sábado, 14 de mayo de 2022

El primer libro de la editorial ubriqueña "Proyecto 5"

 

Los autores, María y Hugo, junto a su profesora, 

Remedios Rubiales



Por Esperanza Cabello

Ayer asistimos a una ceremonia singular y emocionante: la presentación del primer libro de la editorial ubriqueña "Proyecto 5", todo era novedoso, porque se trata de la primera obra conjunta que han publicado  María Ramírez y Hugo Gómez, dos alumnos de la Academia de Artes Plásticas Remedios Rubiales, y la singularidad es que los autores tienen nueve y once años, respectivamente.

Ya en la entrada anterior (en este enlace) dábamos cuenta de los detalles de la edición y nos complacíamos en felicitar a todos los responsables de que este fantástico proyecto haya surgido de una forma prodigiosa.  Pero ayer pudimos conocer de primera mano toda la aventura que ha supuesto la publicación de este primer libro.

 


 

A las ocho y media de la tarde había numeroso público en la sala de la galería de arte; los protagonistas, muy bien dispuestos y guapísimos, un poquito nerviosos, pero muy atentos a no quitarse las mascarillas y pendientes de lo que dijera la profesora.

Remedios Rubiales agradeció al público su asistencia, también tuvo el detalle de agradecernos la entrada enterior, y comenzó a explicar cómo había surgido la idea. Hace más de seis meses que están trabajando en la publicación de este libro, y ha resultado muy fácil trabajar con los dos autores, porque tienen una capacidad especial para expresarse, ya sea dibujando o escribiendo.

Remedios dejó bien claro que el mérito era de Hugo y María, que la historia había sido de ellos, que ellos habían decidido cómo ilustrarla (ese fue el trabajo de Hugo) y ellos (especialmente María) la habían redactado.

¡Enhorabuena!


A continuación Hugo, con un desparpajo y una simpatía únicos, estuvo explicando su participación en el proyecto, ilustrar una historia no es tarea fácil, aunque a él el encanta el dibujo y se siente fascinado por la escenografía de Tim Burton, hicieron una historia de magia en la que el terror (que había sido su primera opción) estaba también en una parte de los personajes.

Mientras Hugo presentaba a los protagonistas del relato, María mostraba a los presentes algunas de las ilustraciones que representan a la pintora surrealista Remedios Varo en su gran aventura por el mundo.

Quedamos fascinados oyendo a dos autores tan jóvenes utilizando estos términos, refiriéndose al surrealismo como magia y a otros artistas, con nombre y apellido, como fuente de inspiración.




Finalmente María, con una sencillez y un encanto personal increíbles, contó su participación en el proyecto, ella había escrito la historia (Hugo se había referido a que escribir era más rápido que dibujar) y había ayudado a colorear los diseños de Hugo. Previamente se había documentado sobre la vida de Remedios Varo, y por eso había hecho coincidir los lugares de búsqueda del rubí con los lugares en los que vivió Remedios, y en ellos había seleccionado los monumentos más llamativos, por ejemplo en París la Torre Eiffel o el Arco del Triunfo.




Y sin más preámbulos pasamos a la firma de libros. La profesora había explicado que con la venta de estos ejemplares se financiarán otros proyectos de los alumnos de la Academia de Artes Plásticas, por lo que es importante colaborar con ellos.

Hubo un momento mágico, durante la firma de ejemplares, en el que oímos a los dos niños hablar de sus hermanos, de sus abuelas y de su familia y entonces volvimos a la realidad. Estábamos asistiendo a la presentación de un libro "de verdad", un libro que ya forma parte del catálogo de la Biblioteca Nacional, de dos niños de nueve y once años, un verdadero orgullo para ubriqueños y bosqueños, es algo que no se había dado nunca, que sepamos.




Y mientras ellos firmaban y dedicaban sus libros ("mi abuela quiere cinco"💜), con una ilusión y un interés que llamaban la atención, nosotros dimos de nuevo la enhorabuena a todos y volvimos a casa con la impresión de haber vivido un momento único, una presentación simpática, breve, sin pamplinas y llena de sentido, y el nacimiento de dos artistas que tienen por delante todo el tiempo del mundo para afianzar sus técnicas y perfeccionar sus habilidades. ¡Felicidades!

Nuestra enhorabuena de nuevo a Remedios Rubiales, que con toda sencillez y humildad ha dirigido todo el proyecto siempre pendiente de sus alumnos, dejándoles a ellos el protagonismo. Y ha sido capaz de emprender una nueva etapa como editora modestamente pero llena de ilusión y pasión, como en todos sus proyectos.



.

miércoles, 11 de mayo de 2022

Remedios Varo y la aventura del rubí mágico

 

Cartel anunciador de la presentación del primer libro de la Editorial Galería de Arte "Proyecto 5"


Por Esperanza Cabello


Pocas veces nos quedamos tan bloqueados como al empezar a escribir este artículo. Hay tanto que decir, tanto que señalar que no sabemos por dónde empezar.

Lo primero, los autores. Hemos tenido acceso a un precioso libro ilustrado que versiona la vida y la obra de la pintora española Remedios Varo y Uranga que será presentado el próximo viernes, 13 de mayo, en la galería de arte "Proyecto 5", cuya directora es Remedios Rubiales.

Si miramos el nombre de los autores: María Ramírez Gómez y Hugo Gómez García, seguramente no sepamos bien quiénes son. Pues está claro que son dos artistas, pero lo más alucinante es que estos artistas tienen 11 y 9 años respectivamente. Son alumnos de la Academia de Artes Plásticas Remedios Rubiales y dan clases de dibujo y pintura desde hace unos meses.

Y estos "chiquillos" han hecho, con el apoyo y el asesoramiento de su profesora, un trabajo magnífico. Hace un tiempo tuvimos la suerte de conocerlos, y nos contaron que estaban muy contentos con sus clases y que incluso iban a publicar un libro sobre las aventuras de una pintora española del siglo XX, Remedios Varo, ilustrado y escrito por ellos mismos. Les dijimos que si lo imprimían estaríamos felices de comprar uno de estos libros, pensando que se trataría, seguramente, de un trabajo escolar, muy meritorio, pero solo un trabajo escolar.

 

Ellos mismos se presentan y hacen sus retratos


 

Y nuestra sorpresa no ha podido ser más grande cuando hemos abierto el libro y hemos tenido la ocasión de disfrutar de él. Con unas ilustraciones espléndidas, María y Hugo nos cuentan una aventura fantasiosa sobre el robo de un rubí mágico y una pintora llena de magia que recorre el mundo buscándolo. Ilustraciones vivas, con personalidad y dominio del color, con personajes bien diferenciados y recordando, en cierta manera, la obra de la pintora sobre la que escriben.

¡Sois mágicos! Hugo y María, realmente sois mágicos, aunque sé que sois muy buenos, nunca pensé que haríais un trabajo tan excelente.


Y aquí llegamos a la pintora, Remedios Varo y Uranga, una pintora surrealista española, nacida a principios del siglo XX (en 1908) en un pueblo de Gerona, hija de un andaluz y de una argentina de origen vasco. Su padre era ingeniero, y su trabajo obligaba a la familia a hacer frecuentes traslados de domicilio, por lo que recorrieron una gran parte de España hasta asentarse en Madrid.  Su padre, Rodrigo Varo (casualmente tiene un apellido muy ubriqueño) era librepensador, de mente abierta e ideas igualitarias, por  lo que Remedios, a la que apasionaban la física, las matemáticas y el arte, pudo estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de Madrid (fue una de las primeras mujeres que hizo sus estudios en ella).

La vida de Remedios Varo está plagada de viajes, de exposiciones, de lucha, de rebeldía, de nostalgia y de huídas. Siendo de ideas republicanas, en 1937 se vio obligada por la Guerra Civil a trasladarse a Francia y en 1941, con la II Guerra Mundial y tras la invasión nazi en Francia, tuvo que exiliarse a México, país que acogió con los brazos abiertos a los exiliados políticos.  A partir de entonces, y hasta 1963, que murió en Ciudad de México, no volvió a España, aunque nunca perdió su nacionalidad española.

En este enlace podemos saber más sobre esta pintora surrealista y su obra.

Y de esta Remedios surrealista pasamos a "otra Remedios", la artífice de esta maravilla. Todos conocemos a Remedios Rubiales, artista ubriqueña que además de una academia de peluquería y estética tiene su propia academia de dibujo y pintura y una galería de arte llamada "Proyecto 5". Conocemos de Remedios su tesón, su capacidad de trabajo, su humanidad, sus valores, su espíritu emprendedor, sus ganas de innovar, su prestigio... pero no por eso deja de sorprendernos cada día. Proyectos nuevos, nuevas metas, nuevas perspectivas.

Y en sus clases de pintura y dibujo no solo enseña las técnicas básicas, los colores, los materiales, los diseños, sino que habla a sus alumnos del mundo del arte, de pintoras y pintores españoles que pertenecen a diferentes movimientos, que realizan diferentes técnicas, que están encumbrados o que son interesantes por cualquier detalle, invitándolos a investigar sobre ellos. Precisamente Hugo y María, los protagonistas de este artículo, escucharon hablar de Remedios Varo, la mujer española que se codeó con lo más granado del surrealismo español y francés, en sus clases, y les llamó tanto la atención su relato que decidieron inventar una historia sobre ella. Nos gustaría destacar que Remedios Rubiales es una mujer que apuesta abiertamente por destacar el papel de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, a todos los niveles.

 


 También Hugo y María presentan a su profesora

 y a la Galería de Arte



Porque en realidad "Remedios Varo y la aventura del rubí mágico" es un libro de aventuras en en que una pintora busca, por todo el mundo, un rubí, haciendo un viaje muy similar a aquel que la auténtica pintora realizara a mediados del siglo XX.

Ya hemos hablado de los autores (que nos tienen maravillados), de la protagonista (que es una mujer excepcional, una de tantas mujeres que aún no está tan presente en los libros de historia del arte), de la profesora (que nos deja boquiabiertos) y nos queda lo que más nos ha llamado la atención.

 


 

El nacimiento de una nueva editorial ubriqueña "Proyecto 5"


Para muchos de nosotros el mundo editorial parece algo inalcanzable. La edición de libros no es un juego de niños (nunca mejor dicho), y hacen falta mucha dedicación, mucha técnica, mucha destreza y un trabajo minucioso para que el producto final sea de calidad. Además de la maquetación, de la dificultad de editar una historia ilustrada, del montón de temas legales, de papeleo y de consideraciones varias que echarían para atrás al más pintado.

Pues Remedios Rubiales, queriendo a toda costa que la promesa hecha a sus alumnos de publicar un libro de verdad con su trabajo, ha fundado una editorial, la editorial Proyecto 5, con sus ISBN, su depósito legal, su COPYRIGHT y todo lo necesario. ¡Qué valentía!

No tenemos más remedio que quitarnos el sombrero ante esta iniciativa, y ya no nos quedan más palabras para felicitar a todos por este trabajo tan bien hecho así que aprovechamos para invitarles a la presentación del libro en próximo viernes, 13 de mayo, a las 20:30, en los salones de la Galería Proyecto 5. No pueden ustedes hacerse una idea del desparpajo que estos autores noveles tienen y lo felices que se sienten con su obra.

En esa presentación además tendrán la ocasión de adquirir, por un estupendo precio, uno de estos ejemplares, impreso en papel de gran calidad  (en una imprenta andaluza, por supuesto) y con una historia por descubrir que gustará, seguro, a pequeños y mayores.

En este enlace de Radio Ubrique podemos conocer un poco mejor a los protagonistas de este evento.

¡Enhorabuena de nuevo!

..

sábado, 7 de mayo de 2022

Las cruces de mayo


 La cruz de La Plaza, en la fachada de la familia Cabello Janeiro


Por Esperanza Cabello

Quizás a estas alturas queden pocas dudas de que hoy celebramos (al ser el primer sábado de mayo) una fiesta tradicional ubriqueña, una fiesta ancestral, original y única en el mundo. Parece que ritos similares se han celebrado en otros lugares del mediterráneo, pero en Ubrique han ido confluyendo diferentes elementos que han conformado un festejo tan singular que incluso cuesta entenderlo.

El día de la cruz (que era el tres de mayo) también se ha llamado fiestas de mayo, fiesta de los gamones, las candelas, los columpios, los gamones y ahora, queriendo poner el énfasis en la absoluta singularidad de uno de los elementos de la fiesta, se conoce como "Crujía de gamones", que es lo que más llama la atención.

Esta mañana las asociaciones de vecinos han comenzado a adornar sus barrios, poniendo cada uno lo mejor de sí. Hay algunas que participan en el concurso que organiza el ayuntamiento, para engalanar las cruces, y otras que simplemente continúan haciendo lo que los vecinos han hecho toda la vida. Adornan sus cruces y preparan sus candelas para poder crujir los gamones esta noche.

Y nosotros nos hemos llevado una sorpresa mayúscula esta mañana. Nos llamó nuestro hermano Leandro buscando adornos tradicionales y primaverales... "¡Para una cruz!"

 

 

Y aquí estaba el lienzo de la cruz, en la fachada de la tienda de nuestro abuelo Paco, en la casa familiar que nuestras tías Ana María y Joaquina conservan. Leandro y Laura preparando un escenario para montar la cruz. Por lo visto llevaban varias semanas dándole vueltas a la idea, y nos parece espléndida.

 

 

 


Flores, mantones, cobres, gamones, palmas... y una cruz que nos recuerda "levemente" a la señora Patacabra Carnavalesca, y que más ubriqueña no puede ser.

 

Una preciosa flor para Laura💜

 

Leandro y Laura se han esmerado en los detalles, incluida la iluminación de esta fantástica cruz de mayo, que saludará a todos los ubriqueños y visitantes que se acerquen esta tarde a la candela de la Plaza de la Verdura, la candela más "familiar y cercana". Cada vez nos recuerda más a nuestro padre, lo que no se les ocurra a ellos, no se le ocurre a nadie.


La cruz en la frutería: "Especialidad en gamones"

Atención al detalle del haz de gamones



Girasoles, cobres del patio de abuela Julia y un azulejo muy ubriqueño



Palmas y semillas de gamones, que no se nos olvide lo fundamental



Flores, mantones y cobres, recuerdo de la casa de abuela



Y también recuerdos de abuela Natalia


Y claro, con tantos detalles y tantos preparativos, a Leandro y a Laura les han salido un montón de curiosos esta mañana, nos han contado que en Granada ponen un pero (una manzana) en las cruces para que no les pongan peros, aunque eso aquí no va a suceder, porque no hay una cruz más original que esta.

 

 


Conociendo a Leandro, seguro que aún encuentra un detalle más que añadir a la "Cruz Cabello", que saluda a quienes llegan a La Plaza con un mensaje de bienvenida, un poquito de historia, un deseo de salud para todos y un eslogan que debería calar en todos nosotros:


Esta cruz de mayo tan ubriqueña, con reminiscencias de una celebración anterior, da la bienvenida a  todos los que hoy nos visitan y quieren vivir una de nuestras fiestas más preciadas, única en el mundo. La fiesta de los gamones

Dando la entrada a la Plaza de la Verdura, está dedicada a todos los que necesitan que se cruja un gamón a su salud, y a la memoria de todos los ubriqueños y ubriqueñas que han vivido esta celebración centenaria y han hecho de ella un festejo único en el mundo.

Erigida en la fachada de la familia Cabello Janeiro, y siguiendo uno de los ritos más originales de nuestra cultura, os anima a crujir muchos gamones a la salud de… ¡¡todos!!

 

¡Menos cañones y más haces de gamones!

jueves, 28 de abril de 2022

28 de abril ¡Qué día tan bonito para nacer!

 

Rosa abardela  para mamá

Fotografía de Leandro Cabello Izquierdo



Por Esperanza Cabello


Querida mamá:

Hoy hace exactamente noventa años que naciste. ¡Noventa años! Y aunque parece una edad muy avanzada, se queda corta con lo que en realidad vivirás entre nosotros, porque eres, para todos los que te queremos, eterna: y siempre será así, porque vives en nuestros corazones y en nuestro recuerdo constantemente.

Parece mentira cómo pasa el tiempo, y más aún cuánto deseo, de todo corazón, seguir tu ejemplo siempre. Cuando era pequeña, si me preguntaban qué quería ser de mayor, siempre respondía que arqueóloga o maestra, ahora, pasados ya los sesenta y con la mochila de vida que llevo a la espalda, solo deseo ser una cosa: Ser como mi madre.

Porque es en estos momentos, cuando la tranquilidad, el sosiego y los momentos felices se han instalado en la vida, cuando más me doy cuenta de lo que fuiste, de lo que eras y de lo que serás siempre: nuestro apoyo y nuestro modelo.

Echo mucho de menos poder hablar contigo, aunque sea  de las cosas más nimias, contarte lo feliz que me siento de saber que tienes dos bisnietas adorables, que Victoria es todo un personaje, inquieta, feliz y simpática, como tu hijo mayor; que Luna nació el mismo día que tú y que hoy cumple un añito, me encanta que naciérais el mismo día, así tengo la ilusión de que siempre pensaremos en vosotras dos cuando apaguemos las velas de la tarta de cumpleaños. Y serás la más feliz del mundo sabiendo que tu bisnieto Manuel viene en camino, fuerte y repartiendo felicidad en esta espera.

Echo de menos también tantos ratos de conversación seria, tú siempre escuchando todos los puntos de vista e intentando comprender. Echo de menos aquellos ratos de silencio, cuando ya no estabas tan bien, entonces también  seguías siendo mi refugio y mi confidente y yo estaba segura de que me oías y me entendías.

Imagino que cada persona que ha perdido a su madre debe de sentir el alma rota, y que cada uno vive con sus recuerdos y sus melancolías, pero estoy segura de que no tantos pueden declarar, firme y noblemente, que su madre fue siempre honesta, sincera, fuerte, valiente, comprensiva, cariñosa, prudente, discreta... (y si leyeras esto seguro que te sonrojarías y me recordarías que el blog es para hablar de papá).

(Mi madre nació en un pequeño pueblecito de seis mil habitantes, en 1932, vivió una época difícil, muy difícil, como todos los españoles, porque sufrió en sus propias carnes lo más duro de la Guerra Civil, desde saber que habían matado a la madre de su querida María fría y cruelmente, hasta quedarse sin padre durante muchos años, porque lo habían encarcelado y lo habían dado por muerto. Su madre y sus abuelos se encargaron de que todo fuera lo mejor posible, y cuando su padre regresó, todo había cambiado.

Fue una estudiante brillante, ávida lectora, muy culta, muy interesada por la música, por el pensamiento, por la vida. Dócil y muy devota, su vida estuvo llena de grandes alegrías y muchas tristezas. Siempre fue la familia lo más importante para ella, nos dedicó todos los minutos de su vida, siempre con el mismo talante y la misma comprensión, aunque fuésemos adolescentes y jóvenes un poco demasiado rebeldes para aquel mundo de los setenta tan cambiante). 

Mamá, ahora que yo también soy madre y abuela, no pasa un día sin que intente ponerme en tu lugar y comprenda lo difícil que te lo pusimos en algún momento, lo siento mucho mamá; ahora quisiera que algunas cosas hubieran sido diferentes para protegerte, aunque siempre has sido tú la que nos has protegido.

Me siento muy afortunada de que hayas sido tú mi madre, y muy agradecida por todo lo que he podido aprender de tí, mamá, y en este día de cumpleaños, en este día tan bonito para nacer, todo mi cariño y mis ilusiones se reparten entre mi querida madre y mi querida nieta, con el anhelo de que la vida de esta chiquitina sea tan plena como la tuya y de que a través de nosotros pueda recordarte, ella también, siempre.

Verás que Leandro fue a fotografiar tus flores favoritas, las abardelas; Manolo tiene para ti un nuevo rosal de pitiminí (como te regalaba papá en cada cumpleaños); y los demás te hemos buscado muchas  flores en aquel olivarito en el que tantos ratos felices pasamos en nuestra infancia, todo en él nos recuerda a nuestros abuelos, a papá y a ti, flores humildes, discretas y preciosas, como tú.


¡Feliz cumpleaños, mamá! Te queremos muchísimo.

 













martes, 26 de abril de 2022

La palmera del convento de Ubrique

 

El convento de Ubrique antes de su restauración


El Convento de Capuchinos de Ubrique



El artículo que podemos leer a continuación fue escrito por Manuel Cabello Janeiro a principios de los 70 para participar en los juegos florales de la sierra. Fue publicado en el diario ABC el 11 de septiembre de 1974 y por el Diario Sur de Málaga

"Del seráfico convento, barco varado en el solitario mar de sus huertas, aún quedan enhiestos dos mástiles de sutiles alturas: la espadaña trinitaria de su campanario y su centenaria palmera.
El convento de Capuchinos de Ubrique, sobre una liviana moheda, está vacío muchos años ha. Solo el santuario lo ocupa la Patrona, Santísima Virgen de los Remedios.
La mole conventual, tranquila, reposada y blanca, atesora sobre la piedra su recuerdo y se airea con los acompasados movimientos de una palmera. Su figura es como una huella indeleble y fiel de su pasado. Esa única y gigantesca palmera, de tronco recto y alto, con hojas laciniadas formando su penacho, se encuentra en el pequeño camino que conduce a una alameda; en ésta, entre fuentes y manantiales, pilones y albercas, la reminiscencia de un exhuberante pasado. Ella misma se doblega con rítmicos vaivenes tocados por el aire: A la izquierda y a la derecha, a todos lados, en reverenciales movimientos desde su altura hace un esfuerzo por escudriñar lo que por su alrededor pasa.
Mientras... Soledad y silencio.
Al pie de la palmera yo descanso y me quedo profundamente dormido...

"¿Qué buscas tú por aquí?" -me pregunta la palmera. Ya ves, yo siempre sola. A veces me distraigo mirando de un lado para otro, así cambio mi monótona postura. Hoy te he encontrado a tí.
Nací cuando trajeron a la Virgen de Sevilla ¿Lo sabías? Yo era muy chica, apenas era un palmito en el suelo. Junto a mí, en esa gran piedra junto al instituto, se apareció la Señora a Leonor, la hija del hortelano. ¡Qué susto pasó la pobre!
Varios años antes, en 1663, el Duque de Arcos, Don Rodrigo, había pedido construir un convento en Ubrique, porque dos veces los capuchinos le habían salvado la vida, y él sabía que los capuchinos les harían mucho bien al pueblo. Pero no fue la Casa Ducal quien construyó el convento. Lo hizo el pueblo entero, bajo el patronato de aquel genial Alonso Borrego, que en su día quiso ser cartujo, o carmelita, o capuchino, y terminó siendo "cura de misa y olla". Con él trabajó incansablemente el síndico capitán Morales.
Aún sin terminar vino una pequeña comunidad de capuchinos. Se instalaron en el San Juan. Como superior venía fray Bernardino de Granada.
Cuando la Virgen se le apareció a Leonor (tenía la niña ocho años), le entregó un cordón de sayal y una carta.
Ya te digo que todo el pueblo trabajó para construir el Convento. Con tanto ahínco y tesón que la monumental obra fue realizada en un tiempo récord de ocho años: entre 1660 y 1668. Y hubo hasta sus anecdóticos accidentes. Recuerdo que un grupo de ubriqueños se adentró en los montes propios de Cortes de la Frontera para cortar la madera necesaria para las obras y fueron hechos presos por la Guardia. Hubo que andar muy prestos para poderlos liberar.
Cuando trajeron esa bonita imagen de la Patrona, la que está en el Santuario, desde Sevilla, regalo de la comunidad Trinitaria, Leonor, que estaba muy cerquita de mí, gritaba y gritaba, a sus veintidós años, que era Ella, la mismísima, que de niña se le había aparecido.
¡Si vieras cuántas y cuántas cosas he visto desde mi altura...!
Recuerdo al hermano Diego de Cabra, que por olvidar una cartera en la fuente perdió la vida. A fray Pedro de Teba, el "eminentísimo ingeniero", creador del suministro de agua del convento y de la población. Y ¿qué decir de los venerables Felix José de Ubrique, predicador en la corte de Carlos II, e Ignacio Calvo, muerto en olor de Santidad?
¿Y de aquella noche tormentosa, en la que el padre Buenaventura subía a los picos de nuestra sierra pidiendo a Dios que calmara la tempestad? Allí dejó clavadas tres cruces, la del Tajo, la de la Viñuela y la del Benalfelix; y no contento con esto construyó El Calvario y su Vía Crucis.
¿Y José Caamaño, el beato Diego de Cádiz chiquito?
¿Te cansas de tantos nombres? Desde mi altura he visto todos los azotes habidos en Ubrique. El cólera de 1.800; la peste amarilla y los vómitos negros de 1.804; la sequía de 1.817, el cólera morbo de 1.855, centenario ya el voto de los cabildos.

He contemplado las numerosas vicisitudes políticas, cómo el 16 de mayo de 1.810 los franceses arrasaron el pueblo; los graves atropellos que sufrió la población entre 1.869 y 1.873, con el asesinato del alcalde Toro; los efectos funestos de la Mano Negra, ahora hace un siglo; los incendios de 1.936... ¿Para qué te voy a hablar más de tanta tragedia?
Porque pienso que tras todas las tormentas llegó la paz y la calma. Pues ahora, desde mi altura, sólo veo la quietud, la laboriosidad, la entrega total de un pueblo, mil veces renacido de sus propias cenizas, como el Fénix de leyenda.
Párate y observa tú mismo esa grandeza. Mira el Calvario, clavel blanco en la solapa de la Sierra, y pensarás en el Beato Diego de Cádiz de niño. Mira sus cruces iluminadas, llamas hacia el cielo, y recordarás al seráfico Buenaventura. Columbra la Cornicabra, y sentirás envidia de su altura, porque allí se está más cerca de Dios. Observa el San Antonio, con los rubores de antaño, y a sus pies intrincadas callejuelas, con sabor morisco, mostrando sus desnudeces con cándida hermosura. Sus nombres son nostálgicos recuerdos: Fuentezuela, Ladereta, Libertad, Caracol, Saúco, Guindaleta; o pícaras reminiscencias del pasado: la de los gatos, la del pescado, Culito, Tragamasa...

Y todo esto forjando un Ubrique moderno, que nace de sí mismo, haciendo bandera de su nombre. Bandera que portan sus hombres como estandarte en la batalla de la vida. Luchan y vencen, levantando nuevos mundos . El mundo de la industria, del poder y la riqueza. El mundo del prestigio, ganado paso a paso, gota a gota por la habilidad de sus manos artesanas. El mundo del amor, porque amor ponen en las piezas que construyen. El mundo de la fraternidad con los otros pueblos de la Sierra. El mundo, en fin, de su propia grandeza.

La tarde comenzaba a declinar. La palmera me dijo un suspirado adiós, nacido del mejor de sus contoneos. Después... Soledad y silencio.



Manuel Cabello Janeiro. Ubrique, agosto de 1974.



Enamorados de este monumento de Ubrique, Manuel Cabello Janeiro y Esperanza Izquierdo Fernández abogaron siempre por su restauración, y lo propusieron en repetidas ocasiones como sede del futuro Museo de la Piel de Ubrique. Hoy día, tenemos la suerte de contar con la exposición "Manos y magia en la piel", auténtico germen de un verdadero museo.



Esperanza Cabello Izquierdo. Ubrique, marzo de 2009.