla demasiado pronto, y por mucho que la vida siga, la echamos de menos continuamente. Demasiada energía positiva, demasiada humanidad, demasiada bondad para que sigamos sin ella fácilmente.
Ella sigue en nosotros, y siempre le agradeceremos los miles de detalles cariñosos y bienintencionados que tenía a diario con los que la rodeábamos.
A veces miramos sus fotos y la recordamos como la hemos conocido a lo largo de su vida, y hoy, para celebrar su cumpleaños y ya que ha comenzado a nevar en los picos de las montañas, hemos recuperado de nuestro archivo las fotos de una gran nevada en Villaluenga en 1971.
Conseguimos llegar con el seiscientos, a pesar de que la carretera estaba cubierta, y pudimos hacer un muñeco de nieve en la cuneta, incluso continuamos el camino hacia Grazalema, aunque no tenemos muy claro que consiguiéramos llegar más allá del puerto de Los Alamillos, los recuerdos de tantas nevadas se entrecruzan.

Y lo que más nos llama la atención es el atuendo de la excursionista: zapatitos, medias, una falda escocesa, un jersey fino y una rebequita. Ni chaquetón, ni abrigo, ni botas, ni guantes ni nada de eso. Eso sí, la sonrisa, que no le faltara nunca.

¡Feliz cumpleaños, preciosa!




domingo, 3 de diciembre de 2017

Los médicos de Ubrique en 1872






Por Esperanza Cabello 


Hemos  podido encontrar, haciendo una búsqueda en un boletín estadístico de la Provincia de Cádiz de 1872, el nombre de los médicos de todos los pueblos de la Sierra en ese año.
Los médicos de Ubrique ya nos resultan conocidos, don Juan Fernández Mier  y don Manuel Romero Gil, a ambos los hemos visto en los anuarios de otros años, aunque, curiosamente este último, que en 1883 compartía profesión con don Francisco Bohórquez Clavijo, también consta como dueño de una fábrica de aguardiente.
En Benaocaz el médico era don Francisco Cabañas y García; en Bornos don Rafael Álvarez Charón y don Carlos Ballesteros y Ortega; en El Bosque el médico era don Inocencio Domínguez Troya; en Grazalema don Andrés Domínguez Barea y don Antonio Parra Gómez; en Villaluenga don Antonio Clotet y Lainez.


.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Ubrique invadido por los franceses durante la Guerra de la Independencia.











Por Esperanza Cabello

Nuestro hermano Leandro nos descubrió ayer un fantástico paraíso bibliográfico. Se trata de los archivos digitalizados en Internet Archives con la colaboración de varias universidades norteamiericanas y que incluyen, afortunadamente para nosotros, una serie de libros de los siglos XVIII y XIX en los que hemos podido encontrar un buen montón de historias de nuestra historia.
Esperamos tener mucho tiempo para poder ir publicando al menos los más interesantes. El primero será el capítulo XIV del libro "Los Capuchinos de Andalucía en la Guerra de la Independencia", escrito en 1910 por Fray Ambrosio de Valencina.
En este capítulo trata de la invasión de las tropas francesas en Ubrique, y aunque habíamos tenido referencias a este escrito nos ha parecido muy interesante.
¡Gracias, Leandro!












Entran los franceses en Ubrique: estragos que hicieron: levantamienlo en la Serranía: saqueos, destrozos é incendios de los enemigos: queman tres veces el convento: magnanimidad de los Capuchinos: religiosidad del pueblo: generosidad del municipio: restauración del convento: acción de gracias.

Arrojados los franceses de las Andalucías, nuestro M. R. P. Serafín de Ardales, que era Ministro Provincial, ordenó á los religiosos que empezaban á reunirse en los conventos escribir una relación detallada de los estragos hechos por las tropas napoleónicas en cada uno de ellos. Dichas relaciones estuvieron algunos años enriqueciendo la parte histórica de nuestro archivo provincial, hasta que los vándalos de 1835, peores que los franceses, saquearon archivos é Iglesia, destruyendo á mansalva obras de arte y de ciencia, que derramaron por baratillos y tiendas. Una cuarta parte de aquellas relaciones han llegado providencialmente á nuestro poder y vamos á extractarlas para dar conocimiento de ellas á nuestros lectores, empezando por la del convento de Ubrique.
Viendo los PP. de esta Comunidad que era inevitable la entrada de los franceses en esta villa, y sabiendo los estragos y ruinas que causaban en todas partes esos enemigos de Dios y de la Religión, determinaron con su Guardián al frente que el Archivo y papeles de la Comunidad, las alhajas y vasos sagrados, como cálices, custodias y demás, se repartiesen entre los religiosos, para que cada uno de su parte lo guardase: y esta fue la causa de que se salvara la crónica de aquel convento, de la cual tomamos esta relación.
Entraron efectivamente los franceses y dieron orden de que se disper-sara la Comunidad y no permaneciera ningún religioso en el convento, poniendo el término perentorio de veinte y cuatro días para que se quitasen los hábitos y vistiesen traje seglar: y de no hacerlo, pasado este término, serian castigados como desobedientes. Los religiosos, pocos ó ninguno nos quitamos el santo hábito, (habla el autor de la crónica) esperando que Dios nos remediaría, como en efecto nos remedió, porque antes de cumplirse el plazo, el día penúltimo ó antepenúltimo, acaeció el levantamiento de la Sierra, salieron fugitivos los franceses que estaban aquí de guarnición, y quedó libre de su dominio el pueblo.

Este no volvió jamás á ser subyugado. ni prestó obediencia á la tiranía francesa: ni las amenazas y promesas que le hacían los jefes extranjeros pudieron rendirlo ni intimidarlo: y así permaneció siempre firme y constante en la obediencia y fidelidad al Católico rey de España, por cuya causa ha sufrido los mayores estragos, ruinas é incendios, que casi pueblo alguno, siendo quince veces las que han entrado, destrozando, saqueando é incendiando al pueblo.
El 16 de Mayo de 1810 entraron de ambas armas 400. En Junio, de ambas armas, 600. En 13 del mismo. 300 de ambas armas. En 6 de Julio, más de mil de infantería. En 7 de ídem, un escuadrón que era de caballería y seguía á la Infantería del día anterior. En 30 de Septiembre de ídem, 200 de ambas armas. En 25 de Marzo de 1811, como 100 de ambas armas. En 18 de Septiembre de ídem, 300 de ambas armas. En 23 de ídem, 300 de ambas armas. En 27 de ídem otra división, cuyo número se ignora. En 28 de ídem, otra fuerte división de ambas armas. En Octubre (se ignora el día) la mayor que ha pasado de ambas armas. A los ocho días des-pués volvió la misma. En 28 de Febrero de 1812, una pequeña de 600 hombres entró al amanecer. El Viernes Santo entró la mayor de todas las que van dichas. Todas las referidas veces entraron á sangre y fuego, y de un modo especial se cebaban en  este convento, que fué tres veces incendiado y quemado.

La primera, que fué la de menos consideración, por haberlo apagado pronto los paisanos, dieron fuego al convento por la parte de la cocina y enfermería. La segunda vez prendieron fuego á la Iglesia por el altar mayor, con el depravado fin de quemar las pinturas del retablo, que eran muchas y de gran mérito, y de ellas no quedó ni vestigio: el altar mayor se vino á tierra, quedó hecho cenizas el camarín y retablo de la Virgen de los Remedios, é igualmente el de la Virgen de los Dolores, siendo tanto el fuego, que se descubrían las piedras secas de las paredes, de modo que las gentes lloraban al ver el templo de la Virgen, que es su lPatrona y su Madre, casi irreparable, tanto por sus muchas ruinas como por la escasez y miseria en que quedaba el pueblo. La tercera vez incendiaron la sacristía con la cajonería y las demás cosas que se contenían en ella, echando sobre el fuego puertas, ventanas y cuanto habían á manos, dejando el convento en tal estado, que parecía imposible su reparación. En medio de tan horrenda persecución los religiosos de este asolado convento han perseverado congregados en Comunidad, alabando, bendiciendo y glorificando á Dios Ntro. Señor, cumpliendo sin desmayar ni desfallecer sus religiosos deberes de culto divino, predicación y confesonario con tanta exactitud y observancia en toda su disciplina, como si hubiéramos estado en tiempo de la mayor tranquilidad, podiendo decirse con toda verdad que sólo se ha faltado á los actos de comunidad el tiempo que los franceses ocupaban el pueblo, que entonces era forzoso dispersarnos y escondernos para librarnos de la furia de aquellos nerones.
Los ejemplos de fortaleza, patriotismo y religiosidad, que daban nuestros religiosos, tenían al pueblo tan edificado, que el Ayuntamiento, motu proprio. ordenó que se diera por su cuenta á cada uno ración diaria de comida, beneficio que duró lo que la estancia de los franceses, que fue el tiempo de dos años, y lo consignamos aquí para mostrar la gratitud y reconocimiento de esta Comunidad á un acto de tanta devoción y caridad por parto de la villa é individuos que la constituían: pues con tanta generosidad, y sin haberlo pedido por nuestra parte, nos han socorrido en un tiempo de tanta escasez y miseria.
¿Y acaso se ha limitado la generosidad y devoción de éste pueblo á nuestra sola manutención? ¡No por cierto!, sino que como verdaderos católicos romanos, en quienes la fe no ha padecido ningún eclipse, su esperanza se halla animada, su caridad no se ha resfriado, ni han admi-tido los falsos sistemas y perversas doctrinas que los franceses, afrancesados, libertinos é incrédulos de los nuestros con tanto ahinco han sembrado en los corazones de los incautos españoles, con sus corrompidas costumbres y depravada conducta.

Nada de esto ha echado raíces en este pueblo piadoso, por la gracia de Dios, sino que, animados sus hijos de celo santo por la gloria divina, lo primero que han pensado ha sido en el reparo, aseo, decencia y adorno de la casa de Dios, concurriendo cada pobre con sus limosnas, las que liberal y generosamente han franqueado sin pedírselas, hallándose á los pocos meses de haberse ido los franceses reparado el convento, aseada la Iglesia y sacristía con admiración de los de dentro y fuera que no saben de dónde y cómo se ha hecho tanto; pues se halla todo en mejor estado del que tenía antes de los franceses. En la sacristía se han renovado los vasos sagrados, habiéndose hecho la custodia nueva, un cáliz clásico, copón y tacita de consagrar, porque todo lo que había lo destrozaron ó se lo llevaron los franceses. Se ha concluido el tabernáculo y retablo decentísimo y hermoso del altar mayor, todo hecho con el mérito de la sana obediencia, para cuyo fin pedí, como presidente de este Convento la correspondiente licencia á N.M.R.Padre Provincial Fr. Serafín de Ardales, quien me la dió gustoso para cuanto me pareciera conveniente, según nuestro pobre estado. La mano de la Providencia divina se ha visto patente en este convento y en todo el pueblo de Ubrique durante la invasión francesa, porque en medio de tanta inquietud, turbaciones, trastornos y pérdidas, casi incalculables de esta pobre villa, por los robos, saqueos, incendios y destrozo universal causado por los enemigos, y á veces por los nuestros, sin poderlo remediar: por las consecuencias fatales que trae consigo la guerra, y guerra tan cruel, injusta, tirana y opresora como ésta, que casi no tiene semejante en la historia; en medio, digo, de tanto laberinto, nada, nada le ha faltado al pueblo ni á esta comunidad para su honesta manutención; antes bien parece que más se aumentaba el empeño de estos pobres vecinos en favorecernos con su pobreza, cosa que precisamente Dios se la ha de premiar, como se lo pedimos al Señor. Beneficios son estos tan patentes de la Divina Providencia, que al mismo tiempo que nos obligan á levantar las manos al cielo para alabarla y bendecirla, nos hacen exclamar:  No á nosotros, sino á Dios y á su santo y adorable Nombre demos la gloria y cantemos para siempre sus grandes misericordias, porque tan bueno, tan liberal y generoso nos ha visitado con la piedad y devoción de estos fieles. Es verdad que nos ha probado sobremanera en las aflicciones, angustias y extremados conflictos, que hemos experimentado en la persecución de los enemigos, con la profanación del templo santo y la desolación del pueblo; pero no nos ha entregado á la muerte.

El autor de esta relación, que lo fué el P. Diego Francisco de Ubrique, Superior de la Comunidad, termina así su edificante relato: Reconozco y confieso, ¡oh Dios mío!, que la causa única de tantos beneficios ha sido ante todo y sobre todo vuestra amable bondad é infinita misericordia: por ella os daremos continua é incesante acción de gracias, y por ella bendeciremos en todo tiempo á vuestro santo y adorable Nombre, sin que jamás falte de mi boca vuestra alabanza: pues no hallo causa alguna para haber merecido favores tan singulares, sino el deseo de serviros y alabaros y glorificaros, para cuyo fin convidaba á ésta mi venerable y religiosa Comunidad á cantar vuestras alabanzas cuando más grande era la persecución de nuestros enemigos.
La misma ó peor suerte que el convento de Ubrique tuvieron otros varios de la Provincia, quemados por los vándalos del Sena, entre ellos los de Jaén y Andújar, y los que no fueron incendiados y quemados, fueron demolidos ó destrozados en la forma que diremos en otro capítulo.



.

viernes, 1 de diciembre de 2017

La película de Juan Lucas, años después



Las  aventuras de Juan Lucas
Película rodada en la Serranía



Por Esperanza Cabello

En días pasados hemos podido ver la película "Las aventuras de Juan Lucas" en la televisión, una película de bandoleros rodada en nuestro entorno. Y además hemos tenido la suerte de contar con dos "anexos" magníficos. El primero, el comentario que nuestro tío José María Cabello ha hecho sobre esta película y aquellos años; el segundo, una crónica de radio de nuestro padre de 1973 en la que habla de la modernización del Mesón de Juan Lucas, en Benaocaz, el nombre del mesón indica la repercusión que la película tuvo en la Sierra de Cádiz en la época.

Esto es lo que nos cuenta nuestro tío, José María Cabello:

Tenía curiosidad por visionar esta película porque los años en que se estrenó fueron los más desiertos culturalmente para mi, "secuestrado" en mi internado de Málaga, donde la asistencia al cine era una de las prohibiciones más severas. Sin embargo, viví  -como todos los jóvenes de mi generación- el rodaje de esta película, que en lo relativo a Ubriqueños se realizó durante el verano de 1949.
        Ya de estudiante en Salamanca sacié con creces mi carencia asistiendo a sesiones tanto de cine comercial como de cine de ensayo. Tuve la suerte que en el Colegio Mayor San Carlos, donde yo residía, se rodaron dos películas de cine religioso, tan frecuente en aquellos años, en las que intervine de extra. La primera fue "Balarrasa" que protagonizó Fernando Fernán Gómez dirigido por Jose Antonio Nieves Conde. Y poco después "La guerra de Dios" dirigida por Rafael Gil y protagonizada - como la de Ubrique- por un actor francés, Claude Leidy.
            En un centro cerrado, como era el Colegio, las repetidas escenas del rodaje y su larga duración pronto rompieron el hielo inicial y se consiguieron recias amistades entre estudiantes y actores de reparto. Recuerdo que en la primavera de 1952 aterrizó en el Colegio todo el equipo técnico que había intervenido en el rodaje de Juan Lucas. Habia yo hecho amistad -que mantuve en tiempo- con Eduardo Fajardo, quien me presentó a Rafael Gil, un hombre del sistema con una amplia filmografía como director, agradable de trato, culto (gran parte de su producción es sobre novelas literarias, como las aventuras, una obra de M. Halcón).
          Al enterarse que yo era de Ubrique volcó su simpatía de buen conversador contándome montón de anécdotas del rodaje de la película que nos ocupa. Me destacó la belleza de los paisajes y la amabilidad de todos mis paisanos que se prestaron a colaborar. Pero también me afirmó que fue en rodaje en que más miedo había pasado. Especialmente en las escenas rodadas en la carretera de Benaocaz. Y es que el teniente Toledo (de infeliz memoria) lo tenía asustado- me dijo- con un posible ataque de los maquis y se empeñaba en acompañarlos con guardias civiles a caballo. A lo que el siempre se negó porque le daba terror. 
         Respecto a la película, regular. Muy escaso, aunque muy bello, el espacio dedicado al pueblo que más quiero.






Y esta es la crónica de radio que Manuel Cabello transmitió en marzo de 1973: 

29-3-1973

         Se están llevando a cabo importantes conversaciones entre una empresa privada y la excelentísima Diputación Provincial para que el actualmente cerrado Mesón de Juan Lucas, enclavado en el más moderno edificio de Benaocaz, pase a ser un elemento más dentro de las construcciones oficiales de las rutas turísticas de la provincia.
Construido con peculiaridades de finales del pasado siglo, su nombre recuerda el de un personaje de ficción, hijo de la mente de don Manuel Halcón, popularizado por una atormentada película de bandoleros de la Serranía, titulada “Las Aventuras de Juan Lucas”.

          En Ubrique se han terminado ya las obras de adaptación de la nueva Casa Comarcal de Sindicatos, realizándose en el antiguo edificio del Taller Escuela Sindical. Para su pronta inauguración se espera la llegada de los muebles y enseres necesarios para su cometido. Esta nueva Casa Comarcal de Sindicatos irradia su mandato por los pueblos cercanos de Grazalema, Villaluenga, Benaocaz, El Bosque y Ubrique.


Desde Ubrique les ha informado Manuel Cabello Janeiro.