martes, 30 de mayo de 2017

El cuento de la mejor abuela




Por Esperanza Cabello



Hoy hace once meses que murió nuestra madre. Cualquier persona que haya perdido a su madre podrá entender cuantísimo la echamos de menos. Las madres son muy necesarias para sus hijos, pero también las abuelas son muy necesarias para sus nietos.
Y a esa abuela es a la que recordamos hoy, esa abuela dispuesta y alegre, que supo transmitir a sus nietos cariño, alegría, paciencia y amor por los libros, la lectura y las letras en general. Gran lectora, también era una paciente contadora de acertijos, leyendas y cuentos, a veces cuentos tradicionales, otros inventados.
Uno de esos cuentos inventados, que además ella misma escribía con su impecable caligrafía, ha llegado a nuestras manos esta semana, y al leerlo la hemos recordado como tantos cientos de veces, sentadita al borde de la cama, contando sosegada historias que nos embobaban. Eran historias simples, llenas de bondad y ternura, que nos encantaban
Les presentamos el cuento de la ardilla encantada💜


    Esto era una vez dos hermanos que vivían con sus padres en una casita en el campo. Anita era un poco traviesa, aunque de buen corazón y quería mucho a su hermanito Juan que era más pequeño, con él jugaba y le enseñaba a conocer a los animales y todas las cosas del campo. Un día que estaban jugando un poco alejados de la casa vieron a una ardilla subida en un árbol que daba vueltas y subía y bajaba sin parar, pero al ver a los niños se paró y se quedó mirándolos con sus ojillos vivaces.
     La niña quedó sorprendida al oir que la ardilla les hablaba; el niño, como era más pequeñito, no se asustó ni se sorprendió.
   ¿Cómo os llamáis? -Yo Ana, y mi hermano Juan, le dijo la niña ya más tranquila. Las ardillas no hablan.
   Pero yo sí, porque soy una princesa convertida en ardilla por el hechizo de una bruja.
   ¿Podemos hacer algo por ti?
   Creo que sí, dijo la ardilla subiendo a una rama, porque para volver a ser mujer necesito de dos niños que quieran hacer tres buenas acciones, pero no se lo digáis a nadie, si no no saldrá bien; y ahora más vale que volváis a casa, porque vuestros padres van a estar preocupados.
   Los niños volvieron a su casa, pensando qué podrían hacer para ayudar a su amiga la ardilla. Y como no tardaron mucho su madre no les dijo nada al regresar.
   Como era temprano se pusieron a jugar y llegaron dos amiguitos que vivían en una casita muy pobre y no tenían juguetes; Ana y Juan recordaron que tenían que hacer una buena acción y sin pensárselo dos veces , ella les regaló la muñeca que llevaba y Juanito, acordándose de la ardillita que tanto le había gustado, les dio su escopeta de plástico a sus amiguitos.
   Al día siguiente por la mañana, después de desayunar un buen vaso de leche con cacao y una tostada con mantequilla, se dirigieron los dos muy contentos al encuentro de su amiga del campo; y allí estaba la ardilla comiéndose una nuez.
    ¡Hola, amiguitos! Ya sé que habéis hecho una buena acción y os estoy muy agradecida, pero recordad que os quedan otras dos.
    Procuraremos ser buenos para que vuelvas a ser princesa otra vez, le dijeron los niños.
     Y allí estuvieron un rato divirtiéndise hasta que llegó la hora de volver a casa. Pasó aquel día y su madre estaba admirada de lo bien que se portaban sus hijos; otras veces discutían o se peleaban, pero ahora estaban muy amables y obedientes, y hacían todo lo que ella les mandaba sin rechistar. Ya por la tarde, cuando el sol se iba escondiendo detrás de la montaña, estaban en la puerta de su casa y de pronto vieron un perrito que iba cojeando a la par que daba aullidos lastimeros. Los niños se acercaron con un poco de miedo pero el perrito los miró como pidiéndoles que lo ayudaran; el pobrecillo tenía un alambre de espino enredado y cada vez que andaba se le clavaba. Con mucho cuidado Ana y Juan le quitaron el alambre y le curaron las heridas, el perro daba saltos de alegría alrededor de sus salvadores.
   Muy felices entraron en la casa. Aquella noche soñaron cosas muy bonitas. Al levantarse por la mañana su mamá les anunció que aquel día irían a visitar a una anciana enferma que vivía algo lejos y le llevarían un cesto lleno de provisiones. Los niños pensaron que no iban a poder ir a jugar con su amiga del árbol, pero no dijeron nada y se dispusieron a acompañar a la mamá.
   Ya en casa de la anciana los niños le hicieron compañía y estuvieron muy cariñosos con ella, prometiéndole que volverían de vez en cuando y Anita le leería un precioso libro que la viejecita tenía allí.
   Al día siguiente fueron muy contentos al campo y ... ¡Oh, desilusión! La ardillita no estaba en el árbol; se sentaron los dos muy tristes creyendo que habían perdido a su amiga, cuando de pronto se oyó una voz suave a sus espaldas que los llamaba:
   ¡Anita, Juan! ¡Estoy aquí! 
   ¡Qué vieron sus ojos! Allí había una preciosa niña que les sonreía con dulzura.
   ¿Tú eres la ardilla? Preguntaron los dos al unísono.
   ¡Yo era la ardilla! Y ahora, gracias a vosotros, he vuelto a ser lo que era, una niña.
   ¿Qué harás? Preguntó Anita.
    Me voy con mis padres que lloran mi ausencia, pero antes quería despedirme de vosotros y daros las gracias.
     Adiós, adiós, ya volveremos a vernos.
   
   De vuelta a casa, Ana y Juan contaron a sus padres lo que les había sucedido, y su madre les dijo: Eso está muy bien, pero pensad que tenéis que seguir con vuestras buenas acciones, no vaya a ser que haya más princesas convertidas en ardilla y necesiten vuestra ayuda.
     Todos los días, Ana y Juan siguieron visitando el árbol de la ardilla para recordar aquella aventura y por si alguna vez... ¡Quién sabe! Asomaba por allí una ardilla.😉


.
Este pequeño cuento, tan inocente y tan simple, nos trae una sonrisa y un buen recuerdo para este día de efemérides tristes. Hace diecisiete años que murió nuestro padre, y once meses que murió nuestra madre. A los dos les gustaba escribir, cada uno con su tipo de historias, y nosotros solo podemos agradecerles a ambos que nos hayan enseñado a valorar este mundo de las letras, que tanto nos ha dado. 

.

sábado, 27 de mayo de 2017

La gran noche de la Graduación de Bachillerato

Ignacio Calvo, Director de Las Cumbres, con los alumnos
Matrícula de Honor 2017   



Por Esperanza Cabello

Ayer fue un día muy importante para muchas familias ubriqueñas: en los dos centros de Enseñanzas Medias,  el IES Nuestra Señora de los Remedios y el IES Las Cumbres, se celebraba la ceremonia de Graduación de alumnos y alumnas de Segundo de Bachillerato.
Es el momento en el que todos los alumnos van recogiendo los frutos de los esfuerzos de los últimos años. Muchas horas de estudio, mucho trabajo, muchos nervios y muchas ilusiones se ven colmadas estos días.
Como pertenecemos al equipo de Las Cumbres queremos, al igual que en años anteriores, explicar cómo fue esta noche y también volver a ver a nuestros "niños" tan guapos, tan sonrientes, tan dispuestos a comenzar una nueva andadura que los llevará más allá de estas sierras.


 
 Representantes del grupo de Humanidades y Sociales


La graduación comenzó a las ocho, con la entrega de notas por parte de los tutores a los padres. Mientras, los grupos de alumnos fueron aprovechando para fotografiarse con los amigos.

 
 Algunos alumnos del Tecnológico y de Ciencias de la Salud


Los chicos tecnológicos con el profesor de Dibujo Técnico, Gustavo Herrera




Los alumnos de Economía con su profesora, Marisol Lozano


Las chicas de Francés con su profesora, Esperanza Cabello

Los compañeros de Sociales, organizándose para las fotos



Comienza la ceremonia


A las nueve ya estaban todos los familiares y amigos sentados en la "Plaza de Curro", en la que se ha mantenido una actividad incesante los últimos días. Javier, Pepi, Ana, María y Carmen han trabajado muchísimo para tener todo dispuesto para el gran día: flores, limpieza, unas manitas de pintura, colocar el estrado, las sillas... Sin ellos nada de esto podría llevarse a cabo.
La mesa la presidía el Director del Centro, Ignacio Calvo, que estaba acompañado por los tutores de Segundo de Bachillerato Juan Pan y José Antonio Martel. Gustavo Herrera, el Jefe de Estudios, como representante del grupo Tecnológico y Mariola Pérez, la Vicedirectora, que ejercía como maestra de ceremonias.





Los alumnos y alumnas de Bachillerato de Artes con José Antonio Martel, su tutor

Después de dar la bienvenida a todos los presentes, se procedió a la entrega de orlas a cada uno de los grupos. En primer lugar al grupo de Bachillerato de Artes.



Alumnos y alumnas de Ciencias Sociales y Humanidades con su tutor, Juan Pan

A continuación fue el turno del grupo de Ciencias Sociales y de Humanidades, les entregó las orlas su tutor, Juan Manuel Pan.



Los chicos de Bachillerato Tecnológico


En tercer lugar fueron llamados los alumnos del Tecnológico, este año se da la circunstancia de que todos son chicos. Les repartió las orlas el profesor de Dibujo Técnico, Gustavo Herrera.


El grupo de Ciencias de la Salud

A los alumnos y alumnas de Ciencias de la Salud les hizo entrega de las orlas la profesora de Ciencias de la Tierra y Medio Ambiente, Eulalia Ortega.



Todos los científicos del centro, una magnífica promoción


Una vez terminada la presentación y entrega de orlas a todos los alumnos de Segundo de Bachillerato llegó el momento de las distinciones.
Este año han variado las condiciones para las Matrículas de Honor y las Menciones Honoríficas, antes de comenzar la entrega de los diplomas el Director del centro explicó las nuevas circunstancias a los presentes.



Alumnos y alumnas con Mención de Honor:
Sofía, Ángela, Esperanza, Anabel, Eduardo, Carmen, Naila,
 Enrique, Carmen, Marta, María, Noelia

El encargado de entregar los diplomas de Mención de Honor a este grupo de alumnos fue Antonio Macías Morales, el Secretario del Centro. Doce de nuestros alumnos y alumnas han sido los distinguidos con esta mención, en honor a sus calificaciones. Chicos y chicas de Grazalema, de Ubrique, de Benaocaz, de El Bosque... eso es lo bueno que tiene Las Cumbres, al ser el centro comarcal nuestro alumnado es muy diverso y eso nos enriquece cada año.


 Lina Eva, Adolfo y Susana
Han obtenido  Matrícula de Honor  del curso 2016-2016


La Matrícula de Honor recae en los tres alumnos del centro que, teniendo al menos una calificación de 9, tienen las mejores notas de todos los matrículados. Este año las matrículas han sido para Lina Eva García, de Ciencias de la Salud;Adolfo, del Tecnológico; y Susana Lorenzo, alumna de Humanidades. 
No solo son alumnos excelentes desde el punto de vista académico, con medias increíbles, sino que son los tres excelentes personas que se han hecho acreedores del cariño y la admiración de todos.
¡Enhorabuena!


 



   El discurso de los alumnos de 2ºA




Terminada la entrega de distinciones llegó el momento de los discursos y agradecimientos. En primer lugar la representante de 2ºC, Leticia, agradeció toda la ayuda recibida y tuvo palabras muy cariñosas para su tutor, José Antonio Martel.
A continuación Susana e Inés, de 2ªB, dieron un discurso emocionante que conmovió a los asistentes.
Finalmente Luis, Esperanza y Laura, de 2ºA pronunciaron su discurso: simpático, cariñoso y muy bien hilado.
En los próximo días enlazaremos con estos tres discursos.





 Ignacio Calvo despidiendo la ceremonia


No hubo otras intervenciones por parte de los asistentes. Solo quedaba despedir la ceremonia, antes de las "sesión cinematofráfica". El Director del centro agradeció a todos los asistentes su presencia y tuvo unas palabras de aliento y agradecimiento para todos los alumnos.

Como ya viene siendo tradicional en el centro, la profesora Eulalia Ortega había preparado un montaje fotográfico con instantáneas de todos los graduados en diversas etapas de su vida. Es uno de los momentos más esperados en la graduación, porque todos: padres, profesores y alumnos, podemor recordar tantos momentos vividos en los últimos seis años.

Finalmente, y antes de que diera comienzo la cena de graduación, el centro ofreció un refrigerio a todos los asistentes. Esperanza, Mari y Javier se encargaron de que todo estuviera listo e impecable. Muchísimas gracias por todos los detalles.

Se ha terminado una etapa para muchos de nosotros, afortunadamente, esta experiencia se renueva cada año.
¡Enhorabuena a todos!


.









viernes, 26 de mayo de 2017

Últimos días para visitar la exposición de Manuel Vilches

Esta niña de mirada indescifrable nos da la bienvenida a la Exposición de Manuel Vilches
CIHU San Juan de Letrán     




Por Esperanza Cabello    

Hace un par de semanas se inauguraba  en la ermita de San Juan de Letrán la exposición fotográfica de Manuel Vilches "Sucesión". Se trata de una exposición impactante, llena de color y de vida, que retrata la vida diaria de quienes viven sus tradiciones y su cultura y se afanan por conseguir transmitir a los suyos.

Las fotografías de Manuel Vilches captan los instantes precisos con una luz, un desfile de colores y una dimensión impactantes, es imposible pasear por esta exposición sin enamorarte perdidamente de algunos de sus personajes.

Como explicábamos en este enlace, Manuel y su familia han fundado una asociación, Dubabu, que se encarga de recoger fondos para proyectos concretos en esta tierra en la que los productos de primera necesidad escasean, y en la que escuelas y pozos son objetos de absoluto lujo. Esta exposición solidaria contribuirá a estos fines benéficos.

Este fin de semana terminará, según lo previsto, por lo que si no quieren perdérsela aún están a tiempo. En el horario habitual del CIHU  (de once a dos y de cuatro a seis) pueden ustedes acceder libremente y disfrutar con estas fotografías de impacto. Se lo recomendamos encarecidamente.
 











martes, 23 de mayo de 2017

Aquellos almanaques de antaño

 Tienda de tejidos de Pedro Pérez Sánchez
Calle Calvo Sotelo, 17   



Por Esperanza Cabello

Muchas veces recordamos la expectación que había en las casas cada fin de año a la hora de recoger el calendario para el año siguiente. Se miraban las estampitas (casi siempre tenían motivos religiosos en la época) que se guardaban año tras años decorando algunas paredes, colgadas de la alcayata.
Casi siempre eran muestras publicitarias, muchos comercios y fabricantes preparaban, igual que en la época actual, un calendario para repartir a sus clientes, aunque estamos seguros de que el nombre de la empresa era lo que, en el momento, menos importaba a los que recibían el calendario.




Calendario de Francisco Cabezas Vegazo, 1957
Calle Presbítero Francisco Guerrero, 17


Pero ahora, sesenta años más tarde, son precisamente esos datos del comerciante los que más nos interesan. El nombre de la empresa, en qué calle estaba, si tenía teléfono o no, qué vendían o qué fabricaban.
Parece increíble cómo algo tan insignificante como puede ser un calendario viejo puede aportarnos tantos datos de épocas pasadas.

Almanaque de Eladio León Carretero, 1955
Calle Calvo Sotelo, 9

Este otro almanaque, que ya publicamos en el blog hace seis años (en este enlace), tiene otro formato y otro tamaño, es una tarjeta pequeña, con un taquito de papel grapado. En el caso de la empresa de Eladio (es de 1955), aparte de su nombre y del nombre de la calle, no hay ningún otro dato.



 Calendario de Calzados Robustiano
"Frente a Correos"


El calendario de la tienda de Robustiano del Canto (el de los Zapatos Gorila), que fue impreso en Córdoba, nos da el nombre del negocio "Calzados Robustiano", la localización "frente Correos" y hace un poco de publicidad de sus productos.



Tejidos Pedro Pérez Sánchez de Medina
Calle San Sebastián, 1 y 3



De nuevo la tienda de Tejidos y confecciones de Pedro Pérez, ahora en la calle San Sebastián, con un eslogan muy curioso: "La casa que más barato vende". Y la imagen elegida, al igual que Francisco Cabezas Vegazo, la de Corazón de Jesús, una de las imágenes religiosas más populares.

Nos ha encantado encontrar estos cuatro almanaques "sesentones", nos han traído a la memoria aquellos que siempre estaban en nuestra casa detrás de la puerta de la cocina de dentro, o de los que estaban abajo, en la petaquería, colgando entre troqueles y herramientas. No sabemos si nuestros abuelos hicieron almanaque o no, pero si los hicieron, sería fantástico poder ver alguno de ellos.


.

.

viernes, 19 de mayo de 2017

Privilegio en que se concede Tempul a Jerez

Misceláneas a la Villa de Ubrique
Por Rafael de Aragón Macías
AMU


Por Esperanza Cabello

Nuestro trabajo con el manuscrito de Rafael Aragón Macías continúa día a día. Aunque ya hemos terminado la primera transcripción, hay un montón de detalles que queremos revisar y hay cientos de historias que queremos compartir.
Después de tantos años trabajando en las Misceláneas con nuestro compañero el investigador y profesor Antonio Domínguez, hemos comprobado un sinfín de datos curiosos, tanto para nuestro pueblo como para todos los pueblos de alrededor, incluso para la historia de España en general.
Hoy queremos publicar la transcripción de un texto muy curioso, se trata del Privilegio por el que el rey Alfonso XI concede Tempul a Jerez.
No solo es curioso por su antigüedad (el original es del siglo XIV), sino porque traza la línea fronteriza de la zona conquistada que se entrega a Jerez, y al otro lado aún estábamos nosotros, en la época éramos aún árabes.

Hemos hecho además una pequeña búsqueda, y nuestro amigo Agustín García Lázaro nos ha enviado algunas de las copias que ya existen de este texto, entre ellas la más interesante es la del Arcense Miguel Mancheño Olivares.
También hemos podido saber que en el libro de la Historia de Ubrique, de fray Sebastián, está también la transcripción de este privilegio, pero no hemos querido, por el momento, cotejarla, para poder publicar nuestra versión.
Nos queda alguna duda sobre las fechas, las dos que aparecen en las misceláneas son  1351 y 1371, pero el rey Alfonso XI había muerto en marzo de 1350. No estamos seguros de cuál sería la fuente de Rafael Aragón, pero todo parece indicar que el primer documento original está fechado en diciembre de 1313.



ALFONSO XI, hijo del rey Fernando IV, fue rey de Castilla y de León. Había nacido en Salamanca el 13 de agosto de 1311 y murió en el cerco de Gibraltar en 26 de marzo de 1350. Casado con María de Portugal, fue padre de los reyes Pedro I el Cruel y Enrique II de Castilla (éste hijo de Leonor de Guzmán). Era bisnieto de Alfonso X el Sabio y nieto de la entonces regente María de Molina, la esposa de Sancho IV.


Con nuestros mejores deseos, queremos dedicar este texto a nuestros amigos jerezanos:


Privilegio en que se concede Tempul á Jerez

         Sepan cuantos esta Carta vieren como Nos don Alfonso por la gracia de Dios Rey de Castilla, de Toledo, de Leon, de Galicia, de Sevilla, de Cordoba, de Murcia, de Jaen, de Algarbe, é Señor de Vizcaya é de Molina etcétera[1]= Vimos una Carta escrita en pergamino de cuero, sellado con nuestro sello de cera colgado que ovieron dado la Reyna doña Maria, nuestra Abuela y el Ynfante don Pedro nuestro Tio (que Dios perdone) al Concejo de Jerez de la Frontera, é gracia que ellos eran nuestros Tutores, la cual es fecha en esta guisa. Don Alfonso por la gracia de Dios, Rey de Castilla etcétera[2].
Al concejo y Justicia de Jerez; salud y gracia. Sepades que Rodrigo Alfonso, Gonzalo Garcia y Rodrigo Darias y Esteban Garcia y Juan Martinez de Arenas y Domingo Gomez y el Jurado Ramos Perez el Adalid, vuestros vecinos vinieron ante mi y ante el Ynfante don Pedro, mi tio é mio Tutor, é me pidieron por merced que les confirmase las Cartas é los Previlegios que vos habedes de los Reyes de donde vengo; é otrosi los Fueros é buenos usos é costumbres é franquezas, libertades é mercedes que avedes en esta razon. E yo con consejo y con otorgamiento de la Reyna doña Maria, mi Abuela y del Ynfante don Pedro mi tio, é mios Tutores, confirmo vos las Cartas é Previlegios é Fueros é usos, é franquezas, é libertades, é las mercedes que avedes de los Reyes donde yo vengo: é tengo por bien que pongades Alcalde, Alguacil, Escribanos, y Oficiales cada año, segun vuestro Fuero é segun lo avedes por los Previlegios é Cartas del Rey don Alonso, é de el Rey don Sancho, é de el Rey don Fernando, mio Padre; en tal manera que si yo faltare é la Reina doña Maria mi Abuela y el Ynfante don Pedro mio Tio, e mios Tutores, que usados estos oficios como non debedes é non hacedes justicia, que yo é los dichos mios tutores, ó cualquier de ellos, que podamos facer aquello que hallaremos que a nuestro servicio é pró de la Villa.
E otrosi por vos facer mas bien y merced de vos el Castillo de Tempul con sus terminos, que lo ayades por vuestro Termino, asi como Vos lo dio el Rey mio Padre; é vos que seades tenidos de guardar el Castillo é los Pobladores que y son, ó seran de ai adelante para mio servicio, y para la guarda de vuestras Villas: los Terminos son estos que aqui dire=
Dó parte Del mojon que esta en la Cumbre que esta sobre el caño de Hercules dó parte termino Jerez con Arcos, é con Alcalá, é dende adelante hasta otro mojon, dó se ayunta el Arroyo de la Fuente de Gigonza á el arroyo de la Salina; y el otro mojon caba[3] adelante que está encima de la Cantera de Gigonza, que á ojo á Peña Arpada, é a la Bastida: y el otro mojon adelante está a par de Gigonza la vieja cerca del camino que va de Arcos á Alcalá: y el otro mojon adelante está en la Cabeza grande que está entre Gigonza la vieja é Pajarete: y el otro mojon adelante está en la cumbre del Cerro de Fraxa y va caba adelante por la cumbre hasta el Puntal de la Sierra de las Cabras: y va el otro mojon a un Castellar antiguo, como vierten aguas á Barbate. Y el otro mojon va caba adelante y sube a una carrera antigua á mano izquierda de esta Cabeza que va á ayuntarse con el camino que va de Tempul a Benahazin; é donde torna un cerro raso á yuso[4], partiendo Termino Gales con Benahacin y es Jules de Jerez y Benahazin de Alcalá; é da consigo dó se ayunta a una Garganta que se levanta de la Sierra del Algive, y se ayunta en el Rio que sale del Puerto de Gales; é va el Rio ayuso, partiendo termino Alcala con Jerez hasta la Breña cerca de Hozgarganta.
         E torna Hozgarganta ayuso hasta la Pasada de dos hermanas é torna el cerro arriba, hasta que da en el camino que viene de Jimena á Benajut el camino adelante, y el otro mojon va ó se departe el camino de Cardela, de Garciago é de Benajut: y de este mojon adelante va por cima de la cumbre, aguas vertientes á Guadiaxen hasta en el Berrueco de Garciago: y toma de este Berrueco por medio del Cerro, aguas vertientes a Benajut y Garciago; y viene vertiendo por medio del cerro, y pasa el Rio de Guadalcazin; y viene derecho a la cabeza Alcornocosa de Atrera; y dende en adelante atraviesa por el Amojo del arroyo de Peñapagar, pegado a la Sierra de Algar.
Y va al E dende a un arroyo que se levanta en par de la Aldea de Algar y va a dar en el Rio de Benahaguna y á el arroyo de Benahaguna ayuso hasta dó da en Guadasacain, y caba adelante Guadasacain ayuso hasta en la hoz de Guillena; e caba adelante de la hoz de Guillena hasta en la Torrecilla que está sobre el Rio del Sotillo; y caba adelante á el Aldea de Labadin; y de la Aldea de Labadin atraviesa el Rio Guadalete, y va á mojon cubierto de Macharramak.
         E otrosi porque los dichos vuestros Mandaderos me mostraron un traslado de un Privilegio del Rey don Sancho mio Abuelo, en que tubo por bien que los Judios de Jerez no den portazgo[5] en ningun Lugar de los Reynos, é que hayan la gracia que han los Cristianos é moradores en Jerez pidieronme merced que tuviese por bien que les fuese guardada esta merced que el Rey don Sancho mi Abuelo les hiciera, é les confirmara el Rey mio Padre e yo por les hacer bien y merced, confirmosela, é mando que les vala y les sea guardada, segun que les valio en el tiempo del Rey don Sancho é de el Rey don Fernando mio Padre y defiendo[6] firmemente de ir ni de pasar al Concejo de Jerez, ni a los Judios contra esto, que yo mando; si no cualquier ó cualesquier que lo ficieren, pecharme[7] en pena mil maravedis de la moneda nueva cada uno, y demas a los cuerpos, é á cuantos oviesen, me tornarian para ello: y de esto les mandé dar esta Carta sellada con mi sello colgado, dada en Sevilla á treinta dias de Diciembre Era de mil trescientos y cincuenta y un años= Yo Juan Martinez la fize escrevir por mandado del Rey, é de la Reyna doña Maria y del Ynfante don Pedro, su tio, y sus Tutores. Obispo don Simon.

         Y ahora el dicho Concejo de Jerez enviaron á nos pedir con Gonzalo Martinez, su vecino y su Mandadero, por cuanto nos habiamos dado la dicha nuestra Carta, y fecho la dicha merced, en el tiempo de la Tutoria, que nos non eramos de edad, y nos habiamos revocado por Cortes todas las Cartas, y Mercedes que fueron fechas y dadas y confirmadas  en este dicho tiempo; que tuviesemos por bien de les otorgar y confirmar la dicha carta y donacion por que la oviesen, segun que la ovieron y avian hasta aqui. Y nos por hacer bien y merced al Concejo de Jerez, porque es nuestra voluntad de les acrecentar mas terminos, por que la dicha Villa mas é ayan mas los que en ella moran, para nos servir, é por servicio que nos han hecho, y hacen de cada dia en la guerra de los Moros, é por las grandes perdidas é muertes que ahi toman; é otrosi porque sopiesemos por cierto que este dicho Castillo que se lo habia dado el Rey Don Fernando nuestro Padre (que Dios perdone.) Y viendo Nos que es nuestro servicio, confirmamosles y otorgamosles la dicha Carta, y la dicha donacion que les ficiesemos del dicho Castillo con todos sus terminos, segun dicho es: y tenemos por bien que lo ayan libre, é quito[8] para siempre jamas por juro de heredad con todos los Pobladores desde que ahora son é seran de aqui adelante con todos sus terminos, y con montes y con pastos, y con aguas, y con entradas, y con salidas, é con todos sus derechos, é pertenencias, cuanto ha y debe de aver, segun que en la dicha Carta se contiene: é ellos, que nos hagan dél guerra é paz, é nos acojan en el Yrado, y pagado, asi como lo son tenidos de hacer por la dicha Villa de Jerez. Y retenemos para Nos, é para los Reyes que reinaren despues de Nos, la moneda forera[9], cuando nos la dieren los de nuestra tierra; y mineros de oro y plata, ó de otro cualquier metal que uviere. Y mandamos por esta nuestra Carta a los Pobladores y moradores del dicho Castillo de Tempul que ahora son, y seran de aqui adelante que obedezcan al dicho Concejo de Jerez de aqui adelante, en todas las cosas, asi como su Termino, y que vayan con ellos a su llamado y a su apellido cada que cumpliere; y no fagades ende al por ninguna, si no, a ellos, é á cuantos oviesen nos tornariamos por ello. Y sobre esto mandamos y defendemos firmemente por esta nuestra Carta que ninguno ni ningunos, no sean osados de les ir, ni de les pasar, ni de les contrallar, ni de les embargar esta donacion que les Nos hacemos, ni ninguna cosa de ella por ninguna manera, segun dicho es, y si no, cualquiera que los hiciere pecharnos ia[10] en pena mil maravedis de la moneda nueva cada uno por cada vegada[11], y al dicho Concejo de Jerez, ó a quien su voz tubiere todos los daños y menoscabos que por ende recibieren, doblados: y de esto les mandamos dar esta nuestra carta, sellada con nuestro sello de plomo: dada en Valladolid á veinte dias de Febrero, Era de mil trescientos y setenta y un años. Yo Alfonso Gonzalez la fise escrevir por mandado del Rey. Alfonso Gonzales= Gonzalo Perez= Juan Alfonso



[1]  Aparece el signo &
[2]  Idem
[3] Cerca de/ immediato. Deformación del latín caput, con el significado de confín u orilla
[4] Abajo
[5] No cobren impuestos
[6] Prohibo
[7] Pagarme
[8] Exento
[9] Forero: Lo que se hace conforme a fuero
[10] Pechar: pagar absolutamente. Es muy curiosa la forma del condicional: añade la desinencia -ia al infinitivo pero después del pronombre: “pechar-nos-ia: nos pagaría”
[11] Por cada vez

miércoles, 17 de mayo de 2017

Reflexión y agradecimiento




Por Prudencio Cabezas Calvo 
Ubrique 11 de Mayo de 2017
Anteayer, al atardecer, podrían ser las 7 y 30 de la tarde, cuando iba en el coche de mi hijo Pruden, sin cinturón, distraídos charlando, en un stop de la plaza de la Estrella, se nos acercó el policía de turno en dicho lugar y con toda cortesía nos requirió a que subsanásemos la falta apuntada.- Nos apresuramos a normalizarnos no sin antes expresarle nuestra gratitud y pedirle perdón por nuestra omisión.-
Como no siempre es este el comportamiento, estuve pensando la causa de su ausencia.-
Recordé que en los regímenes autoritarios donde se parte del error de que todos somos perversos y que actuamos de mala fe, los vigilantes del orden, se limitan expeditamente a reprender y multar.- El presupuesto de la acción violenta punitiva desde las más altas esferas a las inferiores y justificación de su autoritarismo es - repetimos-precisamente el concepto de la malevolencia que tienen de la sociedad posiblemente y tal vez la excepción meliorativa de ellos mismos.-
Por el contrario en la democracia prevalece el criterio que aún admitiendo la complejidad humana que no está exenta ni de la maldad ni de la benevolencia la forma en que predomine la segunda por reciprocidad es tratarla correctamente y presumir inocencia en los comportamientos no ejemplares.-
Tal vez otro día refiera sobre la maldad la actitud más correcta que no es simplemente condenarla sino tal vez entenderla para superarla.- Reiteramos nuestra gratitud a superiores y auxiliares cuyo comportamiento elogiamos.-


.