lunes, 1 de junio de 2009

El Dodge: un buen coche

Foto: Natalia Fernández Piñero, 1954


Nuestro abuelo Leandro había vendido su primer coche, un Buick del año 42, porque representaba más trabajo para él, y además era un gran compromiso poseer el único coche del pueblo.
Pero la modernidad se iba imponiendo, y a principios de los cincuenta compró otro vehículo, esta vez un Dodge Coronet, que ya tenía un uso más familiar que profesional. En esta foto podemos ver a nuestra abuela Natalia el 24 de abril de 1954 en un viaje a Sevilla.
Los transportes habían avanzado mucho, de los dos días que nuestro bisabuelo Francisco Izquierdo (arriero de profesión) tardaba en llegar con sus mulas a Sevilla a las ¡¡cuatro horas!! que se tardaba con el dodge.
Más tarde cambiamos de coche, a finales de los cincuenta el nuevo vehículo era un Dodge Dart, que mostramos en la fotografía siguiente.


Foto: El Dodge que conocimos: el "Simca estirazao"
(Pinchando en la foto se ven los otros coches del garaje)

Este coche ya lo conocimos casi todos los nietos mayores, cuando había que ir a Ronda, o a Sevilla, o los veranos a Cádiz allí que nos montábamos en el "simca estirazao" que le decíamos, y hacíamos el viaje. Casi siempre nos llevaba alguien de la fábrica, Víctor o Paco, que también nos llevaban cuando había que recoger a nuestro abuelo del aeropuerto de Sevilla.
¡Qué curvas! ¡Qué carretera! La mayoría de las veces no llegábamos a la cueva del Arenal y ya había que parar porque "teníamos fatigas". Y después las ventas: la venta Remedios, en la "hedionda", la Mesa Jardín, el cruce de Arcos, el cruce de las Cabezas. ¡Qué camino tan larguísimo...!


1 comentario:

amparo dijo...

enhorabuena de parte de un ubriqueño afincado en ceuta, es un blog ameno, curioso y muy aparente (que dirian en extremadura), veo por las fechas de los post que es bastante jovencito, espero que continueis mucho tiempo con el. un abrazo.