sábado, 13 de octubre de 2012

1961: El butano llega a Ubrique

El primer contrato de butano llega a Ubrique: 1961


Por Esperanza Cabello

Nos cuesta trabajo pensar que hace cinco décadas las cosas eran tan diferentes. En nuestra vida diaria hay miles de instrumentos y productos que nos facilitan  el día a día en las casas y en el trabajo.
Hemos encontrado, entre un montón de papeles, el primer contrato de butano que hubo en la familia y, según cree nuestra madre, en el pueblo.
Butano SA comenzó su andadura a finales de los cincuenta (en 1957) y en unos cuantos años tuvo una red de distribución por todo el país.
Por lo visto nuestro abuelo supo que el butano  había llegado a Andalucía y de que había un distribuidor oficial en Ronda, tan cerquita de nuestra casa (a solo veintiocho kilómetros en línea recta). 



Contrato de suministro de butano en 1961

Se puso en contacto con la empresa "Pérez-Urruti" de Ronda (es la misma empresa actualmente), que era el agente distribuidor para nuestra zona, y contrató, por mil pesetas (un precio muy elevado para la época), el suministro del butano, y cada bombona valía 130 pesetas (ni siquiera un euro).
Y así llegaron a la casa de nuestros abuelos las dos primeras bombonas que se veían en el pueblo, nuestro abuelo Leandor hizo traer desde Madrid una modernísima cocina con cuatro hornillas y una puertecita en la que se guardaba la bombona, esta cocina convivió unos años con la cocina económica que había presidido durante veinte años la cocina familiar, desplazándola rápidamente cuando vieron que ya no era necesario levantarse a las seis de la mañana para encender la cocina y tenerlo todo preparado para poder hacer el desayuno.






Al poco tiempo un calentador de agua a gas butano (aquí lo llamamos termo de butano) fue instalado también en la cocina, dándo a toda la familia un servicio inmejorable y consiguiendo una calidad de vida para todos increíble.
Recordamos otras casa, en las que no había agua caliente con butano, en las que se sacaba un barreño de zinc al sol para que el agua estuviera calentita para el baño de  la tarde, o en las que se calentaba el agua en grandes jarras en la candela para el aseo familiar.





Es curioso cómo un invento tan cercano y tan útil es tan, relativamente, moderno. Imaginamos  que para nuestros mayores sería todo un acontecimiento la llegada del butano a las casas.



El contrato del Butano estaba lleno de especificaciones, aclaraciones y recomendaciones, aún no se conocían bien los riesgos de este nuevo producto tan potencialmente peligroso.




Y este es el primer contrato del butano de nuestros abuelos, hecho en Ronda el 20 de abril de 1961, que nos permitió vivir con un buen nivel de confort y comodidad a todos los habitantes de la casa familiar.


.

2 comentarios:

fran dijo...

Hola otra vez, tengo un par de contratos iguales al de la entrada, pero con la diferencia que no llevan sellos!! tenéis alguna idea de por que alguno contratos llevan sellos y otros no? y también me gustaría pediros un favor podríais sacarme una fotos sobre los sellos y enviármelas. muchas gracia y un Saludo, Fran.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Los sellos son las tasas que se pagaban por cualquier acto "oficial". A los tuyos les falta porque evitaron pagarlo. Ya no tengo el contrato, solo el escaneado, pero puedes descargarte las imágenes, ampliarlas y recortar los sellos ¿no?
Un slaudo