miércoles, 12 de marzo de 2014

La Plaza de la Verdura, por Ramón Trujillo Zurita

La Plaza de la Verdura, años sesenta
Fotografía de José Sánchez Bazán




Por Ramón Trujillo Zurita

Hoy, 27 de febrero de 2014, se han retirado de la plaza los coches que desde la década de los setenta, en qu eempezó el boom de los vehículos, se permitió que aparcaran en la plaza. 
Y han sido varias décadas para poder prohibir aparcar. Pero se ha conseguido gracias al esfuerzo de los vecinos y de nuestros gobernantes.
Hoy se ha empezado a adecentar y a arreglar nuestra entrañable plaza de la Verdura, poniendo bancos de forja, adornos florales, etc. para que ubriqueños y turistas podamos disfrutar de ella.



La plaza de la Verdura, 27 de febrero de 2014
Fotografía de Leandro Cabello Izquierdo



La plaza de la Verdura, centro de reunión cultural y festiva de varias generaciones de ubriqueños. La más típica y ubriqueña, escoltada desde al sierra por un centinela incansable, nuestro emblema, la ermuita de San Antonio, con su bella, admirable y contemplativa espadaña.
Plaza que durante estos años ha cambiado varias veces de nombre y de adornos. Ha tenido nombres como plaza de Fermín Galán, plaza de Abastos, General Mola y plaza de la Verdura.



 La Plaza de Fermín Galán. Antes se llamaba Plaza de la Carnicería
Abril de 1931. Archivo de Manuel Cabello Janeiro



Adornos en su centro como una gran tinaja de barro con flores, luego se le puso una cruz de forja con varias variaciones y templetes, hasta llegar a nuestros días.
Fue la primera plaza de abastos desde finales del siglo XIX a principios del siglo XX. En ella los hortelanos, ganaderos y artesanos traían de sus campos y huertas cercanas de nuestro valle y de la Vega, de Tavizna, las mejores y más frescas frutas y verduras.
Gallinas, pavos y los típicos tejeringos y artesanías de mimbre y palma y cerámica de los tejares cercanos de nuestro pueblo.





 Plaza de la Verdura, mercado de Abastos
Óleo de Francisco Prieto
Gentileza de José María Gavira



En dicha plaza estaba el salón moderno, sala teatral, bailes y fiestas de carnavales, cuando a Ubrique se lo conocía como el "Cádiz chico". Más tarde se ubicó allí nuestra entrañable Peña Flamenca, fundada en 1978, (en el número 5), en la planta baja; y en la segunda planta el Centro de Cultura Popular Andaluza de Ubrique, y luego la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo y Plaza de la Verdura.
Frente a este edificio se encontraba el Café de Janeiro, como nos recuerda una placa desde 1992, que a mediados del siglo XIX era centro de encuentro y cultura popular. Fue lugar de reunión de la célebre logia masónica ubriqueña "América", que daba lectura pública a noticias procedentes de la Guerra de Cuba (de 1898).
Organizaba cada año el Toro del Gayumbo o Toro Enmaromado.


El toro del Gayumbo, años veinte
Archivo Manuel Cabello Janeiro


En este bar ocurrió una anécdota que me contó Miguel Viruez Romero "El Monea" de mi abuelo, Ramón Trujillo Gómez, "El Flauta". Dicen que quedaban y se juntaban a tomarse sus vinos. Les dijo a sus amigos que le iba a guisar una liebre para comérsela entre ellos. Mi abuelo era un buen cocinero. La guisó en su casa y la llevó al bar para comérsela. Cuando se la comieron todos lo felicitaron por lo bien que le salió. Se bebieron varias botellas de vino y estaban alegres. Mandó mi abuelo a un zagal a su casa para que le trajera una bolsa. Cuando la trajo al bar enseñó el contenido a los amigos, era la cabeza de un gato macho muy hermoso, precisamente la cabeza del "gato-liebre" que se habían comido tan bueno y exquisito.
Ahí se cumplió el refrán "Te dan gato por liebre".


 La Plaza de la Verdura con la tinaja
Años cincuenta

Años más tarde, en ese mismo lugar, estuvo el bar de Antonio Cuéllar Pérez, con sus típicos vermuts, sardinas en arenque y sus sandwiches de "pringá y mechao".
En la plaza de la Verdura se representó a mediados del siglo  XIX el drama "Reinar después de morir", de Luis Vélez de Guevara, dando origen al refrán "Acabó como la comedia de Ubrique".
También estaba el antiguo cuartel de la Guardia Civil, hoy convertido en viviendas. El primer consultorio médico en la casa número 11, donde pasaban consulta los médicos don AntonioPérez y don Diego Reguera, y los practicantes don Antonio Ríos y don Bartolomé Bohórquez.


 3 de mayo de 2013. La fiesta de los Gamones
                                                   Fotografía de Luis Eduardo Rubio




Hoy día sigue siendo encuentro de cultura y fiestas y tradiciones, como nuestro Portal Viviente; en carnaval con la típica "Chorizá" y la salida del entierro de la Patacabra. El 3 de mayo con su típica y característica candela y crujida de gamones y su columpio y sus coplillas.
Noches veraniegas de novena, con conciertos de nuestras bandas de música, flamenco, teatro y títeres, cine, exposiciones, Feria Chica, concurso de pintores y un largo etcétera de actividades.
Ha sido inmortalizada por fotógrafos, pintores y poetas. Escenario del corto que se rodó en Ubrique en el mes de abril de 2012, de "El Cucaracha".


Placa conmemorativa colocada por la familia Janeiro
Agosto de 1992

Aún quedan negocios como la tienda de ultramarinos "Casa Pepita", regentado por Pepa Ortega "La Lecherita".
El bar de Carriles, desde 1982, regentado por Pedro Vázquez "Carriles", que fue novillero en sus tiempos, y su esposa María Lobato, hoy por su hijo Pedro y su esposa.

El ubriqueño Vicente Romero "Vicente Carnaval" hizo esta poesía el 3 de mayo de 1986, dedicada a la plaza de la Verdura:


Es la Cruz de nuestra plaza
Sin rodeos ni fantasías
La más bonita y hermosa
De toda la serranía.

La rodean buenos bares
Para pasar un buen rato
Con nuestra Peña Flamenca
El típico bar de Carriles
Y el bar café Antonio Gago.

Con café y buenas bebidas 
Para celebrar el 3 de mayo
Con resplandor y alegría.

Viva Ubrique, porque es
el más bonito rincón 
De la verde Andalucía


Ramón Trujillo Zapata,  27 de febrero de 2014


Antiguo Día de la Cruz, 3 de mayo
Fotografía de Esperanza Cabello Izquierdo


Agradecemos a nuestro amigo Ramón que nos haya enviado este completo artículo sobre la Plaza de la Verdura, celebrando la salida de los vehículos de la misma y recordando tantos años de vivencias de una de nuestras plazas más representativas.


.

2 comentarios:

Manuel Cabello dijo...

Estimado Ramón, un pintor me contó que la firma para la retirada de los coches ha sido la más fácil de los últimos tiempos. Todo el mundo quería lo que por fin se cumplió. Es un honor para mí el haber participado. Gracias por la extensión y comprensión de tan diáfano y ilustrativo artículo.

Juan Flores dijo...

Enhorabuena Ramón por la entrada haber si poquito a poco nos vas contando mas anécdotas e historias de Ubrique para eso eres el numero uno...Muy bien Raimon!!