martes, 12 de junio de 2012

Eduardo Izquierdo Fernández, hasta siempre, tito

Eduardo Izquierdo con sus padres y su hermana María Remedios




Por Esperanza Cabello

Hoy es un día muy triste para toda la familia. Nuestro tío Eduardo ha muerto este mediodía. 
Hace unas semanas dejábamos las lamparillas encendidas por su salud, como si fuéramos abuela Natalia, pero él estaba muy enfermo, y, desgraciadamente, no ha podido seguir con nosotros.
Dicen que cuando mueres siempre hay alguien esperándote, por eso hoy hemos elegido esta fotografía familiar para despedirlo, porque en ella estaba con su padres y su hermana pequeña.
Nuestro tío Eduardo había nacido hace setenta y siete años en Ubrique, era el cuarto  hijo de Leandro Izquierdo y Natalia Fernández.
Como sus hermanos, se fue muy jovencito a estudiar al Escorial, pero él regresó pronto a nuestro pueblo, y durante toda su vida trabajó en el mundo de la marroquinería.
Casado con María de los Ángeles Quirós, tuvieron cuatro hijos, Leandro, Memi, Ángela y Natalia, y establecieron su residencia en Madrid, aunque su profesión de representante de artículos de piel lo mantuvo viajando constantemente.
Eduardo  siempre fue un hombre amigo de sus amigos, preocupado por los suyos, divertido, bullicioso y alegre, cariñoso generoso y extrovertido, aunque en los últimos tiempos, sobre todo tras la inesperada muerte de su nieto,  hace ahora  cinco años, se había ido apagando.
En todo este tiempo de enfermedad su mujer actual, Isabel, ha estado a su lado cuidándolo,  pendiente de su bienestar, de que no le faltara nada, de que se cuidara. Ella ha sido todo un ejemplo de abnegación y dedicación para todos nosotros.

Son ya muchas las despedidas de seres queridos que hemos hecho desde estas páginas, demasiadas. Ya es hora de que esto se pare.
Nuestro tío nos ha dejado, hoy toda la familia se ha reunido para decirle adiós, y mañana por la tarde, a las cinco,  será su entierro. Es muy triste ver cómo la vida y la muerte siguen su curso por encima de todo.


¡Hasta siempre, tito!



6 comentarios:

Manuel Cabello dijo...

El domingo pasado pude decirte una vez más, lo importante que fue en mi vida aquella guitarra que aún conservo como un tesoro y que me regalaste cuando yo tenía 14 años. Siempre te querré. ¡Buen viaje, campeón y dale un besito a tu nieto de parte de mi corazón!

Mari dijo...

Mi mas sentido pesame a toda la familia y en especial a su mujer.Descanse en paz EDUARDO.

Rafael Hevia dijo...

Telefoneé a los familiares que pude, para testimoniar y acompañarles en el dolor por la pérdida de Eduardo. Aquí lo hago extensivo a cuantos familiares y amigos compartimos en Ubrique, Madrid y Sevilla su buen talante, alegría y bonhomía.

Maribel Lobato dijo...

Llegó el día de su ida. Descanse en paz Eduardo.

alberto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

SIEMPRE JUNTOS, SIEMPRE te siento conmigo,viniste a verme cuando te fuiste, te sentí todo el día conmigo, te bañaste conmigo en el mar, vimos juntos la puesta de sol y, por la noche,antes de acostarme, Dios nunca en mi vida había estado tan triste!!!, viniste a mi para envirme AMOR paz y tranquilidad,nunca había sentido tanta paz,en todo mi ser y todas las células de mi cuerpo, gracias por ese mensaje papá. Sé que ese amor es eterno, que estás bien y que nos volveremos a encontrar, tu espíritu se liberó,TE QUIERO SIEMPRE, PRECIOZO!!!!!!!!