martes, 5 de junio de 2012

Mariposas, lamparillas y velillas

 Mariposas, lamparillas y velillas
Fotografía: Luis Eduardo Rubio


Por Esperanza Cabello 
Fotografías: Luis Eduardo Rubio

Llevamos casi medio año esperando para hacer esta entrada. Queríamos hablar de las mariposas (de las lamparillas de aceite) que había hace varias décadas en todas las casas de nuestro pueblo, pero queríamos hacerlo hablando de las "Mariposas San Juan Bosco", y no hemos sido capaces de encontrar una caja original de esa marca.
Sin embargo estamos muy contentos porque nuestra búsqueda nos ha permitido reunir un montón de cajitas de mariposas, desde las de "La Macarena" de los años veinte, que nos ha traido Memi, hasta las superactuales  de superdiseño de "Ceralia" pasando por las de "Zepol" de los años ochenta, que nos ha regalado Inma y llegando a las del "Nazareno", que las siguen vendiendo en las ferreterías de Ubrique.



 Mariposas en la cómoda de Abuela Natalia

 Queríamos hablar de las mariposas porque nos recuerdan a nuestra abuela Natalia, que siempre tenía unas mariposas encendidas sobre la cómoda en una de las salas de su casa. Ella tenía un precioso juego de tocador con todas sus piezas: palangana, jarra, jabonera, polvera, peinera, bandejita para las joyas... y una en concreto que servía para las mariposas. Nos encanta haber conservado este recuerdo.




Las mariposas arden con agua y aceite

Las mariposas de abuela Natalia siempre estaban encendidas. En primer lugar porque estábamos acostumbrados a los constantes apagones de luz de la época, y además porque ella las encendía siempre con un motivo religioso. Si alguien estaba de viaje, si un nieto se ponía malo, hasta si teníamos que pasar algún examen o cualquier prueba complicada, ella encendía sus mariposas para pedir por todos nosotros. Cuando empezaba a oscurecer en aquella casa tan grande y tenías que ir al cuarto de baño siempre era un consuelo saber que en el camino estarían las mariposas iluminando la sala.


 Diferentes tipos de mariposas


Las mariposas se construyen con un redondelito de corcho colocado sobre máculas de imprenta (restos de  los pliegos que se utilizan para ajustar las máquinas), antes eran casi siempre de baraja española. En el centro tienen un pábilo encerado, que se mantiene encendido mientras hay aceite.
Las más antiguas y de mejor calidad tenían una arandela de hojalata (la del centro de la imagen, de los años veinte) y las más actuales,  de diseño, combinan cartón de colores con el logotipo de la empresa.
Nuestra amiga Margarita, la madre de Pepa y Margarita, hace sus mariposas con trozos de papel encerado, por ejemplo con el  de las tortas de Inés Rosales. Corta el trocito, lo enrolla y aprieta muy bien, por abajo lo extiende para que sirva de base y flote... y ya está la mariposa lista para ser encendida.



 Diferentes tipos de mariposas


 Hacía falta mezclar agua y aceite en el recipiente de las mariposas (¿Cómo se llamaría esa pieza del juego de tocador? ¿Mariposera? ¿Lámparillera? ¿Quemador? Seguro que tenía un nombre) cuanto más aceite hubiera más tiempo durarían las mariposas encendidas, y seguro que con aquel aceite espeso de primera presión que compraba nuestra abuela sus mariposas duraban toda la noche.



Aún se siguen fabricando las mariposas, en la cerería "El Nazareno", de Sevilla, se pueden encontrar

 Como decíamos al principio, nos hemos quedado con las ganas de encontrar una cajita de mariposas "San Juan Bosco", que eran las que nuestra abuela utilizaba en los años setenta, pero hemos encontrado en una web muy curiosa  un buen montón de marcas de mariposas, les recomendamos este enlace, tiene muchas curiosidades "arqueológicas".



Cerabella, La Macarena, El Nazareno, Zepol...
Todas marcas de lamparillas




 Realmente duran toda la noche si pones bastante aceite





Actualmente aún hay muchas personas que utilizan las mariposas
sobre todo por motivos religiosos


Aqui se termina hoy nuestro rinconcito del recuerdo. Seguro que todos los de la familia que han podido leer la entrada recuerdan perfectamente, además, el olor de las mariposas en casa de abuela. Nosotros las mantendremos encendidas todo el tiempo posible, como si fuéramos abuela, para que se restablezca la salud de quien lo necesita.


.
Nota del 16 de agosto de 2012: Nuestra amiga Marta Canto nos ha traído una de las buscadísimas cajas de mariposas de San Juan Bosco, que su abuela Ana guardaba en El Amarguillo. Muchísimas gracias a las dos.


 Lamparillas San Juan Bosco, de Zepol




.

19 comentarios:

Marta Canto dijo...

¡Buenos días!
Qué alegría ver esta entrada, me ha recordado mucho a mi abuela Ana.
Tenía siempre la mariposa en la cocina (ella también usaba las de "San Juan Bosco") puesta en un vasito redondo, que a su vez estaba metido en una caja de metal antigua para que no "topara" con nada y no prendiera fuego.
Mi abuela me contó que la puso cuando uno de sus hijos enfermó y siguió encendida hasta nuestros días.
Muchas gracias por alegrar el día con estos recuerdos.
Por cierto, precioso el juego de tocador.
¡Un saludo a todos!

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Hola, Marta,
muchas gracias por tu comentario. Es curioso cómo en todas las familias hacemos lo mismo y cómo vamos teniendo el mismo tipo de recuerdos. Tu abuela Ana es una mujer excepcional, me encanta que te hayas acordado de ella al hablar de mi abuela Natalia. ¡Un lujo de abuelas!
Un beso

alejandro Santarem chamorro dijo...

hola soy Alejandro y todo el día las tengo encendidas de mi abuela que tenía una tienda y les sobro muchas y alumbran de lujo me encanta este bloc.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Gracias por tu comentario, Alejandro. Eres muy afortunado por ppoder seguir utilizándolas. Un saludo.

alma dijo...

Hola,soy argentina y acabo de descubrir esta maravilla,me parece tan ...amoroso este acto de mantener encendida esta mariposa! Esta noche misma me confecciono una.gracias mil

Juan Carlos C. dijo...

Hola he leído vuestro articulo y yo también poseo una caja de San Juan Bosco, con sus mariposas.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Hola, Juan Carlos. Si quieres, podrías hacerle una fotografíay mandarla, así la podemos comparar con la de Marta ¿no? Muchas gracias.
me.cabello@hotmail.com

Miguel Torres dijo...

Mi abuela la encendía todas las noches mientras fue capaz. lo había hecho como promesa si ninguno de su familia caía en la guerra civil (residían en Cartagena) Y si además había algún motivo especial (salud, exámenes etc.) la mantenía también durante el día. Pero ella se "fabricaba" la mariposa simplemente con una bolita de algodón tal como contáis que hace Margarita con papel encerado. De verdad que la tenue luz consolaba en la noche si tenías que ir al baño. Fue toda una atracción en los años sesenta en Francia, entre tenderos, amigos y vecinos de una de sus hijas que se exilió tras la guerra, el consumo de aceite cuando estuvo mi abuela en su casa y más aún cuando conocían el motivo de aquel consumo.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Son unos recuerdos entrañables, Miguel, gracias por compartirlos. Es impresionante cómo se nos quedan grabados esos pequeños gestos de las abuelas.

Teresa M. G. dijo...

¿Sabéis alguna tienda donde comprar las mariposas? Mi madre siempre las ponía por los difuntos y a los santos. Ahora ella ha fallecido y quisiera poner en mi casa. Muchas gracias. Vivo en Madrid.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Lo siento mucho, Teresa. Supongo que en Madrid pueden comprarse en cualquiera de las droguerías antiguas, mejor por el centro. Aquí en el pueblo se compran normalmente en las ferreterías, pero es que aún hay personas que las utilizan con asiduidad.
Un saludo

Nieves dijo...

Hola a tod@s:
Vivo en Canarias y mi madre aún conserva esta tradición. Conseguir las lamparillas no es problema aquí ,pero sí recuerdo que éstas se "pinchaban" en un soporte que también era de corcho y aluminio donde cabían 3 ó 4. Mi madre conserva uno pero està roto ( creo que tiene más de 40 años). No sé si alguien que lea esto puede indicarme algún sitio donde se pueda conseguir.
Gracias

susana valencia dijo...

A mi me gustaría saber cuando se encienden para los difuntos y si las tienes que apagar o se apagan solas

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Mi abuela las encendía durante toda la semana de antes del uno de noviembre. Por las noches ponía las lamparillas en un cacharro con agua y un buen chorreón de aceite, y se apagaban solas al final de la noche. Si alguna mañana amanecía y aún quedaba aceite, las soplaba y por las noche las volvía a encender.

Carmen MdlR dijo...

El post es entrañable y la idea de vuestro blog me ha encantado. Enhorabuena. Con vuestro permiso os he enlazado en una entrada sobre memoria y recuerdos familiares, confío en que no os importe:

http://avatares21.blogspot.com.es/2015/11/tras-el-rastro-de-nuestros-abuelos.html

De nuevo, enhorabuena y gracias por compartir vuestros recuerdos.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Muchas gracias, Carmen, es muy interesante tu artículo, no había pensado que cada vez somos más los que nos interesamos por recuperar los recuerdos familiares y dedicamos una gran parte de nuestro tiempo a compartirla.
Gracias por el enlace.
Un saludo :)

Ñoñi Ortiz dijo...

Hola !! Yo aún conservo una cajita original de las lamparillas de San Juan Bosco .Era de mis abuelos 😞!!Me ha encantado el artículo !!

Ñoñi Ortiz dijo...

Yo aún conservo una cajita de lamparillas originales de San Juan Bosco !!!Me ha encantado vuestro artículo 😮😭

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Gracias, Ñoñi 😘 Es un lujo conservar esos recuerdos