sábado, 26 de septiembre de 2009

El reloj de la Torre de mi pueblo. El San Antonio

La Torre del San Antonio, hace unos días, con su reloj averiado
Foto: Leandro Cabello


El San Antonio, y con él su reloj, se ha convertido en un símbolo de Ubrique, o, como dice Ana María Benítez, en una reliquia para los ubriqueños.
Ya en entradas anteriores explicamos que la torre del San Antonio había sufrido grandes transformaciones a lo largo de su historia, y nuestro padre dedicó varios estudios a la torre, a la fachada posterior del edificio (que es la que vemos desde La Plaza) y al edificio en sí, incluso utilizó su imagen para la portada de su primer libro.

Pero del reloj en concreto no se había ocupado, aunque había "fantaseado" con que todos los elementos de esta fachada, reloj incluido, formaban parte de un conjunto que evocaría la imagen de las herramientas propias de los petaqueros o ¿por qué no? de los masones.

El caso es que el reloj, tal y como lo conocíamos, estaba en la fachada del San Antonio desde 1886. En principio iba a ser colocado en el Ayuntamiento, pero su fachada principal, en aquel entonces, estaba un poco deteriorada y no podría soportar el peso de la maquinaria del reloj. Según Ana María Benítez, la corporación municipal decidió entonces :

"... la restauración de la fachada en 1886, acometida con la intención de ubicar en ella un reloj... En la navidad de 1886 se hicieron los preparativos. La torre se ordenó con una decoración de banderas y para que se viera bien el reloj se iluminó con lámparas de carburo... El reloj fue comprado a plazos a la casa cordobesa "Pascual de Gregorio y Compañía", y para esta compra se habían destinado dos mil quinientas pesetas. Como curiosidad, cabe decir que posee el mismo diseño y estilo que el que se encuentra en el Big-Ben de Londres."

El mismo diseño, el mismo estilo... ya no.


El reloj estaba averiado desde hace unos meses, y el viernes, por casualidad, encontré en el San Juan este coche:


Empresa dedicada a los relojes de Torre y Campanas


Este vehículo me dio que pensar, así que estuve pendiente para ver si finalmente arreglaban el reloj, y lo han hecho. Ahora, el reloj de la Torre del San Antonio funciona muy bien, da las horas y marca las horas, pero...



Foto: Luis Eduardo Rubio
La Torre del San Antonio, parece que nada ha cambiado, pero...




Si miran ustedes bien las agujas, se darán cuenta de que el diseño es diferente, ya no son agujas del mismo tipo que durante años. ¡A saber cuántas veces ha habido cambios a nuestro alrededor y no nos hemos dado cuenta!




El reloj del San Antonio, con sus nuevas agujas
Foto: Luis Eduardo Rubio



El caso es que por fin está arreglado nuestro reloj, y podemos seguir mirándolo tranquilos mientras paseamos un poquito en La Plaza.

Leandro Cabello Izquierdo, septiembre 2009


1 comentario:

Republica Ocurritana dijo...

Ya que estaba el relojero de torres y campanas, podian haber arreglado el reloj de Santamaria.