miércoles, 20 de febrero de 2013

El manantial de Agua Fría



Por Leandro Cabello


Desde el puente de Tavizna sale un carril que antes de hacer el pantano de los Hurones se unía a la carretera que iba desde Ubrique a Algar ahora llega hasta la Esparragosilla, aunque se puede seguir y llegar a la zona de Fátima aunque en el último tramo se pierde el carril para convertirse en vereda.
Una vez pasado el abandonado camping de Tavizna se llega a esta cancela a partir de la cual se prohíbe la circulación de vehículos a motor no autorizados, hace unos 20 años los rumores eran que se pleiteó mucho por la propiedad del camino y que al final se prohibió la circulación, de modo que los propietarios quedaron contentos, aunque creo que los responsables de Medio Ambiente también quedaron satisfechos por lo que contaré más adelante.






Comienzo el camino y me fijo que a lo lejos veo los silos tallados en la roca que visité siendo niño junto a mi padre y que pertenecen a lo que él llamaba la ciudad perdida de Tavizna.






Más adelante una encina caída que se resiste a morir, se ve cómo han cambiado de dirección las ramas conforme han ido creciendo.




Paso junto a las casas de las Mezquitillas



Miro atrás y tengo esta vista del Higuerón. En los años veinte del siglo pasado el ayuntamiento de Ubrique poseía como montes propios la dehesa de Cardela, de buenas a primera pasó a ser propietario de este cerrado monte con un alto valor natural, aunque escasa posibilidad de aprovechamiento económico y Cardela cambió de manos. Curiosidades de la historia.






 
Y del lateral de la sierra de la silla.



Sigo el camino ya tengo a la vista el cabezo de Santa María.




Paso junto al cortijo de la Esparragosilla




La orilla del pantano. Hace tiempo este lugar se convertía en la playa donde veraneaban muchos serranos con sus tiendas de campaña e incluso se puso de moda entre los soldados de la base de Rota que venían con sus todo-terreno a circular con ellos por donde les venía en gana.En definitiva, que en los veranos entre unos y otros se formaba un autentico “pitote” como le he comentado a alguien con quien me cruzado esta mañana en el paseo.
Para mi este es el ejemplo más claro de que algunas veces tenemos lo que nos merecemos y como no aprendamos lo próximo será los llanos del Republicano, el camino del puerto del Boyar o el carril de las Cañillas, si no al tiempo.




Continúo el camino ahora aparece la sierra de la Silla desde este lado (el opuesto al que más conocemos desde la carretera de Ubrique) tiene el mismo perfil, en su base se encuentra el nacimiento de Agua fría.




Llego a este pontón y ya veo el agua del arroyo de Agua Fría 
que a unos 20 metros desemboca en el pantano.




Por aquí pasa el agua del nacimiento que busco y el de la Esparragosilla.




Subo junto al arroyo. Nosotros acampábamos junto al pantano, varias veces durante el verano y subíamos por esta vereda para acarrear agua.




La vereda está muy cerrada en algunos lugares y he estado a punto de volverme,
 las cabras abren caminos, pero a su altura.




 
Es difícil esconderse con el agua tan clara.




 
O bajo una ramita que solo te tapa los ojos.




 
 
Aquí se remansa el agua, la linde separa el término de Ubrique, derecha y Benaocaz.





  En el nacimiento se han construido tres arquetas, una principal en Ubrique y 
dos secundarias cada una en un término, esta es la de Ubrique





 
Cada arqueta en su localidad.




 
  La de Ubrique y parte de la tapa de la principal.




  La alambrada corta a lo largo el arroyo. Por aquí pasa el carril, si lo sigo a la derecha llegaré a Ubrique pero tengo el coche en la otra dirección.




  Paso por detrás del cortijo de la Esparagosilla. Es curioso durante el camino me he encontrado con el coche de reparto del supermercado en el que ha comprado mi familia toda la vida, que venía a entregar un pedido (eso es un buen servicio) y a un técnico que realiza un estudio sobre el acuífero para una Universidad, no, no es la de Granada en la que se lleva a cabo el proyecto Conoce tus Fuentes y en la que incluimos el nacimiento de Agua Fría, está bien recibir información de un experto en una clase sobre el terreno.




  Una vista del pantano con la cantera en el Cabezo de santa Maria en la que trabajaron muchos ubriqueños extrayendo y acarreando material por medio de vagonetas para construir la presa. En ese tiempo hubo una murga; las garrafas rotas, que cantaban: esta es la garrafa del cante y la guasa, todos reunidos, todos en la plaza. Nos llevamos bien todos como hermanos y que no nos hablen de ir al pantano, se referián por supuesto; a trabajar al pantano y seguían: no quiero espiochas ni aunque sean de goma.... por cierto está el pantano casi a tope.



 
  Este es el nacimiento de la Esparragosilla. Me ha comentado el técnico que tiene más caudal que el de Agua Fría. Su agua abastece a todas las dependencias del cortijo y a una zona de regadío que tiene la finca.





  Al pasar junto a la Mezquitilla fotografío su pilar para incluirlo en el catálogo de Conoce tus Fuentes. Aprovecho para beber, parece que la primavera ha llegado de pronto.





  Ya llego al coche una última mirada al castillo de Aznalmara.




Y una buena parte de la Sierra de Cádiz. No tardaré mucho en volver a la Esparragosilla.



.

6 comentarios:

Selu dijo...

Muchas gracias Leandro por enseñarnos estos lugares, hay paisajes muy bonitos por esa zona, así que me lo apuntaré a la lista...

Leandro dijo...

Este paseo es sumamente fácil, aunque hay que caminar un poco, pero la belleza del paisaje merece la pena. A mi me trae recuerdos de mis primeras acampadas y de lo malo que era nuestro astillero de balsas de troncos.

Dorita/Alh. dijo...

Hola Leandro, he estado ya alguna vez en la entrada de la ruta, y no me atreví de dejar allí mi moto solita y abandonada, pero ahora que he visto lo bonito y facil que es esa zona, a la proxima me arriesgo !
Salu2

Anónimo dijo...

Perdón... con el debido respeto... Creo que hablar de "los años veinte del siglo pasado" no tiene ningún sentido. La aclaración "del siglo pasado" es innecesaria. Si hubiese alguna posibilidad de confusión , sería con unos hipotéticos años veinte de este siglo, años que aun no han existido. ¿No sería más sencillo hablar de "los años veinte"?

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Pues sí, amigo anónimo, podría no tener sentido decir "en los años veinte del siglo pasado" si solo existieran el siglo pasado y el actual. Pero en el caso de estas fincas que fueron propiedad del Señorío, más tarde de propiedad municipal (cuando Ubrique dejó de pertenecer al Duque) después de propiedad privada y además el gobierno de José Botella quiso venderlas para pagar los gastos de la corona (a principios del XIX) no está de más decir "del siglo pasado", para distinguir ese momento de los años veinte del siglo XIX, por ejemplo, en que se pusieron a la venta.
De todas formas solo es una forma de hablar y ya sabes que a veces la lengua se presta a ser alambicada.
Un saludo

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Por cierto, querido amigo Luis, un saludo, que no había visto tu IP :)