miércoles, 1 de julio de 2015

Don Rafael Jiménez Cárdenas

Don Rafael Jiménez Cárdenas, años cincuenta
Gentileza de Manuel Pérez Pérez. Ubrique en el recuerdo


Por José María Cabello



Con la mención a don Rafael Jiménez podemos iniciar la relación de sacerdotes que realizaron como párrocos su labor en Ubrique después de la Guerra Incivil, mientras nuestro pueblo perteneció a la diócesis de Málaga.
Fuerza es decir que en esta época Ubrique constituía un enclave muy importante que el Obispo Don Balbino Santos elevó a la categoría de Arciprestazgo en lugar del anterior de Grazalema. Estaba integrado además por las Parroquias de San Miguel de Villaluenga, San Pedro de Benaocaz, Nuestra Señora de Guardalupe en El Bosque y San Antonio en Benamahoma.
El servicio religioso en estos pueblos lo ejercían los Coadjutores-numerosos- que desfilaron por Ubrique.
Don Rafael además fue el único y último Cura Propio después de mi tío abuelo Don José Cabello Medina. Y ello en virtud de unas oposiciones del clero malagueño celebradas en 1940. Ese título del anterior Derecho Canónico -ya en desuso- reforzaba la temporalidad del destino, de forma que no podía ser trasladado sin su voluntad y siempre conservando su propiedad en el destino siguiente. Todo esto  explica la larga etapa en la que tuvo lugar la estancia de Don Rafael en Ubrique, puesto que aquí llegó en 1937 y se fue de Cura Propio en la Parroquia del Socorro en Ronda el año 1949. Lo cierto es que Málaga cuidaba con mimo nuestra población y envió como párrocos a un grupo selecto de sacerdotes, como veremos en relatos sucesivos si son de interés general.
Y desearía colgaseis en el muro de Ubrique en el recuerdo alguna foto de ellos o su época, o escribir sus recuerdos, como ha hecho Manolo Gago, nieto de mi buen amigo Carmelo y de Ponce Saborido.
Decir finalmente -por hoy- que Ubrique dejó pertenecer a la diócesis de Málaga como consecuencia del Concordato firmado por el Estado Español y el Vaticano el día 3 de noviembre de 1953, que recomendaba la adscripción de la jurisdicción eclesiástica coincidente con la administración civil. Y España- país de extremos- creó varios obispados nuevos. Y a los ocurritanos... nos unió a los sevillanos. Después pasamos a depender de Cadiz y por fin surgió la diócesis asidoniense, la jerezana, donde ya somos "alguien".


Apéndice:
Como dato histórico de las oposiciones a Cura Propio,  los únicos Obispos en Málaga que las convocaron fueron Don Marcelo Spinola (hoy Beato) fundador de las Esclavas, donde se educaron Esperanza y la tía Remedios (siempre en nuestro recuerdo) que las convocó a principios de siglo y don Balbino, ya mencionado
Entre don José Cabello Medina y Don Rafael solamente estuvieron de párrocos Don Antonio Carrasco, en calidad de regente (durante la larga enfermedad del tío abuelo) y después como Ecónomo.Y con este mismo carácter desde abril del 36 a febrero del 37 su primo don José Carrasco Panal que se refugió en su pueblo huyendo de Grazalema donde fue Arcipreste. Y basta por hoy...


.
.
Fotografía gentileza de Nieves Fernández Sedeño



 En la puerta principal del convento, Acción Católica, sobre el año el año 47. En la fila de arriba, el segundo Juan Aguilar, al lado Juan Venegas, Diego Maza Ríos, Pepe Luis Dueñas, y el último Juan Moreno.


En la segunda fila, el quinto Pepe Parada, Antonio Benítez, Manolo Castro y Pedro Pérez. En el centro, el cura Rafael Jiménez Cárdenas, y los dos últimos Pepe Coronil y Manolo Gutiérrez.


En la última fila, Ortiz, Pazo, Sánchez, José Rodriguez Agüera (el Rubio de la Balompédica), Manolo Domínguez, Eduardo Fernández Arenas, el siguiente no recordamos el nombre, Paco Carabot,  Guerra, y los dos últimos Manolo Suárez y Manolo Mateos Coronil.



No hay comentarios: