domingo, 28 de febrero de 2016

El entierro de la Patacabra Carnavalesca 2016

La Patacabra Carnavalesca en la plaza de la Verdura
Esperando para su esperado final
Fotografía de Francisco Cabello



Por Esperanza Cabello

Muchas veces nos dicen que nuestro hermano Leandro Cabello se parece muchísimo a su padre. Los dos altos, bien parecidos, entusiastas, divertidos, reservados...
Pero hoy, viendo cómo las riadas de personas venían avenida abajo acompañando a la Patacabra Carnavalesca, como si fueran los niños que seguían al flautista de Hamelín, hemos pensado que era, de verdad, capaz de mover a las personas, de entusiasmarlos, de meterlos en líos, de jalearlos. Exactamente como su padre: Leandro, eres increíble.
Desde hace veinticinco años, cada febrero maqueta, diseña, decora, inventa y fabrica una gigantesca patacabra, cada año con un tipo nuevo. Esa patacabra sale en procesión desde la plaza de la Verdura hasta la plaza de las Palmeras, y cada año más personas la acompañan.
En los primeros tiempos apenas éramos cincuenta o sesenta personas. La patacabra esperaba a que terminara la cabalgata de carnaval, que entonces era el domingo, y la quemábamos en el llano del río, detrás de nuestra casa en la calle Matadero.
Eso sí, el grupo de amigos ha estado ahí desde siempre, arrimando el hombro y apoyando cuando es necesario. Pero cada vez son más los que se disputan el honor de llevar las andas de la señora patacabra carnavalesca, y hoy hemos visto ciento, miles de personas.
Con la patacabra infantil, con otra patacabra infantil, con una tercera patacabra infantil (hay que ir haciendo escuela); con una cabra (de la patacabra) con un caballo y con muchos más objetos carnavalescos qu ela acompañaban.
Luces, tambores, pitos, disfraces y ritmo. A veces ritmo lento, de procesión y súbitamente ritmo de samba o de carnaval. Carreras, risas, gentío.

Este año hemos llegado a la plaza de la Estrella, Leandro nos había prometido una sorpresa, y realmente nos ha sorprendido, pero por la cantidad de gente que seguía a la patacabra. Su idea, su proyecto, y es capaz de dar ritmo, risas y felicidad a miles de ubriqueños.
Hoy es su cumpleaños, estamos seguros de que habrá sido un día feliz. Le encantan las candelas, los cohetes y las tracas, y la patacabra carnavalesca ha ardido enmedio de la alegría y la expectación de un buen montón de convecinos.
¡Enhorabuena, hermano!


La patacabra va llegando a la calle Patacabra


Por cierto, que la sorpresa que Leandro nos tenía guardada era la inauguración oficiosa de la calle Patacabra, una calle cuyo nombre es prácticamente desconocido para los ubriqueños, aunque si dices "la cuesta que está junto al bar Caribe, en la plaza de la Estrella" todo el mundo sabe cuál es.
Leandro pretendía que se hubiera rotulado para la ocasión, para hacer una inauguración oficial, pero, a falta de cerámica real, azulejos de cartón han bastado. Azulejos con su rótulo, escalera de aluminio y hasta un pregonero que ha procedido, con todo su arte, a la inauguración de la calle.
En este enlace podemos ver y leer el pregón de Carrasco, con su cla, cla, clá carnavalero. 


Colocando el rótulo de cartón con el nombre de la calle 







 Los azulejos muy profesionales, aunque poco resistentes


Aunque oficiosa, la inauguración estuvo refrendada por la primera autoridad local

Nuestra alcaldesa también estaba en la inauguración, y con una gran sonrisa acogió las bromas de los carnavaleros "Nos han dado la calle que menos luz tenía". "Esta bien que nos den una calle, pero ¿tenía que ser con esta cuesta?".  
Ahora solo queda que para el año que viene el azulejo haya durado, o que hayan puesto una preciosa cerámica en la calle Patacabra.


Enhorabuena a todos los organizadores, al pregonero, al patacabrero mayor y a los que hacen posible estos momentos felices y divertidos. 
¡Hasta el próximo carnaval!


.

1 comentario:

Leandro dijo...

Muchas gracias hermana. En realidad el azulejo está terminado pero al parecer fue imposible ponerlo a última hora, por eso al final hemos recurrido al amigo David Menacho, de la empresa la Ventolera( como tantas veces) para que nos preparara uno para salir del paso y le ha salido uno estupendo. la esquina de la calle patacabra es uno de los lugares con más circulación de coches de Ubrique por lo que mucha gente lo verá cuando lo pongan definitivamente.