lunes, 12 de junio de 2017

Aquellos magníficos batidores de Misión Rescate

Carnet de Batidor del programa Misión Rescate
de Andrés García Gómez. 1976     

Por Esperanza Cabello    


Ayer contábamos que muy a menudo la gente nos pregunta por los libros de nuestro padre, o nos comentan, orgullosos, que tienen sus libros, algunos dedicados.
Pero también hay muchas personas que recuerdan a nuestro padre como maestro, y, por supuesto, como una parte fundamental de Misión Rescate en Ubrique.
Esta semana hemos tenido la oportunidad de coincidir en una actividad de Medio Ambiente con nuestro concejal de Jardines, Andrés García, y tuvimos una sorpresa mayúscula cuando empezó a hablarnos de su maestro de Historia (la historia es una sucesión de sucesos sucedidos...) al que recordaba con cariño, pero aún mejor fue cuando nos enseñó su credencial de Batidor de Misión Rescate.
Éramos cientos de niños y niñas los que colaborábamos a finales de los sesenta, en los setenta y principio de los ochenta con el programa Misión Rescate, un concurso radiofónico que promovía la conservación y difisión de nuestro patrimonio y en el que Manuel Cabello se implicó a fondo con los niños y niñas de Ubrique.
Al ver este carnet hemos recordado que varios amigos nos han enviado sus credenciales de Misión Rescate, a pesar de ser solamente un trocito de papel.
¿Habrá muchos más carnets por Ubrique? ¿Podríamos hacer una gran colección?
Por el momento vamos a reunir los que tenemos hasta ahora, y si quieren ustedes añadir sus carnets a esta pequeña colección, estaríamos encantados.


 Carnet de Batidor de Juan Manuel Román. 1970


 Carnet de batidor de Manolo Cabello Izquierdo. 1970


 Carnet de batidor de Manuel Salguero Román. 1975


 Reverso de las credenciales de batidor

.

1 comentario:

Manolo Cabello dijo...

Palabras para la historia de la definición de la palabra Historia según nuestro padre Manuel Cabello -recordadas por Andrés al que le doy las gracias. "La Historia es una sucesión de sucesos sucedidos que se suceden sucesivamente" -Más claro no podía ser. Cada día comprendemos mejor a quién salimos.