lunes, 16 de septiembre de 2019

¿Nos vamos al cine? Cine Discoteca de Ubrique




Por Esperanza Cabello


Nuestra hermana Natalia nos ha traído algunos recuerdos muy curiosos de finales de los setenta y principios de los ochenta.
Este primero es un folleto de 1982 anunciando una película en el Alcázar. Se trata de "El mundo secreto de la Señora Brisby", una entrañable película de dibujos animados que relata la vida de una pequeña ratona de campo.
Por supuesto que los responsables del cine se encargaron de anunciar que se trataba de uan actividad para niños y, a falta de imágenes, el gancho es "con el número de la entrada se rifa un balón".
Por cierto, el folleto se había preparado en la imprenta de Rafael Fatou.
¡Gracias, hermana!


.

domingo, 15 de septiembre de 2019

El Primer Festival Flamenco de Ubrique





Por Esperanza Cabello


Nuestra hermana Natalia nos ha traído algunos documentos de recuerdo de actividades celebradas en Ubrique a finales de los setenta y principios de los ochenta.
El primero que nos ha llamado la atención es este folleto anunciando un festival flamenco.
 
El Primer Festival Flamenco de Ubrique se celebró el once de septiembre de 1982 en el Cine Andalucía (un cine de verano que se encontraba al principio de la avenida de España.
Organizado por la Peña Flamenca, fue presentado por  Pepe León y participaron en él los artistas locales Manuel Román, Manzanito, Rafael Flores, Atanasio Villalba y el Duende Gitano.
A la guitarra los artistas Juan Pedro y el Carbonero; a la guitarra flamenca los niños Miguel Camballa, de trece años, y Manolito Ruiz, "el Colorao", de catorce años.
También actuaba el conjunto rociero "Ecos de la Sierra".
El baile corrió por cuenta de "Los niños Flamencos de Jerez", y como artista invitados al cante el Chiriva del Valle, el Piconero, Manolo Simón y el Rubio.

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención ha sido en el listado de colaboradores, más de veinte empresas y particulares colaboraron con la organización, y entre ellos destaca, por méritos propios, el"Kiosko la Panala". Fantástica la afiución de Ana por el flamenco y estupenda la colaboración de un quiosco de chucherías con un evento tan relevante.

La gran familia flamenca de Ubrique continúa, más de cuarenta años más tarde, celebrando festivales, manteniendo programas de radio y descubriendo grandes figuras del flamenco en nuestro pueblo.


.

jueves, 12 de septiembre de 2019

Cómo hacer jabón natural con sosa y aceite usado

Jabón de sosa para la limpieza




Por Esperanza Cabello



Hace ya diez años (en esta entrada) explicábamos que nuestra tatarabuela Ana Córdoba Leytón había tenido una almona en la plaza de la Verdura de Ubrique. Una almona es un lugar en el que se fabrica jabón con sosa y grasas.
También explicábamos cómo la hermana de María Morales nos había enseñado a hacer jabón tradicional y cómo nosotros habíamos modernizado el procedimiento, consiguiendo fabricar cada verano el jabón necesario para todo el año.
Se trata de una receta muy simple. Necesitamos medio kilo de sosa caustica en escamas, un litro de agua, dos litros de aceite usado y algunos utensilios de los que hay en cualquier cocina.






Guantes para proteger las manos (manipular la sosa puede ser peligroso), una vara metálica para remover, un cubo resistente y, lo más moderno, una batidora vieja que aún funcione.






En primer lugar ponemos la sosa en el cubo, hay que escoger un lugar aireado y ventilado. No sirve la sosa en bolitas, la de limpieza como la que podemos encontrar en Mercadona, debe ser sosa en escamas.






Vamos añadiendo poco a poco el litro de agua, moviendo con una varilla y teniendo mucho cuidado de no respirar los gases tóxicos de la sosa. Una mascarilla puede venir muy bien.






Una vez mezcladas la sosa y el agua, comenzamos a batir con la batidora, despacito, como si fuera una mayonesa, empezamos a añadir el aceite. Aquí hay que tener un poquito de paciencia.
Si hemos utilizado la cantidad recomendada, en unos minutos comenzará a cuajar y se formará una pasta un poco más densa que la mayonesa.
Si hace frío la pasta es más líquida al principio, en verano resulta más fácil hacer el jabón.





Una vez adquirida la consistencia necesaria, vertemos el jabón en un molde. Nosotros utilizamos uno de porcelana, aunque podría ser de madera, mejor que no sea de plástico porque con el calor que desprende la sosa podría deformarse.





 A continuación ponemos el molde con el jabón al aire libre, preferiblemente al sol. Nosotros en esta ocasión le hemos añadido la ralladura de una pastilla de jabón, para que haga más  espuma al utilizarse.






Al día siguiente el jabón habrá empezado a solidificarse. Antes de que se endurezca le hacemos unas marcas con un cuchillo para poder desmoldarlo y poder cortar los trozos. Esperamos aún unas horas.





Y aquí están los taquitos de jabón, los utilizamos sobre todo para las manchas de la ropa, y, rallado y disuelto en agua, para limpiar el suelo o añadir a la lavadora.
El uso de la sosa puede ser perjudicial para la piel, y aunque nuestras abuelas se lavaban la cara y las manos con este jabón, más vale utilizar otros jabones más suaves para el uso personal.


.

domingo, 8 de septiembre de 2019

La procesión de Nuestra Patrona: Recuerdos de José María Cabello




Por José María Cabello Janeiro
 


8 de septiembre de 2019

En el entresueño mañanero de esta hora temprana estoy dudoso si fue el último chupinazo de "los fuegos" o los primeros avemarías cantados en la aurora los que me han despertado. El almanaque de salón, al coincidir este año con el domingo, destaca en rojo vivo la fecha. Día del nacimiento de María, la Madre de Dios. Fiesta de la Virgen de los Remedios. Patrona de Ubrique y de los ubriqueños, así como la de tantas ciudades y pueblos españoles que veneran hoy a la Virgen con tan diversas y hermosas advocaciones. En Málaga hoy, la Virgen de la Victoria bajo cuyo título también la venero. Pero estoy aquí y sueño en mi pueblo y tengo mi devoción mariana envuelta en el celofán de mis mejores recuerdos infantiles, el más permanente. La de veces que, de niño, ante la Virgen de los Remedios recé y canté la Salve. Me gusta la advocación mariana de Los Remedios porque encierra en Ubrique los elementos esenciales de una fiesta religiosa. Su historia, la devoción popular permanente y hasta algún elemento legendario que le añade un plus de proximidad y de misterio. Así nuestra Patrona. Curiosamente la advocación de Los Remedios es de origen de la orden trinitaria, pero fue la orden Franciscana de los Capuchinos la que mantuvo su culto y devoción durante siglos, en el Convento. La devoción popular es innegable. Lo confirma la corriente humana de ubriqueños y ubriqueñas que la acompañan esta tarde en su recorrido procesional. Y el sorpresivo encuentro de su imagen, es el elemento añadido emocional que nos ayuda a tener más próxima y cercana a nuestra Madre del Cielo. A la Virgen de los Remedios. !!Felicidades, Ubrique!! !Felicidades a tantas Remedios y Natis que honran con su nombre a nuestra Patrona! Y recordando mi cuadro familiar: !Felicidades a mi hermana María Remedios y a mis sobrinas Reme Arenas y Reme Viruez!
Humildemente he entrado en las grandiosas naves de la Catedral de Málaga. Es la Misa Pontifical, previa a la Procesión de la Virgen de la Victoria. El oficio religioso está ya iniciado. En el coro la coral Virgen de la Victoria entona una polifonía clásica. Inmediato, el recuerdo positivo que desde "los chicos del coro" hasta ahora -! Felicidades!- el grupo musical "Canticorum júbilo" acompañaron los cultos a nuestra Patrona. De pronto llenan todas las naves los armoniosos aspergios del doble órgano de la Catedral construido por Julián de la Orden en el siglo XIII. Un orgullo para Málaga. Y enseguida, mi recuerdo triste. Como en una cena familiar se nota el vacío de una silla no ocupada, en la Cena Eucarística de hoy falta nada menos que el órgano donado que solemnizó tantas fiestas religiosas en Ubrique. Hace meses fue desalojado de su templo. No volverán sus notas vacías a sonar solas como nos contó bellamente Bécquer ocurrió en San Inés de Sevilla al morir Maese Pérez, el organista. Pero estoy seguro que del entresijo de maderas que se depositaron a la salida por San Pedro, las invisibles notas de la doble escala y del pedalier del instrumento musical, empujadas por un favorable viento de agradecimiento, rompieron las nubes y llegaron al Cielo. Y terminaron en manos de la donante doña Isabel Domínguez, que tan ilusionada estuvo con su regalo, en tan corto espacio de tiempo perdido. Aquí, me quedo de espectador al iniciarse la procesión. Pero mi incansable imaginación me traslada a Ubrique. Estoy en la plaza principal. Me uno a un corto recorrido y espero su llegada. Mi voz ya bien gastada la uno al grupo total que entona la Salve Popular. Saltan los vivas espontáneos. Y del fondo de mi alma y con las fuerzas que me restan, proclamo con mis paisanos:
¡Viva la Virgen de los Remedios!



Nota de las seis de la tarde: Nos ha comunicado nuestro hermano Francisco, miembro de la Hermandad de Nuestra Señora de los Remedios, que hoy, durante la procesión de la Patrona, la PRIMERA LEVANTÁ será por nuestro hermano Manolo Cabello, que con una voluntad de hierro lucha contra la enfermedad y, sacando fuerzas de flaqueza, acompaña las celebraciones cantando con el grupo coral Canticorum durante la Novena y la Función.


.

Fuegos artificiales en Ubrique en 1863

Diario Católico "La Regeneración"
Enero de 1864
Biblioteca Nacional de España
Hemeroteca Digital




Por Esperanza Cabello


En nuestras visitas a la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional encontramos cada vez más referencias a nuestro pueblo, y a veces nos sorprendemos terriblemente.
Y ese ha sido el caso hoy, hemos localizado, en la sección de Cartas al Director de un diario católico de mediados del siglo XIX llamado "La Regeneración", una carta enviada por un ubriqueño que firma con la inicial "N." en la que relata los actos en honor a la Inmaculada Concepción que habían tenido lugar en la parroquia de Ubrique en el mes de diciembre de 1863.
Es una carta muy larga, llena de circunloquios y grandes palabras, como corresponde a la época, y leyéndola detenidamente descubrimos los tópicos de la época. El autor quiere dejar claro que un grupo de ubriqueñas, reunidas en una asociación, habían organizado unos actos memorables, llegando incluso a "quemar algunos fuegos artificiales".
Hemos transcrito una parte de la misiva, sobre todo la referida a los nombres de las señoritas, con apellidos conocidos (Jaén, Vegazo, Coveñas, Calancha, Romero, reguera, Domínguez, Zarco,Melgar, Vecina, Macías, Ruiz, Coveñas...) y al presbítero, don Sebastián Coveñas, que era tío de nuestras queridas "Piñeritas", las tías de nuestra abuela, y del que, casualmente, tenemos una fotografía.


Don Sebastián Coveñas, presbítero
Fotografía de Esperanza Izquierdo




Señor Director de la Regeneración.

                Muy señor mío: si alguna vez pueden explicarse en estos tiempos modernos los instintos de un pueblo católico, menester es fijar la idea en la ocasión que ha presentado esta villa de Ubrique en el suntuoso homenaje  que la asociación de señoritas jóvenes consagradas á la Inmaculada Concepción de María Santísima, bajo los auspicios del Exmo. Sr. Obispo de esta diócesis de Málaga, ha tributado á su Patrona el celebrar la fiesta de su inauguración.

En un pueblo tan eminentemente religioso como Ubrique había de producir sus efectos naturales tantas asociaciones como se han instalado por todas partes, nacidas á efectos de la declaración dogmática de la Concepción Inmaculada (…).

                Bajo la dirección del venerable clero, y muy principalmente del señor Párroco, don Antonio Manuel Ruiz, del presbítero don Sebastián Cobeñas Macías y don Manuel Vegaso Romero, se hallaban ya instalados diez coros de señoritas jóvenes, presididas por la simpática doña Catalina Jaen Melgar (…)

                Desde luego las señoritas doña Catalina Jaen Melgar, doña Josefa Reguera Vegaso, doña Josefa Romero Zarco,  doña María Romero Calancha, doña Josefa Domínguez Zamora, doña Ana Vecina Rodríguez y doña Ana Vegaso Gutiérrez se encargaron, como empleadas de la asociación, en disponer y proporcionar los ornatos del templo (…).

                Se anticipó la idea de esta gran solemnidad con la suntuosa novena que desde la víspera principiara, en la que, renovándose cada día los esfuerzos de la devoción con las majestuosas imágenes del culto, apenas se podía creer que hubiera medios de engrandecer sus pompas, ni tampoco esperarse que aquellos diferentes rasgos de recogimiento, de virtud y de magnificencias eran preludios para el día que se aproximaba.

                En fin, después de la iluminación, en la que se quemaron algunos fuegos artificiales, ¡qué espectáculo tan grandioso ver representadas todas las bellezas de un gran pueblo! (…)

                Ruego á V.,Sr. Director, se sirva insertar el ligero bosquejo que hago de la suntuosa función religiosa que ha tenido lugar en esta villa, á fin de que se instruya el público de todo, por cuyo favor le vivirá agradecido su servidor Q.B.S.M. –N.



 Comienzo de la carta de "N."
Nos encanta la fórmula de despedida: "... su servidor que besa su mano, N."


.

sábado, 7 de septiembre de 2019

¿Quién era Emiliano Suárez, el de los fuegos artificiales de Ubrique?

"Los cohetes" Montaje de Leandro Cabello 2013


Por Esperanza Cabello

Ayer hablábamos de las fiestas que comienzan en nuestro pueblo, y buceando en los mares del recuerdo aparece cada año un nombre muy cercano : "Emiliano". Este nombre siempre estuvo relacionado con los fuegos artificiales de Ubrique. Era el pirotécnico que a finales de los cuarenta, en los cincuenta y los sesenta preparaba, él solito, los fuegos de la víspera de la Patrona.
Pero desconocemos absolutamente todo de él, así que hemos recurrido a nuestro tío José María Cabello para saber algo más de este ubriqueño famoso, y así recuperar su recuerdo.
Emiliano se casó mayor y no tuvo descendencia, recordamos a su esposa, apellidada Dorado, a la que llamaban "la Dorada", que era vecina de nuestra abuela Natalia, pero no conocemos a su familia.
Si alguna persona pudiera aportar algún nuevo dato o incluso fotografías le estaríamos muy agradecidos.


Emiliano Suárez, por José María Cabello



Emiliano Suárez fue un personaje popular en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. Era zapatero, vivía a la altura de “los Rojita”. Su popularidad la alcanza en su doble condición de Sacristán de la Parroquia y  ser el primer pirotécnico ubriqueño. Él siempre fue el encargado de "los fuegos" cuando se realizaban en la parcelita de la derecha, haciendo brillar el San Antonio o en la viña de las Monjas al lado del Convento. Un artesano. Un artista como tantos ubriqueños. Naturalmente los medios utilizados eran escasos. Él mismo preparaba cohetería de todo calibre, algunas ruedas de fuego y la traca final. Algunas veces le admirábamos el toro de fuego deslizante, hecho por el propio Emiliano. Y siempre el letrero incandescente con la explosión simultanea de palmeras multicolores con la expresión popular “Virgen de los Remedios”.

Su profesión original era de zapatero. Pero al iniciarse “la incivil”, en los confusos primeros días fue detenido en su condición de sacristán (??) Formó parte, por tanto, del grupo de presos con el abuelo Paco y otros compañeros hasta el día 27 de julio en que consiguen su liberación. Entonces se inicia la tremenda opresión represiva. Vuelta a su vida civil, durante poco tiempo recuperó su antigua situación en la parroquia. Pronto fue sustituido por un ubriqueño ejemplar, Bartolomé Ramírez, que modelo de  “selfmen" fue administrador de Correos. Emiliano, entonces, aparece como santero ocupando la vivienda anexa al San Antonio donde prosigue su profesión de zapatero y va iniciando su almacén de pirotecnia. Con la venia de la autoridad civil se traslada, casado bien mayor, con la señora Dorado al Convento. Allí se instala en su oficio único de pirotécnico, que ejerce en Ubrique y pueblos cercanos. Pero convierte los bajos del monasterio en un peligroso arsenal de pólvora y cohetería, del que nadie se preocupó. La Virgen de los Remedios, de la que Emiliano era fiel devoto, tendió una vez más su manto. Jamás hubo desgracia alguna. Y hasta aquí llego en la historia de Emiliano. Me encantaría que alguien rebusque en su álbum familiar y nos regale la vista de aquellos fuegos de Emiliano en el San Antonio o en las monjas. El público, como ahora, multitudinario.




Nuestra Patrona, en el recuerdo y siempre





La imagen de Nuestra Señora de los Remedios en la puerta de la parroquia
Ubrique ¿1965?



Por Esperanza Cabello

Hace ya una semana que los actos en honor a la Patrona de Ubrique comenzaron, precisamente cuando la imagen fue trasladada desde el convento de capuchinos hasta la parroquia el pasado 25 de agosto (en la página de la Hermandad podemos ver las fotografías).
Nuestro tío José María dedicó unas palabras a este traslado:

*!Peregrina belleza! ¿Dónde caminas? " A que los ubriqueños la sientan más cercana para postrarse a sus pies. Y los que vivimos fuera, admirarla en su paso, agradecerlo a quienes nos la hacen tan proxima, a los fieles portadores entre los que, un año más, lo hace mi sobrino Francisco. Y por hacernos recordar, a quienes nos pesan los años, "cuántas veces, Madre, recé la Salve"

 
 Comienza la novena, nueve días de predicación y mucho movimiento en la iglesia, donde, entre otras actividades, hemos podido oír el pasado miércoles la misa cantada por Canticorum (en este enlace).

Hoy es el Día de los Fuegos. Esta noche habrá, como cada año desde que tenemos memoria, un castillo de fuegos artificiales en honor a la Patrona que finalizará pasada la medianoche, cuando sea el día de la Virgen. Y de nuevo encontramos las palabras de nuestro tío José María recordando estas fiestas y al antiguo encargado de los fuegos, Emiliano, ante una fotografía de Santiago Guerrero:

"Los Maza, los Peña y el San Antonio. Dentro del cuadro único de nuestra sierra. Y un artista, cámara en ristre, capaz de hacernos ver con un solo golpe de vista de tres realidades de Ubrique. Su viejo casco, lo moderno y la tradición piadosa. Todo en vísperas de los fuegos y de la Virgen. Solo los más mayores, entre las brumas del humo y el penetrante olor de pólvora y de pies, adivinamos la figura de Emiliano con el brillo de la mecha en su mano y desplegándose hacia la plaza un toro brillante de fuego y un enorme cartel, que nos encanta recordar y repetir "Viva la Virgen de los Remedios" !Gracias, Santiago!"

Y nosotros hemos encontrado en nuestro archivo familiar estas magníficas fotografías de un ocho de septiembre de 1964 o 1965. La primera es en la puerta de la parroquia. La Virgen, aún sin entronizar, preside un altar al aire libre, y los bancos de la iglesia están en La Plaza, imaginamos que esperando a la misa.
Las otras dos fueron hechas durante la procesión,  en la calle del Agua. Da muchísima alegría ver todos los balcones llenos de niños y mayores al paso de la procesión. Es muy difícil reconocer a las personas, pero nos parece ver a Manola Moreno a la derecha de la imagen y a Julián Macías a la izquierda, uno de los porteadores.





Y también es muy curioso ver, en esta última fotografía algunos de los negocios de la calle del Agua. La Prensa Marisa a la derecha, casi en la esquina de la calle Prim, y justo enfrente la peluquería de Anita, donde iban nuestras tías.



Así que hoy comienzan las fiestas de Ubrique. Esta mañana el concurso de pintura rápida Pedro Lobato Hoyos; por la noche los fuegos; mañana las celebraciones en honor a la Patrona; el lunes fiesta local y a partir del martes... la feria.
¡Felices fiestas a todos!


Nota del mediodía, por José María Cabello.

Son las doce del mediodía del siete de septiembre. La fiesta que indica nuestro almanaque es la de San Ambrosio, Arzobispo de Milán que enalteció, como padre latino de la Iglesia, la celebración de la fiesta de mañana. La solemnidad de la Natividad de la Virgen. Y suenan como una lejana armonía las campanas de la catedral de Málaga, que diviso desde una de mis ventanas, preanuncio de la festividad mañanera de la Virgen de la Victoria, Patrona de Málaga y su diócesis, de la que Ubrique formó parte. Pero el sonido, el recuerdo y añoranza, con mi sentimiento, traspasan los montes que me rodean y el dulce repiqueteo de la Catedral me hace oír la voz cascada de la campana del San Antonio mezclada con la alegre sintonía de las dos fijas -el ton y el tan- y las dos al vuelo - tintin y tantan- que coronan el campanario de la Parroquia de Ubrique. 
También percibo el chupinazo inicial que señala el inicio de las dobles fiestas de mi pueblo. La religiosa y la centenaria feria para el ocio. Unidas en las fechas, pero en bloques bien distintos. Y separadas. Soñaré esta noche, despierto, el esplendoroso espectáculo de luz y sonido con los fuegos de artificio. Y me imaginaré una vez más que se abren las entrañas de la sierra con la luminosidad de los cohetes y el ruido de los petardos. Por hoy, no va más. Me uno a la colectiva alegría de mis paisanos. Y dedicaré unas líneas a la que a todos nos une. Nuestra Patrona, la Virgen de los Remedios.