miércoles, 7 de agosto de 2019

Un trocito de Ubrique en la capital europea

Tintin en el mercadillo "des Marolles"
encontrando un precioso barco que dará lugar a una gran aventura




Por Esperanza Cabello


Siempre nos han gustado los tebeos, de pequeños era una de las mejores diversiones posibles, y teníamos acceso a nuestras historietas favoritas, lo que nos convertía en unos privilegiados.
Con el paso del tiempo, además de a las historias de El Capitán Trueno o Carpanta o la familia Zapatilla nos aficionamos a Astérix, a Luky Luke y a Tintín. 
Y releíamos miles de veces las historias, quedándonos con los personajes, los lugares y, por supuesto, los detalles.
En una de las aventuras de Tintín lo vimos en uno de los mercadillos que tanto nos gustan, dando comienzo a una aventura de piratas, planos de tesoros y barcos: "El secreto del Unicornio". Era el mercadillo del barrio "des Marolles", en Bruselas.
Por supuesto que en la primera oportunidad hemos elegido este mercadillo como uno de nuestros destinos favoritos.





Y efectivamente mereció la pena, un mercadillo fantástico, de los antiguos, con precios mucho más que  adecuados y con una gran variedad de objetos de todas las épocas: porcelanas, manteles, relojes antiguos, objetos de menaje, muebles, costureros y todo tipo de  baratijas.
Lo primero que hicimos fue buscar petacas, como en todos los mercadillos a los que vamos, y realmente encontramos un par de ellas, pero las dos inglesas.
Así que nos contentamos con buscar algún recuerdo curioso, había muchos para elegir.
Pero de pronto, sobre una cajita primorosamente colocado vimos...
 


¡Un trocito de Ubrique! Un monedero de boquilla repujado de Ubrique en los años setenta, con una escena de baile de lo más típico y junto a unas castañuelas, despuntando en el maremágnum de objetos tan diversos, seguro un recuerdo que algún visitante se llevó a su país contento de haber adquirido un poquito de alegría y de sol para llevar a su país.

Y ahora el círculo se ha cerrado, el monedero de boquilla repujado con una escena de baile flamenco ha vuelto a Ubrique, por un módico precio el amable vendedor nos permitió volver a traer a su casa este trocito de nuestro pueblo que ahora forma parte de nuestra colección particular. Un buen Recuerdo de Ubrique.


.


.

No hay comentarios: