jueves, 10 de febrero de 2011

La Plaza de Misión Rescate siempre será La Plaza de Misión Rescate

Foto Leandro Cabello

Por Esperanza Cabello

La Plaza de Misión Rescate existe desde septiembre de 1973. Fue en ese año cuando Amores escribió  un artículo en el Diario ABCen el que decía: 

"La Glorieta de Misión Rescate es un pequeño y bello rincón ubriqueño, donde en reducido espacio se expone parte del material arqueológico recopilado por el Grupo de Rescate 208 de la popular emisión de Radio Nacional y TVE, del Colegio Nacional de Ubrique, durante las diversas campañas programadas por los departamentos educativos de la radio y la televisión.
Este material se compone de piezas de indudable interés para la historia ubriqueña, tales como un cipo romano, varias basas, tambores de fustes, capiteles toscanos, bajorrelieve ibérico, diverso material romano, farolas, inscripción del desaparecido puente de Tavizna, piedras de molinos harineros y del curtido, etc. etc.
La plaza ha sido construida por aportación directa y económica de unos doscientos vecinos, a los que les han asistido todos los servicios técnicos municipales. Una vez más, la enhorabuena para Manuel Cabello Janeiro"


Pedestal de Postumia
Foto: Leandro Cabello

Cuando escribimos en diciembre la entrada sobre las "Inscripciones  Romanas en la Provincia de Cádiz", y hablamos de  las que estaban en Ubrique, reflexionamos sobre el peligro que corrían algunas piezas arqueológicas, así que nos pusimos en contacto con las autoridades locales para trasladarles nuestras inquietudes, proponiendo que se tomaran las medidas necesarias para que nada pudiera dañar nuestras piezas más representativas y ninguna más se perdiera, como se había perdido (en Cádiz)  la segunda inscripción de Ocurris. Nuestra tía María Remedios, siempre atenta y siempre pendiente de lo que sea para mejorar el pueblo desde el ayuntamiento, se ha puesto en contacto con José Antonio Bautista y ha agilizado el proceso para trasladar estas valiosas piezas.

Hoy hemos sido testigos de un momento también histórico para esta plaza:  varias de las piezas arqueológicas más valiosas y representativas han sido retiradas, quedando aún en la glorieta todas las demás.

El caso es que la retirada de las piezas ha alarmado, en un primer momento, a los vecinos, porque se desconocía completamente qué iba a pasar con ellas. 

Pero esa retirada se estaba haciendo, como hemos explicado, cada vez más necesaria, en primer lugar, para preservarlas de la intemperie; el bajorrelieve ibérico, la inscripción de Tavizna y el Pedestal de Postumia estaban sufriendo gravemente las inclemencias del tiempo y deteriorándose más cada día.
Al mismo tiempo se han dado varios casos en la zona de robo de piezas arqueológicas y ya no estamos tan tranquilos como en 1973, por lo que veíamos conveniente retirarlas y ponerlas bajo custodia.


La inscripción del pedestal está 
muy deteriorada

En tercer lugar, Ubrique cuenta desde hace unos años con varios lugares expositivos muy dignos y bien acondicionados, algo que no sucedía hace cuarenta años. Por eso las piezas que estaban a disposición de todos en la Plaza de Misión Rescate seguirán estado a disposición de todos en el Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique, en la Ermita del San Juan.

Así que pensamos  que nuestro padre también se sentiría satisfecho de saber que esas piezas tan valiosas, a las que él trató con tanto cariño y tanto esmero, y por las que peleó todo lo que pudo para que se quedaran en nuestro pueblo y no fueran a parar a los sótanos de un museo, estarán a partir de hoy custodiadas y preservadas en el que viene a ser el Museo de la Historia de Ubrique.

Y la Plaza de Misión Rescate siempre seguirá siendo la misma. Aún quedan piezas arqueológicas  en la glorieta, que seguirán siendo el testimonio del trabajo que tantos ubriqueños y ubriqueñas, con Manuel Cabello a la cabeza, hicieron por preservar nuestro patrimonio.


1 comentario:

lolillo dijo...

Es lamentable que se tengan que retirar esas piezas de la contemplación de todos los ubriqueños y visitantes , pero con los tiempos que corren, tanto vandalismo y tanta incultura suelta...
Los que verdaderamente aprecian y valoran nuestro patrimonio, seguro que no les importara verlos en un sitio u otro. Pero es una pena que no pueda estar en la plaza, para que diga a todos, que vivimos en una sociedad culta y educada.