martes, 4 de enero de 2011

Ubrique, hace 137 años

El Portichuelo y La Trinidad. Calle Toledo
Ubrique, años cincuenta

Ayer nos encontrábamos con una miscelánea de 1875 que nuestro padre había escrito para el libro de feria de 1975. Como señalaba que era una segunda parte, fuimos a hablar con nuestra madre para saber de qué se trataba. Nos contó que escribió varios artículos con los datos más curiosos y llamativos de unos cuantos años, a medida que iba intentando poner un poco de orden en el maltrecho "Archivo Municipal", que por aquel entonces consistía en un montón de papeles sueltos, comidos por los insectos, estropeados por la humedad y desordenados que estaban en el calabozo del ayuntamiento; nuestro padre dedicó unos cuantos años a reorganizar y, sobre todo, a proteger aquellos legajos, consciente de la importancia que para nuestro pueblo tenía.
Años más tarde (en 1987) Antonio Morales y José Luis Mancilla ordenaron, inventariaron y publicaron el "Inventario del Archivo Municipal de Ubrique", que actualemente se encuentra debidamente custodiado y protegido en la Biblioteca Municipal.
El caso es que nos hemos remitido al programa de fiestas de 1974, y hemos encontrado el artículo de nuestro padre sobre Ubrique en 1874, lleno de datos curiosos y nombres familiares, que transcribimos a continuación.




UBRIQUE HACE CIEN AÑOS. 1874

La importancia de aquel Ubrique de entonces debió de ser muy relativa. No obstante, en los principales textos consultados coinciden que en comparación con otros pueblos de la Serranía, sobre todo las Cuatro Villas, sí hubo de tenerla.

Comencemos  por estadísticas:
Recoge don Hermengaudio Cuenca y Arias, en su obra “Descripción geográfica de la provincia de Cádiz”, publicada en 1879, que Grazalema, en el censo de 1860 tenía 7.549 habitantes, mientras que en 1870 eran 9.059.
Le sigue en importancia Ubrique, con 5.124 habitantes en 1860 y 5.712 en 1870. Después vendría Benaocaz, con 2.259 y 2.534. A continuación Villaluenga del Rosario, con 1.210 y 1.301, respectivamente; y emparentado con esta última villa El Bosque, con 1.210 habitantes en 1860 y 1.299 en 1870.
Como complemento de este pequeño resumen estadístico, añadiré que la mayor importancia por el número de escuelas públicas la tiene Grazalema, con cuatro de ellas y 641 alumnos. Le sigue Ubrique con tres y 390 niños; dos tenía Benaocaz y 263 educandos, y dos también Villaluenga y El bosque con 143 y 138 alumnos.
    Continuemos con demografía. En aquel Ubrique de 1874 nacieron 377 criaturas (dato curioso: en 1973, con 15.000 habitantes, nacieron 385), de los cuales 16 fueron expósitos, dos en los umbrales de las puertas y 14 dejados en el torno de la Casa Cuna.
Con respecto a ese tema de la Casa Cuna, he de señalar que existía en Ubrique una Hijuela de Expóxitos y la Diputación Provincial Gaditana recabó información para saber  si tenía interés o no dicha hijuela.
 La Corporación Municipal, reunida en Cabildo el día 4 de julio de 1874 levantó acta en la que se recogen datos muy interesantes sobre la importancia de Ubrique (se especifica el no tener 10.000 habitantes) y las buenas comunicaciones de los pueblos del partido con él, en contraposición con los malos caminos verederos de Grazalema, para que la hijuela siguiera existiendo.
    De los 377 nacidos en Ubrique aquel año, 71 murieron antes de cumplir los doce meses. El primer nacimiento del año fue el de la niña María Josefa Pérez Labona, nacida en la Dehesa del Buñuelo el tres de enero de aquel año, según el acta firmado por el juez don Pedro Sánchez Vegazo.
El último de los nacidos fue Juan del Pozo Rubiales, el treinta de diciembre, siendo juez don Juan Antonio Ayala.
Durante el año nacieron unos gemelos, Ana y Antonio López del Canto, el dos de julio, muriendo la niña cuatro meses más tarde.
Dos sacerdotes nacieron ese año, don José Tenorio Crespo, el tres de enero, y don Antonio Vallejo del Valle, el siete de octubre.

Vamos ahora al capítulo anecdótico:
¿Sabía usted que el 24 de enero de 1874 se reunió la Corporación para publicar un Bando en el que más o menos se decía: “Visto y teniendo en cuenta el estado lamentable en que se encuentran algunas calles (Perdón, Real, Ronda, San Sebastián) se insta al vecindario a que reparen las mismas abonando los gastos correspondientes.”? (¡¡Caray, igual que el presente año!!)

¿Sabía usted que dada la importancia del Ubrique de entonces y que carecía de plaza o paseo público se acordó en sesión el día dos de febrero que por el Ingeniero don Emilio Moreno Pozo se hiciera estudio y presupuesto para un paseo en la Plaza cuyas obras, con bancos y arbolado costó 4.140,36 pesetas?

¿Sabía usted que en ese mismo año se crearon las ferias de mayo en los días 15, 16 y 17 por haber muchos braceros parados y así darles trabajo, y que los gastos especiales habidos con tal motivo alcanzaron la cifra de 158,50 pesetas, de las cuales 7,50 fueron el gasto de los cohetes quemados?

¿Sabía usted que fueron dos alcaldes los que rigieron los destinos  de Ubrique en aquel año, uno don Antonio Pan Machuca y otro don Miguel T. Bohórquez?

¿Sabía usted que fue enajenado el reloj de la torre de la Parroquia, por no atenderse y ser de propiedad municipal, colocándose en la fachada de la Casa Consistorial?

¿Sabía usted que comenzaron las obras de una Fábrica de Ladrillos en el Ejido, propiedad de don José Coveñas Orellana; un Molino Harinero en el Retamosillo, propiedad de don Juan Saborido y una fábrica de Hilados (la Máquina) para don Cristóbal Bohórquez?

¿Sabía usted que se publica un Bando prohibiendo la cría de cerdos dentro de la localidad?

¿Sabía que cada quince días subían los arbitrios especiales?

¿Sabía que el río de Ubrique era el Majaceite?

¿Sabía usted que había alumbrado público?

¿Sabía usted que en la noche del 9 al 10 de mayo de 1874 unos cincuenta hombres al grito de “Abajo la Guardia Municipal y los consumos” atacaron el ayuntamiento, haciéndose parapetos en las esquinas de la Plaza, desde donde dispararon rompiendo la farola. A estos hombres les hicieron frente, con una valentía inusitada, el cabo Ildefonso Castilla y los guardias Manuel Álamo, Marcelino Martín, Vicente García, Nicolás Núñez, Juan Antonio Reyes y Nicolás Rubiales? (Nombres valientes para la historia local).

¿Sabía usted que  hubo un héroe anónimo que en la misma noche salió a Jerez en busca de socorro?

¿Sabía usted que al siguiente día llegó un Cuerpo del ejército desde Jerez que consiguió aprehender a los responsables, siendo la tropa obsequiada con un refresco?

¿Sabía usted que a don Agapito Infantes se le pagaron 300 globos de adorno para la inmemorial Feria de Septiembre?

Por último, ya sabe que Ubrique tenía tres escuelas con 390 niños (a 130 por barba), pero ¿sabía que el maestro don Juan Leal escribió al ayuntamiento diciendo que por indigencia se veía obligado a entregar la llave de la escuela pública?

Ubrique, septiembre de 1974
Manuel Cabello Janeiro




.

2 comentarios:

Juan Solano Lobatón dijo...

El juez Juan Antonio Ayala se llama Pomar de segundo apellido era de Grazalema y se caso cn Mariana Bohórquez Clavijo que vivía en la calle del Perdón (actual auditor Francisco Bohórquez)48-52, soy su tataranieto Juan José Solano Lobatón

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Hoal, Juan José,
He visto que tienes muchos datos de nuestro pueblo y de tu familia. Me encantaría que nos hablaras de ellos (si quieres)y nos contaras su historia. Supongo que también tendrás documentos interesantes para todos. Las puertas de este blog están abiertas a todos los que puedan aportar algo a la historia y el patrimonio de nuestro pueblo y las familias que viven o han vivido en él.
Un saludo,
Esperanza Cabello