domingo, 27 de mayo de 2012

Un paseo por los campanarios de Ubrique

Parroquia de Nuestra Señora de la O
Fotografía: Leandro Cabello


Fotografías: Leandro Cabello


Algunas veces tenemos muy cerca pequeños tesoros en los que no nos fijamos demasiado. Nuestro patrimonio artístico no es demasiado extenso, pero dentro de él hay elementos decorativos y arquitectónicos que son verdaderas joyas, detalles pequeños y a la vez importantes que nos rodean y en los que quizás no reparamos por cotidianos.
Nuestro hermano Leandro tenía empeño en hacer fotografías de la torre del campanario de nuestra Parroquia, quería ver las campanas, saber cómo estaba después de las reparaciones de los años anteriores, recordar los tiempos de niño en los que a veces podíamos subir al coro o al campanario.
Así que habló con Ildefonso, el párroco, y Juan Bernal, el sacristán, para pedir el correspondiente permiso, y se fue al campanario a esperar un buen momento para fotografiar el sol tras el San Antonio.



El campanario de Ubrique
La campana de la Plaza
Fotografía: Leandro Cabello

Nuestro padre nos contaba que a una de las campanas la llamaban los niños "Golondrina", y a otra de ella "Golondrón", pero Juan no recuerda esos nombres. La conocida como de "Nuestra Señora de la O" es la más grande de todas. 
Nuestra madre dice que quizás las campanas con nombre fueran las del asilo, o tal vez las del Víctor de la Serna, que tenía dos campanas para llamar a los niños al patio. El caso es que no conocemos los nombres de las demás campanas, aunque es un hecho que cuando se bendice una campana se le pone un nombre.




La campana que se ve desde el San Pedro


Cuenta Juan Bernal que la campana de Nuestra Señora de la O se cayó cuando él era chico. Seguramente habrá muchísimas anécdotas con las campanas y el campanario.
Lo que hemos podido comprobar es que son muy peculiares, están llenas de grabados e inscripciones, sabemos que en la tradición campanera estas inscripciones se hacían en la fundición, a veces eran oraciones, otras el nombre del donante, otras el nombre de quien mandó fundirlas, el año... Las nuestras tienen varias inscripciones, podemos ver en ellas fechas y  símbolos religiosos, pero tendríamos que poder acercarnos un poco más a ellas para poder observarlas con tranquilidad.



La Ermita de San Pedro desde el campanario
Fotografía: Leandro Cabello


Es una pena que casi todo el campanario tenga una tela metálica para evitar que las palomas entren, así no ensucian ni estropean las campanas ni el edificio, decimos que es una pena porque no se puede salir con facilidad a hacer la fotografías, ni se puede encuadrar bien el objetivo, pero alragando los brazos se pueden obtener instantáneas muy curiosas... Quería Leandro capturar el nuevo escudo de mármol de la plaza de Francisco Fatou, pero no habia manera...


El San Antonio desde el campanario



Detalle de la campana de Nuestra Señora de la O




Hay un crucificado en la campana que da sobre la Plaza



Y en esta otra también podemos ver un crucificado




Es una pena que la malla metálica no nos haya dejado hacer fotos desde fuera



En cada una de las campanas podemos ver inscripciones religiosas



Desde nuestro campanario se domina la vida "municipal" del Ayuntamiento



La Plaza desde otro ángulo
con la casa de la familia Peña a la izquierda



La Plaza y el Calvario al fondo



La sierra de Ubrique y el San Antonio 
tras las rejas del campanario



Hay un entramado de cuerdas para tocar las campanas con comodidad




Vista de la nave central de la Parroquia desde el coro




Órgano de la Parroquia de Ubrique
que era el párroco y organista de Ubrique en nuestra infancia 



.

4 comentarios:

Salvador dijo...

Golondrón y golondrina eran las campanas que se encontraban en el victor de la Serna, por aquel entonces eran patios separados para niños y niñas y cada uno tenía su campana. Todaviía quedan los azulejos en en colegio

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Gracias por aclararnos esa duda, Salvador, ahora nos sigue quedando saber cómo se llaman las otras campanas de la parroquia, seguro que tuvieron sus nombres, aunque se hayan olvidado.

Rafael Gómez dijo...

Mi madre siempre me recitaba eso de...

"María de la O me llaman
cien quintales peso
el que no me crea
que me coja en peso
me de una vuelta por la plaza
y me lleve a mi casa"

...en relación con una ocasión en que siendo pequeña estuvo la campana en el suelo de la plaza, no recuerdo si por una reparación o algo parecido.

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Con esa coplilla recuperamos un poquito de nuestra historia, aclaramos el nombre de la campana, cuánto pesaba y confirmamos lo que contaba Juan Bernal, que se cayó y hubo que repararla en los años treinta o principios de los cuarenta.
Bien por María Chacón!!