miércoles, 13 de marzo de 2013

Los padres de nuestra Tatarabuela Isabel Coveñas Orellana



Por Esperanza Cabello


Nuestro amigo Manuel Zaldívar nos está proporcionando unos datos increíbles de nuestra familia. Como hemos visto anteriormente, está investigando en el censo de Ubrique y poquito a poco está ahondando en la historia de los ubriqueños.
En este apasionante viaje ha encontrado, increíblemente, a los padres de nuestra tatarabuela Isabel Coveñas Orellana  (nunca hubiéramos ni soñado adentrarnos tanto en la historia de la familia). 
Nuestro trastatarabuelo (ni siquiera existirá esa palabra) se llamaba José Coveñas Zarco, y en 1856 tenía 50 años, era de profesión sombrerero, y estaba casado con Isabel Orellana, que también tenía 50 años. (En realidad parece un error, porque en el censo de 1823 se ve su edad -11 años-  y en 1856 deben de tener 44 años).
En 1856 tenían seis hijos (con la edad de la trastatarabuela no tendrían muchos más): Isabel, la primogénita, era la única niña. Ella es la "matriarca" de un montón de ramas familiares: los Rubiales, los Janeiro, los Arenas, los Cabello y muchísimas más.
Isabel tenía 19 años en 1856; los otros hermanos eran Juan (17 años), José (15 años), Manuel (13 años), Rafael (11 años) y Teodomiro (3 años).
Estamos muy satisfechos de conocer un poquito más de la historia de nuestra familia y agradecemos a Manuel Zaldívar de todo corazón la amabilidad que tiene con nosotros enviándonos retazos de nuestra preciada historia familiar.


.

3 comentarios:

Antonio coveñas dijo...

Esperanza, mi tatarabuelo era Rafael Coveñas Orellana, si quieres informacion avisame y te digo mis datos, yo tambien he intentado recopilar informacion. Un saludo.

E. Cabello, Las Cumbres de Ubrique dijo...

Pues claro que si, Antonio, me encantaría conocer esos datos, y los podemso publicar si quieres. Y si tienes fotografías, sería estupendo. Es curioso saber qu enuestros tatarabuelso eran hermanos y que tú aún conservas el apellido de tu "retatarabuelo".
Espero tus noticias.
Un saludo

Javier Janeiro dijo...

Apasionante, muchas gracias y un abrazo