martes, 2 de marzo de 2010

Doña Ángeles Bohórquez Gómez: la Primera Maestra de Ubrique

La escuela de Doña Ángeles Bohórquez Gómez
Ubrique, 1908


Por Esperanza Cabello



La persona que nos ocupa hoy es, sin que lo sepamos la mayoría de los ubriqueños, una de las personas más innovadoras, creativas, avanzadas y luchadoras que ha dado la historia de nuestro pueblo.

Hace unos meses encontramos, entre las fotografías de nuestra abuela Julia, la de un grupo escolar: unas cuantas niñas y muchachas rodeando a su maestra.
En principio no sabíamos ni siquiera de quién se trataba, más tarde nos fueron dando los datos que necesitábamos: se trataba de la escuela de Doña Ángeles Bohórquez
María de los Ángeles Janeiro Carrasco, una de las primeras maestras ubriqueñas de la postguerra, y sobrina de Doña Ángeles, es quien nos ha suministrado casi todos los datos de que disponemos.

Doña Ángeles Bohórquez Gómez nació en Ubrique en 1861, hija de don Pedro Bohórquez Piñero (Pedro "El Chico") y doña Juana Gómez Tocón.
Su nacimiento en una familia de ideas liberales marcó su infancia y su formación. Su padre, Pedro Bohórquez, fue diputado en las Cortes por Cádiz, amigo íntimo de Salvochea y Guillén y un hombre luchador de ideas muy avanzadas.
En esa época de turbulencias políticas, las ideas de Pedro Bohórquez le valieron el destierro a Portugal y, lo que fue más grave, el asesinato de su hijo Cristóbal Bohórquez junto a Guillén en 1869 en una lucha de guerrillas en los alrededores de Benaoján.

Pedro Bohórquez y Juana Gómez habían tenido varios hijos: Marina, Francisca, Cristóbal, Sixto, Sebastiana, Juana y Ángeles. Vivían en la calle del agua, donde más tarde Ángeles tendría su escuela.

Pedro estaba convencido de que las mujeres debían tener la misma educación que los hombres, y ofreció a todos sus hijos e hijas la posibilidad de estudiar. Hemos podido encontrar, en los anales del instituto Columela, de Cádiz, la matrícula de las dos primeras mujeres.





Sebastiana era una de las hermanas de Ángeles. Una vez que terminó sus estudios superiores, comenzó a ejercer como maestra, aunque en realidad no tenía oposición. Una de las principales inquietudes de su padre era que su hija se situara, como podemos leer en esta carta que Pedro Bohórquez "El chico" envió a su primo Pedro Bohórquez el 28 de junio de 1872:




"Querido primo: Se ha examinado Sebastiana y ha salido como se esperaba: perfectamente bien. Varias circunstancias nos obligan a quedarnos aquí y una de ellas es poner colegio y proveer. Para abrir clase necesito comprar menaje a propósito. Dime si puedes..."


Algunos años más tarde fue Ángeles, la hermana pequeña, quien hizo sus estudios. Pero Ángeles tenía un gran empeño en ser Maestra por oposición y pertenecer al Ministerio de la Enseñanza.
La Reina Isabel II había promulgado en 1857 una ley de instrucción pública.



Podemos leer dicha ley en el siguiente enlace, es muy interesante conocer los entresijos de enseñanza primaria de la época

Podemos pinchar sobre la imagen para leer el texto


Doña Ángeles estudió y se esforzó hasta que, finalmente, consiguió su objetivo: se convirtió en La Primera Maestra por Oposición de Ubrique, sacándo el número uno en dicha oposición.

Hemos conseguido, gracias a la amabilidad de José María Gavira, una copia de su nombramiento en 1890.




Dicho nombramiento aparece publicado en "La Gaceta de Instrucción Pública", en el número de 25 de julio de 1890, en la sección "Noticias".




Suponemos que este nombramiento fue un triunfo para toda la familia. Doña Ángeles Bohórquez se había convertido en la primera maestra de Ubrique. Puso su escuela, junto a su hermana Sebastiana, en la calle del Agua, y pasó con gran éxito las primeras inspecciones.


Acta del 12 de julio de 1892



El "Libro de Visitas de la Escuela Pública de Niñas nº 1 de Ubrique" es un verdadero tesoro que nuestra tía María de los Ángeles (maestra como su tía) guarda con primor. Hay actas de inspección desde 1892 hasta 1912.


Firmado por el alcalde, Juan Chacón
el cura párroco, Carlos Jiménez
y el secretario, A. Hinojosa


La mayoría de las Actas están firmadas por una comisión formada por el alcalde, el cura y el secretario del Ayuntamiento, se trata de un documento histórico que publicaremos completo, pues podemos comprobar quiénes formaron cada año la corporación municipal y qué párrocos hubo en esos veinte años de la historia de Ubrique.


Los tiempos fueron cambiando. Pedro Bohórquez murió, rodeado de su familia. Fue la primera persona que se enterró en el actual cementerio municipal. Su bisnieta, Mª Ángeles, nos lo contaba así: "Cuando mi bisabuelo murió yo aún no había nacido, pero fue él quien estrenó el cementerio. No había ninguna persona enterrada allí, antes se enterraban junto al Jesús.

Tras la muerte del padre, con el hermano Cristóbal muerto y casi todas las hermanas casadas, Ángeles y Sebastiana siguieron con su escuela. Eran otros tiempos y, lo que en principio habían sido alabanzas y admiración por su liberalismo, ahora eran suspicacias e inspecciones. Tan importante llegó a ser en el pueblo la figura de Doña Ángeles que el Ayuntamiento le dedicó la Calle Real, que pasó a llamarse calle de Doña Ángeles Bohórquez Gómez, al mismo tiempo que al otro maestro de Ubrique, don Francisco Fatou y Lucas, le dedicaban una plaza.

Otra Corporación Municipal le quitó su nombre a esa calle durante la guerra (eso le dolió terriblemente), aunque en la actualidad, y desde finales de los sesenta tiene dedicada una de las paralelas a la avenida de España.

A pesar de los reveses, la tarea de la maestra prosiguió pulcra e imparable. Superó todas las inspecciones y por sus clases pasaron casi todas las niñas de Ubrique (nuestras dos abuelas incluidas) de la época.





En reconocimiento a su labor, a la buena preparación de sus discípulas y al elevado nivel de conocimientos, doña Ángeles obtuvo varios premios, pero, sin lugar a dudas, los más renombrados fueron las dos Medallas al mérito que obtuvo en los años 1905 y 1910, que su sobrina María de los Ángeles guarda como un tesoro familiar:




En la primera leemos el nombre del rey Alfonso XIII (monarca desde 1902, a los dieciséis años), Ministerio de Fomento. En el reverso leemos "Dirección General de Instrucción Pública, Magisterio de Enseñanza, Venite ad me". Ésta es la de 1905.




La segunda es un poco más pequeña, pero no menos llamativa. Podemos leer "Instituto Nacional de Previsión", y en el reverso "Ley del 27 de febrero de 1908".
Para recibir ésta medalla, doña Ángeles y sus alumnas fueron a Sevilla, donde les hicieron entrega del premio.

El estudio fotográfico Garcés les hizo la fotografía del comienzo, y en ella podemos reconocer a nuestra abuela Julia Janeiro, a Juana Mª Carrasco, sobrina de doña Ángeles, que entonces tenía unos diez años, a nuestra tía Guadalupe Cabello, a María y Lola Luque.

Doña Ángeles Bohórquez estuvo trabajando hasta su jubilación en 1926. Podemos leer la noticia de "El Imparcial" del 29 dde abril de 1926.





En sus 36 años trabajando como titular de la Escuela Pública de Ubrique nº1, pasaron por sus aulas más de dos mil ubriqueñas, (en 1930 había en Ubrique 6495 habitantes) y absolutamente todos los informes redactados por sus inspectores y la junta municipal fueron tremendamente favorables.

Nuestras bisabuelas y abuelas tuvieron la oportunidad de empezar su aprendizaje con doña Ángeles. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más habitual que las mujeres accedieran al mundo de la cultura y pocos años más tarde ya hubo otras maestras de formación.

Doña Ángeles Bohórquez murió en Ubrique el 30 de agosto de  1947, rodeada de su familia, sus hermanas, sus sobrinas y los hijos de ésta. Fue una mujer apreciada y respetada durante toda su vida.

En su familia la profesión ha ido transmitiéndose de unos a otros: su sobrina Juana María, los dos hijos de ésta, Manuel y Mª de los Ángeles y los hijos de éstos, María del Carmen, Rogelio, Mª de los Ángeles y María del Carmen, además de Lola y Ana, que llevan a gala ser descendientes de doña Ángeles Bohórquez Gómez, la primera maestra de Ubrique.





Ubrique, 1 de marzo de 2010




Nota del 13 de marzo de 2013: Nuestra amiga Maribel Lobato ha tenido la gentileza de traernos una recordatoria de la misa que se dijo en 1935 por el aniversario de la muerte de doña Ángeles que escaneamos y publicamos  con   mucho gusto.





.

7 comentarios:

Jose Mª Gavira Vallejo dijo...

¡Vaya "peazo" trabajo, Esperanza! Otra figura ubriqueña rescatada. Felicidades.

Manuel J. dijo...

"Del carajo Esperanza", y gracias por dejarme colgar esta entrada en mi blog.

Un saludo.

María dijo...

Sería estupendo recuperar la historia de los primeros maestros ubriqueños, y también la de los primeros maestros petaqueros.Parece una tarea interesante.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por este magnífico blog que nos permite a los foráneos conocer mejor la historia de vuestro pueblo. Estas llevando a cabo una gran labor investigadora, siguiendo la estela de tu admirado padre.Me ha parecido muy interesante que hayas sacado a la luz la Historia de la primera maestra de Ubrique y que hayas rescatado ese documento manuscrito de gran valor.
Debe ser un orgullo pertenecer a una familia con tanto peso histórico.
Un abrazo: CHARO B.

Esperanza dijo...

Muchísimas gracias por vuestras palabras. La verdad es que ha sido apasionante descubrir, de la mano de mi tía Mª Ángeles (una de las primeras maestras ubriqueñas de la postguerra) la vida de su tía Ángeles, la primera maestra de Ubrique, el mérito es fundamentalmente suyo porque conserva la buena memoria y el gen "protector de nuestra cultura" de la familia.
Gracias de nuevo a los cuatro, y a tí, Charo, doblemente.

Antonio Pulido dijo...

Enhorabuena Esperanza.Magnifico trabajo y gracias por descubrirnos a tantos ubriqueños ilustres.
Cuando les tocará el turno a los viajantes que tanto sufrieron y que con su trabajo y esfuerzo crearon tanta riqueza en nuestro pueblo ?
Dejo este comentario para que los que os dedicais a rescatar nuestra historia, podais algún día rendir un merecido homenaje a tanta gente.
Yo tengo una lista con más de 150 ubriqueños que fueron viajantes.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Muchas gracias, Antonio.
Yo estoy deseando hablar de los viajantes, de los fabricantes, de los petaqueros y de todos los que han hecho de nuestro pueblo un lugar muy especial.
Lo malo es que mis conocimientos son muy limitados, me encantaría contar con la aportación de alguien que conociera a los auténticos protagonistas y pudiera hablar de ellos, siempre, siguiendo la línea de este blog, a modo de homenaje.
Así que si quieres mandarme la lista de los pioneros, o si quieres que hable de alguno de los antiguos auténticos (que en tu familia los hay), puedes mandarme la información al correo me.cabello@hotmail.com y yo le daría forma si quieres.
Muchas gracias de nuevo. Un saludo