jueves, 20 de enero de 2011

El nacimiento de la Cornicabra

Esquina de las calles Nacimiento y Cornicabra

Por Esperanza Cabello

En las próximas semanas vamos a terminar todos "enguanchinnaos" (palabra que se utiliza en Ubrique por "empapados" "chorreando" o "pipandito de agua"), porque, como anunciábamos hace unos días, hemos emprendido la tarea de seguir el inventario de fuentes que hizo nuestro padre en 1992 y además vamos a inventariarlas en la página del proyecto de la Universidad de Granada "Conoce tus fuentes", un inventario de fuentes y manantiales de Andalucía que pretende la conservación de uno de nuestros grandes tesoros: el agua.
Al empezar la tarea  hemos visto que ya había cuatro fuentes inventariadas desde hace algunos años: el Algarrobal, el Rodezno, los Nueve Caños y  los Veinte Pilares.



 Nacimiento de la Cornicabra
Foto: Manuel Cabello Izquierdo


A pesar de que los principales nacimientos y manantiales están hechos, nosotros hemos insistido un poco en los dos más importantes, porque pensamos que es muy importante para nuestro pueblo y nuestra historia: el nacimiento del Benalfi y el nacimiento de la Cornicabra. Se les llama "nacimiento" porque estos dos manantiales dan lugar al Río de Ubrique. En el inventario actual no constan como tales, está la fuente de los Nueves Caños en lugar del Benalfi y el Rodezno en lugar de la Cornicabra.



 El nacimiento de la Cornicabra es espectacular
Millones de litros de agua diariamente
Foto: Manuel Cabello Izquierdo

Hoy es el turno del manantial más importante de Ubrique: el nacimiento de la Cornicabra. 
No habríamos podido explicar casi nada sin la ayuda de nuestro hermano, Manuel Cabello, que actualmente es uno de los empleados de Aqualia en Ubrique y conoce como nadie los entresijos del agua que utilizamos. Las explicaciones que damos a continuación son las suyas:




 El sobrante de la Cornicabra se dirige al Rodezno
Foto: Manuel Cabello Izquierdo


Seguro que han pasado ustedes muchas veces por la zona del Rodezno, que es, en realidad, el sobrante de la Cornicabra. Pues justo detrás, al final de la calle Nacimiento, se encuentra este manantial, debidamente protegido para que nadie acceda a él, porque el nacimiento de la Cornicabra es el que abastece el ochenta por ciento de las necesidades del suministro de los ubriqueños, que gastamos la friolera de cinco millones de litros de agua diarios.



 La zona del manantial está pefectamente limpia
El agua es mínimamente depurada
Foto: Manuel Cabello Izquierdo

A unos metros de la salida de la montaña hay unas grandes tuberías, colocadas en 1937, que llevan el agua a la red; el sobrante se reparte de dos formas: una gran parte va hacia el Rodezno, donde en tiempo había molinos y tenerías, y donde iban las lavanderas a lavar la ropa.



 Lavando en el  Rodezno, años sesenta
Foto: Javier Janeiro

Este sobrante es el que forma, junto con el sobrante del Benalfi y el agua del Arroyo Seco, que viene de Benaocaz, el Río de Ubrique, así que podemos decir que el nacimiento de la Cornicabra da lugar al río de Ubrique.
Nuestro hermano nos ha explicado también algo muy curioso: el río Ubrique va recogiendo las aguas del Algarrobal, de la fuente del Solimán y de la fuente de San Francisco; se junta en el enriadero con el río Barrida (que también recoge el agua del Garciago) y se dirige hacia el pantano.
En el pantano, sin que ya podamos verlos, se unen el río Ubrique, el río Tavizna y el río El Bosque; el río formado por los tres es el Majaceite, o sea, que en realidad el Majaceite es un río que se ha perdido y nunca podremos ver, porque se forma dentro del pantano.




 Motores de bombeo que suben el agua 
al depósito de la Cornicabra

La otra parte del agua sobrante  va (por su peso) hacia la calle de San Francisco, donde están los motores históricos que suben el agua hasta el depósito de la Cornicabra, depósito histórico también que ha presidido la imagen de Ubrique desde el año 1937 y que actualmente está un poco oculto por la vegetación.
El rebosadero de estos motores es la Fuente de la Parra (llamada  así porque había una parra enorme hasta que se alquitranó la calle), una fuente un poco abandonada actualmente, con un magnífico pilón de caliza.


 La fuente de la Parra
Derramas de la Cornicabra

Nos cuenta nuestro hermano Manolo que no ha visto jamás seco el manantial; durante la sequía de 2005, cuando tantos problemas hubo, el nacimiento de la Cornicabra siguió manando, aunque fuera muy pocos litros, durante todo aquel verano.
También nos ha contado que el río de Ubrique no se seca totalmente nunca. de sus tres fuentes el Arroyo Seco se seca el primero y después se seca  el Benalfi, pero el Cornicabra se mantiene hasta final del verano, que empieza a llover de nuevo.

Así que con el nacimiento de la Cornicabra  (que incluye Nacimiento, Depósito, Rodezno y Fuente o pila  de la Parra)comenzamos nuestro particular inventario de fuentes de la Sierra, esperamos poder seguir el listado de nuestro padre e inventariar, por lo menos, la mitad.



.

5 comentarios:

Selu dijo...

Yo tenía un lío tremendo respecto al Rodezno y la Cornicabra, no sabía si eran manantiales diferentes o es que estaban muy cerca. Con esta entrada ya me ha quedado claro. Buen trabajo como siempre...

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Gracias, Selu.
Yo creo que el lío lo teníamos todos, porque da la impresión de que el Rodezno es, en sí, un manantial. Menos mal que Manolo se sabe los entresijos del agua y nos los ha explicado a todos.
Como lo de los ríos, yo nunca he tenido claro del todo cuáles eran los ríos de alrededor ni dónde estaba el Majaceite, ahora está mucho mejor.

Leandro dijo...

Yo creo que para cuando arreglen la zona del rodezno tendrán que buscarse alguna manera de que el manantial se pueda ver, aunque sea através de unos cristales protectores.

Juli dijo...

qué buena está el agua de Ubrique!!
muy interesante la entrada, un beso

Inma Corrales dijo...

Está clarísimo tal como lo cuentas, nunca me he enterado bien de dónde venían todas las aguas, y además siempre había lío con lo de cómo se llamaba el río que atraviesa Ubrique.