martes, 24 de junio de 2014

Manuel Cabello Janeiro y Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa, Antonio Sanz Cabello y Esperanza Cabello



Por Esperanza Cabello
Fotografías: Luis Eduardo Rubio

¡Qué poco podía imaginar nuestro padre que el Premio Nobel de Literatura, don Mario Vargas Llosa, iba a deleitarse con la lectura de su libro sobre el Obispo Panal!

Ayer fue un día de muchas emociones y de mucha alegría. Después de varios meses de preparación, de muchos días de espera y de tanta ilusión, por fin pudimos entregar personalmente a don Mario Vargas Llosa un ejemplar (dedicado, por supuesto)  de la biografía que sobre el obispo ubriqueño Francisco Panal Ramírez había escrito nuestro padre en 1997.


Dedicatoria del libro de Manuel Cabello a Mario Vargas Llosa


Ya hemos comentado anteriormente que en la novela "La fiesta del Chivo", publicada un año más tarde,  Vargas Llosa hablaba del obispo ubriqueño (en una veintena de ocasiones) que nuestro padre había biografiado. Nuestra prima María José Cabello fue la primera de la familia en leer la novela y darse cuenta de la coincidencia. En aquella ocasión nuestro padre estuvo muy orgulloso con esta circunstancia, y pudo leer él mismo la historia.
Más tarde nuestro amigo José María Gavira escribió sobre los dos autores y fue precisamente ese artículo el  desencadenante de nuestra "aventura" de ayer.
El Ayuntamiento de Cádiz organiza, desde hace casi una década, los premios "Cortes de Cádiz", y este año, el premio Libertad recayó en la persona de Vargas Llosa, por su defensa de la libertad en el mundo iberoamericano a todos los niveles.
La ubriqueña Inmaculada Gavira, muy activa en el mundo cultural de Cádiz,  conocedora de la relación de la novela de Vargas Llosa con nuestro pueblo, propuso presentar a la familia Panal al escritor y entregarle un ejemplar de la biografía que nuestro padre había escrito.


Vargas Llosa recibe el premio Libertad de las Cortes de Cádiz


Para nosotros ya hubiera sido un orgullo haber enviado el libro para su entrega pero, inesperadamente, recibimos una  invitación para entregárselo personalmente.  Era un honor inesperado que agradecemos profundamente a Mabel Caballero, la encargada de organizar el evento. No estamos acostumbrados a estos eventos, y conocer a uno de los gigantes de la literatura, a uno de nuestros escritores de referencia, a un Premio Nobel nos parecía excepcional.
Y además queríamos ser dignos embajadores de nuestro padre y de nuestro pueblo, para seguir cumpliendo nuestro cometido de dar a conocer al mundo su trabajo.







Magnífico álbum fotográfico de lujo fabricado expresamente para Vargas Llosa


Lo primero que hicimos fue ponernos en contacto con el Ayuntamiento y con la Asociación de Empresarios, para comunicarles nuestra intención de asistir a la entrega de premios y entregar además nuestro pequeño obsequio al insigne escritor. Era, con total seguridad, una ocasión de oro para dejar el nombre de nuestro pueblo bien alto. Porque si de algo estamos seguros es de que la mención de Ubrique  y de los más insignes ubriqueños abre puertas y causa admiración.
Nuestro amigo Juan Enrique Gutiérrez, secretario general de Empiel, se puso rápidmente manos a la obra para idear y fabricar, en tiempo récord, un obsequio de marroquinería de lujo para don Mario Vargas Llosa.
Se trataba, teniendo en cuenta la faceta periodística de nuestro homenajeado, de un álbum de fotografías de Piel Fort, de la empresa Romerpiel Difusión SL, cuyo lomo asemejaba a un libro antiguo, con la marca de calidad y las iniciales del escritor.
La empresa que ha fabricado esta pieza única es la primera en la producción de álbumes de fotos en piel de Ubrique. Queremos agradecerles también la presteza y la disposición para hacerlo en tiempo récord.


El equipaje de "embajadores culturales", los libros y la piel de nuestro pueblo


Así que después de unos días de preparativos, de dudas, de ilusión, el día 23 nos fuimos a Cádiz con nuestros obsequios para don Mario: el libro de nuestro padre y el álbum de lujo de piel de Ubrique. Añadimos al equipaje un ejemplar especial de "La Fiesta del Chivo" por si el protocolo nos permitía, además, tener el honor de pedirle que nos  lo dedicara.



 Ceremonia de la entrega de premios

 Por fin llegamos a Cádiz, el escenario de la antigua Cárcel Real, actual Casa de Iberoamérica, impresionante. Todo estudiado al detalle, decorado elegante y discretamente. Poco a poco nos fuimos situando los invitados, alrededor de un centenar, entre los que pudimos distinguir muchas caras conocidas: escritores, personalidades del mundo de la cultura y la universidad, militares, políticos, senadores, diputados, concejales, periodistas... 
Los organizadores del acto se habían esmerado para que todo fuera impecable, comenzó el escritor canario  Juan José Armas Marcelo, amigo personal de Vargas Llosa, haciendo una semblanza del escritor peruano-español que nos encantó, a continuación tuvo lugar la  entrega del galardón y vargas Llosa disertó, magistralmente, sobre la Libertad. En tercer lugar la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, habló sobre los premios Cortes de Cádiz, la persona de Vargas Llosa y la especial importancia de este premio en concreto.
Finalmente el Secretario de Estado de Cultura,  José María Lassalle Ruiz, cerró el acto agradeciendo a la ciudad de Cádiz su defensa de la Libertad y señalando el papel fundamental de Vargas Llosa en la lucha por las libertades en Iberoamérica.
El quinteto de cuerda "Totem ensemble" despidió el acto con un "Lamento quechua".
Una ceremonia preciosa, muy bien organizada y muy bien orquestada.



Explicamos a Vargas Llosa la historia del Obispo Panal


Una vez terminada la ceremonia, y durante el cóctel, tuvimos la ocasión de encontrarnos con el Premio Nobel, sabíamos que tendríamos nuestro momento, pero pedimos a nuestro primo Antonio Sanz Cabello que nos acompañara en el saludo, sabiendo que la fotografía que viene a continuación hará que todos los "fans" de la familia Cabello se emocionen (un beso para tita Ana María, para tito Pepe y, especialmente, para tita Reme). Gracias, Antonio, por tus atenciones y tu simpatía.


 Vargas Llosa rodeado de "Cabellos"
Ojalá Manuel Cabello hubiera podido vivir este momento


La emoción y los nervios no impidieron que cumpliésemos nuestra misión. Nos presentamos, le dijimos nuestro nombre y que éramos de Ubrique...
 ¿Ubrique? preguntó con una sonrisa ¿Conoce usted Ubrique? ¡Por supuesto! ¿Quién no conoce Ubrique?
Le explicamos que teníamos un obsequio para él, con orgullo y humildad;  que nuestro padre había escrito en 1997 la biografía del Obispo Panal, el héroe que plantó cara al tirano Trujillo en la República Dominicana.
Nos encantó ver cómo se le iluminaba la cara al ver el libro, y lo contento que se puso al saber que iba a poder conocer la vida de un héroe de la libertad, el ubriqueño Francisco Panal. Leyó nuestra dedicatoria y nos dio las gracias: un momento de oro.
Además nos hizo algunas preguntas sobre el libro, sobre las circunstancias de los viajes a Santo Domingo, sobre nuestro padre y sobre el Obispo Panal.



 Entregando el álbum de fotografías en piel fabricado expresamente para Vargas Llosa


Una vez cumplido el "encargo" familiar, nos dispusimos a la siguiente tarea: hablarle de nuestro pueblo, invitarlo a visitarnos y ofrecerle el regalo que nos habían dado expresamente para él. 
Nos agradeció varias veces el regalo, nos encargó que dijésemos a la empresa y a Juan Enrique, en nombre de Empiel, que le había parecido extraordinario, que le gustaba mucho y que era un regalo "distinguido". 
Curiosamente, al darle el obsequio de Empiel, éramos muchos los "ubriqueños" de alrededor: el escritor Jesús Maeso de la Torre (a la derecha de la fotografía);  el autor de las fotos: Luis Eduardo Rubio, una de las colaboradoras, Inmaculada Gavira, con su hijo, José Denis,  Antonio Sanz y nosotros. Un nutrido grupo de representantes, dado lo restringido del acto.
Mario Vargas Llosa estaba contento y sonriente. 
Suponemos que está acostumbrado a los regalos, que algunas veces serán impresionantes, pero estamos seguros de que estos dos obsequios le han parecido especiales.


 Una dedicatoria en "La Fiesta del Chivo"

 Habíamos cumplido nuestros dos objetivos, era el momento de relajarse, por fin, y de disfrutar de la ocasión que se nos siguió brindando cuando, unos minutos más tarde, pudimos volver a hablar con don Mario, ahora tranquilamente, y de pedirle que nos dedicara el ejemplar de su novela. Es un hombre cercano y cordial, muy educado y muy pendiente de los detalles. Recordaba nuestro nombre, y nos contó que había visitado Cádiz durante todo el día y que era una ciudad extraordinaria. Poco antes había hablado de la luz de nuestra capital.


 "Para Esperanza..."

Ha sido una ocasión muy especial, emocionante y muy feliz. No podemos sentirnos más orgullosos de nuestro padre y de su trabajo, ni más agradecidos a todos los que han aportado su granito de arena para que esta ocasión de acercar a Mario Vargas Llosa a nuestro pueblo y a dos ubriqueños ilustres: Francisco Panal Ramírez y Manuel Cabello Janeiro.
Estamos seguros de que la lectura de la biografía de Panal complacerá a Vargas Llosa, como cántico a la libertad, casi tanto como a todos cuando encontramos a un ubriqueño durante la lectura de su novela.


.

6 comentarios:

PielFort Albums dijo...

Desde el equipo de PielFort nos gustaría daros la enhorabuena por este magnífico y detallado post.

Sera dijo...

Enhorabuena :)

Javier Janeiro dijo...

Mis más sinceras felicitaciones, por el esfuerzo y el logro conseguido

María José Cabezas Cabello dijo...

Enhorabuena, prima has conseguido uno de los deseos de tu padre y por supuesto el mío. ¡Qué suerte¡ Felicidades.

Jose dijo...

Enhorabuena, no sabes cuánto me alegro. Es un logro extraordinario. Un abrazo, maese.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestras felicitaciones. La verdad es que estaoy muy contenta. Un beso