jueves, 23 de septiembre de 2010

Mis investigaciones gaditanas

 Cádiz, verano de 2010

Texto y fotos:
Leandro Cabello


Mis investigaciones gaditanas

Como se vio en una entrada anterior, una de las cosas que perdimos en Ubrique en las riadas del invierno pasado fue la Veredita Estrecha, que acabo, debido a la fuerza del agua, en el pantano de los Hurones. 
Pues bien cuando este año llegué a Cádiz a pasar unos días, me propuse intentar recuperar ese trocito de Ubrique ya que sabía que el agua que se bebe en Cádiz procede precisamente de los Hurones, me puse manos a la obra y armado con la jarra Brita, que filtra el agua, comencé a colar agua.
Pero después de muchos litros me di cuenta  que no iba por el buen camino y aparte de los pocos restos sólidos que conseguí, el agua llega en buenas condiciones, se podía dar el caso de que los restos sólidos no fueran solo de la veredita estrecha sino de muchas vereditas de la sierra de Cádiz que acabaron en el pantano debido a las fuertes lluvias. 



El agua de Cádiz no tiene residuos de nuestra sierra
 

No quise dejar mis investigaciones. Cádiz es un magnifico lugar y es fácil  encontrar sitios, personas o cosas relacionadas con Ubrique.
En un paseo por sus calles te puedes encontrar con la casa de Frasquita Larrea, que en sus cartas describía perfectamente la vida de Ubrique a principio del siglo XIX y que tanto se parece al actual.


Placa colocada en la casa de Doña Frasquita Larrea



En la iglesia de San Juan de Dios te encuentras con dos imágenes del ubriqueño José Fernández Guerrero y del que se hace un interesante estudio en la parte cultural del blog de Los Callejones. De este imaginero ubriqueño hay más trabajos en el Ayuntamiento o en diferentes iglesias de Cádiz. 



 Los arcángeles de ambos lados son obra del ubriqueño Fernández Guerrero.


Siguiendo por Cádiz en busca de temas de investigación relacionadas con Ubrique y poder hacer una entrada en condiciones para este blog llegue a la catedral en la que  estuvo trabajando un tiempo el  arquitecto Miguel de Olivares, primo del anterior y como el también ubriqueño, del que se puede leer su historia en otras entradas o en el blog “Miguel de Olivares y Guerrero.  Arquitecto Neoclásico” de Manuel  Castro. 

Ya que estaba en la catedral entré pues sabía que en el interior se encuentra la capilla del también Ubriqueño Fray Diego José,  que nació en Cádiz por un problema de salud de la madre a la que los médicos aconsejaron que tuviera su hijo en Cádiz (esta historia me suena de algo, porque yo también nací en Cádiz por consejo médico, pero me parecería muy pretencioso hacer una relación).

Encontré un tema más familiar y que tambiién ha sido tratado en este blog. En una muestra de coches clásicos en el patio de los Salesianos me topé con un Dodge.
Por lo visto no es el mismo que tenía mi abuelo Leandro ya que al de él le decíamos el “Simca estirazao” y este parecía un “Simca redondeao”.




No me decidía por ninguno de estos temas para mi investigación veraniega y de pronto vi la luz, para ser más concreto un rayo de luz gaditano, 


Rayo de sol veraniego en la playita de Cádiz


Y recordé que no solo habíamos perdido la veredita estrecha  los ubriqueños por culpa del agua.

También se había perdido, hace muchos años, una lápida romana del Salto de la Mora  en una inundación en el Museo de Cádiz, según me han contado, de modo que me dirigí a las oficinas del museo para culminar mis investigaciones, pero no contaba con que en agosto está todo o casi todo el mundo de vacaciones por lo que a quien le conté el tema de la lapida ubriqueña perdida en una inundación me dijo que volviera en septiembre mientras se despedía de mi con una sonrisa.



 Trajano. Museo Arqueológico Provincial de Cádiz
 

De modo que para consolarme me fui al patio donde están las estatuas romanas del Museo, que es donde se expone, bajo la mirada de la gran escultura de Trajano encontrada en Bolonia, la lápida de Ubrique que aún queda en el Museo.


 Lápida encontrada en Ocurris
Depositada en el Museo Arqueológico Provincial


No es la más grande ni la que tiene más adornos ni guirnaldas pero es de Ubrique y eso la hace especial para mí y allí estuve un rato haciéndole fotos intentando decir sin palabras a la gente que había en el museo “Ésta es de mi pueblo” y leí una vez más aquello de “REPUBLICA DE LOS OCURITANORUM. 


Cosas de la vida: La lápida tiene algo extraño sobre la R
 

De pronto me fijé en un detalle; sobre  la R de "ocuritanorun" hay un desconchón como si el lapicida se hubiera equivocado...
¡Pero esto no puede ser!  Todo el mundo sabe que los lapicidas no se equivocan. ¿O si?

 

LA REALIDAD SUPERA A LA FICCIÓN

Cuando ahora hace un año apareció en  este blog un antiguo lapicida romano que cargaba con la culpa del error de la “R“de Ocurris no podía imaginar ni él ni nosotros lo que consta  en la ficha  explicativa de dicha lapida que tiene el Museo de Cádiz en internet y que nos ha llamado la atención...
Es lo siguiente:

"Frente de la lápida, Cincelado, Letra capital actuaria, Latín, Honorífico
IMP(eratori) CAESARI / M(arco) AURELIO COM / MODO ANTONINO / AUG(usto) PIO FEL(ici), GER(manico) / SARM(atico), PON(tifici) MAX(imo) / TRI(bunicia) P(otestate) IIII, IMP(eratori) X / COS(uli) V, P(atri) P(atriae), RES P(ublica) / OCURITANORUM / DECRETO DECURI / ONUM D(ono) D(atum) (Dado en obsequio del emperador César Marco Commodo Antonino Augusto, Pío, Feliz, Germánico, Sarmático, pontífice máximo, en su cuarta potestad tribunicia, aclamado emperador diez veces, cónsul por quinta vez, padre de la patria, la República de los Ocuritanos, por decreto de los decuriones.) [Letras algo toscas. Altura de la caja 3,5 cm.]"

 Un poco después podemos leer algo sobre la datación de la lápida:

"Por un posible error en la grabación, los números de las distintas magistraturas no se corresponden, por lo que resulta difícil confirmar la cronología del 186, aunque en cualquier caso oscilará entre el 179 y esa fecha"

Es decir que no se puede datar porque el lapicida en la grabación se equivoco de fechas y lo explica:

"179-186 [Los números de las magistraturas no se corresponden entre sí: a la IV potestad tribunicia (año 179) corresponde el I consulado y la II salutación imperial, este año sin embargo, está excluido por el pontificado máximo; Al V consulado (año 186) corresponde la potestad tribunicia XII y las salutaciones VII y VIII, pues Cómodo no recibió la X salutación]"



Todo esto lo considero una anécdota pero que le da más valor, si cabe, a este legado de nuestra historia.
Terminaremos de leer la ficha, porque es muy interesante.

"Observaciones
Disponible para exposición temporal, de acuerdo a la normativa legal vigente."


 
¿Sería posible traerla y exponerla en la Inauguración de la Ermita de San Pedro? Es solo una idea.

Yo pongo mi coche (es una broma, aunque un día en Cádiz con los gastos pagados nunca viene mal...)
 
 
Nota:
 Desde aquí quiero mandar un saludo a todas las personas, historiador@s y aficionad@s que, a base de investigar seriamente, le están dando un valor histórico a Ubrique y la Sierra que desgraciadamente casi habíamos perdido.

.

5 comentarios:

Candela dijo...

Me ha encantado esta entrada!! curioso lo del agua y lo de la lapida!! (y ademas me he dao un paseito por la cara por cadiz, XDDD) Gracias mil!!

Esperanza dijo...

Sería estupendo que se pudiera pedir por un tiempo la lápida al museo y la expusiéramos durante la inauguración del San Pedro. Al fin y al cabo es en ese museo y en el de Sevilla donde están todos nuestros vestigios arqueológicos, podrían prestárnoslos de vez en cuando.
Sólo queda esperar que las autoridades tengan en cuenta la propuesta (y ya van dos, porque también propusimos invitar a Mr Edward Olivares)y soliciten la lápida al Museo.

Jose Mª Gavira Vallejo dijo...

¡Buen trabajo, Lean! Eso se llama vacaciones bien aprovechadas, para ti y para la memoria colectiva de Ubrique.

A mí también me gusta la idea de pedir prestada la lápida al Museo, que seguro que acepta. Por otro lado, el Ayuntamiento podría encargar una reproducción exacta para colocarla en el CIHU - San Juan.

Leandro dijo...

También voy a la playa, pero una de mis aficiones preferidas cuando estoy en Cadiz es perderme por el centro y dejarme llevar por mis pies. Casi todas las fotos han sido buscadas menos la de Frasquita Larrea que la encontré por casualidad. En cuanto a la lapida lo decía porque en el san Pedro se podían exponer documentos importantes de la historia de Ubrique y este me imagino que sera el "documento" más antiguo.

Pedro J. Domínguez dijo...

Por la vereita estrecha se sigue pudiendo pasar, al menos hasta el verano pasado, ahora lo que pasa que es además de estrecha es alta, pues se pasa mas arribita